14 septiembre, 2018. Por

Willy reeditado

Las ‘Razones para la rebeldía’ de Willy Toledo, reeditadas y de actualidad siete años después
Willy reeditado

Meses después del 15-M en el que la sociedad española estalló en una especie de ‘crac’ colectivo al que incluso le puso voz Nacho Vegas con una canción; Willy Toledo, posiblemente uno de los indignados más visibles del circuito de intérpretes y artistas españoles, se ponía en primera plana, confirmando las razones de su activismo y su indignación permanente, el porqué de sus opiniones y sus motivaciones con determinadas causas políticas con las que sigue mostrándose comprometido.

Era en un mes de septiembre de 2011 que la editorial Península publicaba aquellas Razones para la rebeldía del actor de El otro lado de la cama o Crímenes Ferpectos. Quién le iba a decir que, siete años después, seguiría siendo noticia, por haber pasado una noche en el calabozo por no presentarse ante el juez tras ser procesado por, presuntamente, “blasfemar o atentas contra los sentimientos religiosos” (o, más sencillo: por “cagarse en Dios”).

Portada del libro

Llamadlo oportunismo o gancho, pero Razones para la rebeldía es reeditado precisamente ahora: un momento de especial agitación política e incluso de persecución de la libertad de expresión; y en donde los alegatos que exponía Willy Toledo en su libro parecen escritos no hace siete años, sino hace siete minutos:

“Hemos perdido la soberanía, ya que son los mercados y las instituciones financieras las que dictan a los gobiernos lo que deben hacer. Los derechos constitucionales como la vivienda o el trabajo no se cumplen. Se están dando los primeros pasos, que pueden ser irreversibles si no le ponemos remedio, para que la sanidad y la educación se privaticen, sin pensar además que los grupos religiosos controlan ya la mitad de la educación de este país. Tenemos una ley de extranjería racista e injusta. Nuestro ejército está participando en guerras por diferentes zonas de la tierra y los ciudadanos ni saben dónde. No sé si vamos a poder cambiar la situación, pero, en cualquier caso, los ciudadanos somos los dueños de nuestro destino y en nuestras manos está seguir aguantando o salir a la calle y exigir nuestros derechos”.

Willy reeditado