16 junio, 2017. Por

Viva Suecia

Hablamos con el líder del último fenómeno del indie estatal
Viva Suecia

Seguro que tienes apuntado alguno de sus próximos directos en el calendario. La banda que nacía allá por 2014 hoy está que no para y dice que parte de culpa la tienes tú, público, que nunca fallas y siempre vuelves. Después de publicar un EP homónimo bajo la producción de Paco Román (Neuman) los acontecimientos han sido más que favorables para Viva Suecia.

Un presente prometedor y muchas horas de viaje es lo que tienen seguro. Sólo ha pasado poco más de un año desde que el fichaje por Subterfuge facilitara la salida de su primer álbum, La Fuerza Mayor, al que tampoco le hizo falta demasiado tiempo para definirse dentro de un éxito redondo. Desde entonces no han parado.

Viva Suecia es hoy una de las bandas del momento con una gira llena de sold outs y festivales alrededor del país. Hablamos con su cantante, Rafa Val, un tipo peculiar que nos atiende encantado para hablar del éxito de su segundo LP, Otros principios fundamentales.

“Viva Suecia tiene que tener un mínimo de emoción y de algo que nos rompa por dentro -primero- a nosotros”

 

No han pasado ni cuatro años desde la salida de vuestro primer trabajo y mira cómo la habéis liado. Si en vuestros comienzos os hubieran asegurado que tres años después estaríais a este nivel, ¿qué hubieses pensado?

Supongo que después de haber recorrido todo este camino se queda el reflejo de por qué se han producido las cosas. No creo que fuese positivo llegar del punto A al punto B sin atravesar todo lo que hay entre medio. Hubiera sido muy difícil imaginar en esos momentos lo que estamos viviendo hoy. Siempre hemos considerado que trabajar el presente es lo importante.

Vuestra historia parece sacada del sueño de todo músico que tiene una banda: entrega material a uno de sus sellos favoritos y funciona. Pero creo que si en ese momento nadie hubiese apostado por vosotros, hoy seguiríais en el intento. ¿Cómo lo veis vosotros?

Somos muy trabajadores y muy constantes. No sé si hubiésemos abandonado o no. Yo creo que no, porque las metas que nos hemos marcado siempre han estado en evolución, pero han sido cercanas. Es decir, hemos ido poco a poco. Queríamos llegar hasta aquí, después allí y después lo siguiente. Pero ya te digo, somos muy constantes y trabajadores y aunque nos hubiésemos quedado muy por debajo de nuestros objetivos seguiríamos dando el callo. Yo creo que sí.

Después de lo experimentado, ¿os habéis relajado un poco o sentís mayor responsabilidad ante todo lo que viene  porque ahora parece que vuestra posición dentro del panorama musical ha evolucionado hacia arriba? ¿Cómo lo veis?

Relajarnos para nada. Curramos mucho y siempre estamos pensando en algo. Intentamos darle la vuelta de tuerca a los shows para no ofrecer siempre el mismo espectáculo. Al igual que rara vez es la que no tenemos un tema nuevo en la cabeza. Preparamos un acústico y lo cambios radicalmente con respecto al acústico anterior. Siempre estamos intentando ofrecer algo más.

La fuerza mayor y este último, Otros principios fundamentales, están arropados por un sello al que habéis reconocido en numerosas ocasiones admiración. ¿Qué destacaríais a nivel de calidad de Subterfuge? ¿Por qué siempre les tuvísteis en el punto de mira?

Bueno, es un poco el romanticismo este de que nos encantan las bandas que lleva Subte desde hace mucho tiempo. Éramos muy seguidores de Subterfuge antes de estar en el equipo. Y después, bueno, el curro que presentábamos nosotros era enorme, nos han ayudado muchísimo a estar donde estamos. Es uno de los pocos sellos independientes que quedan, es ya como mítico después de veinte y tantos años. Para nosotros es un honor y un orgullo estar en la plantilla de Subterfuge.

“Aunque nos hubiésemos quedado muy por debajo de nuestros objetivos seguiríamos dando el callo”

 

Importante. ¿Cómo ha sido la gestación y, por supuesto, el parto de Otros principios fundamentales? ¿Cómo habéis vivido en la intimidad el día a día de esta obra?

Pues muy intenso. En todo momento éramos conscientes de que necesitábamos hacer un disco que confirmarse lo que había pasado el año pasado con La Fuerza Mayor, pero a la vez queríamos quitarnos la atadura de tener que hacer un disco artificial. Necesitábamos que, sobre todo, fuese el disco que queríamos si no tuviésemos a nadie pendiente de él.

Y creo que al final nos salió así, nos quedó un disco lleno de canciones que, a lo mejor, a priori y a nivel comercial, podría no tener tanta salida o no estar bien vistas, pero decidimos meterlas porque todo lo que sale por el nombre de Viva Suecia tiene que tener un mínimo de emoción y de algo que nos rompa por dentro -primero- a nosotros.

Ahí está La estrella de David, que dura siete minutos; o Lo último que se pierda, que va con piano y recrea una atmósfera que apenas deja escuchar la voz. No sé, hay ciertas cosas en el disco sencillamente por eso, porque teníamos que ser honestos con nosotros mismos, eran las canciones que nos gustaban.

Algo hemos escuchado, pero queremos que nos cuentes también a nosotros el significado de la frase que da nombre a la banda.

(Risas) Esto es porque Fernando, que fue el último en llegar a la banda, decía que sólo escuchaba bandas de post-rock suecas, luego no era verdad del todo, Fernando escucha mucha música (risas). Nos hizo mucha gracia y la broma se perpetuó en el tiempo. Y al final, el primer día que salimos de fiesta, mientras nos tomábamos una cerveza, dijo: ¡VIVA SUECIA! y, joder, nos gustó.

A diferencia de lo que ocurre en algunas bandas que cargan con problemas de egos entre sus integrantes, creo que formáis un buen equipo. ¿Podría ser la clave de vuestro éxito este saber complementarse y trabajar en grupo?

Sí a lo que dices. Pero también creo que cada uno tiene que tener su pequeña porción de ego. Al final, el que se calla y no dice las cosas por miedo a estorbar o no se impone un poco, o no se cree que puede hacer algo mejor de lo que hay, se queda en el camino. Nosotros, por suerte, hemos encontrado ese equilibrio perfecto como banda. En grupo trabajamos como una sola persona, somos cuatro tíos para todo: para tomar decisiones, para producción, para hacer temas…

Y sí que es verdad que en algún momento alguien dice: “¡veo clarísimo este arreglo!”, es entonces cuando todos intentamos darle, al menos, una oportunidad y llevar a cabo todos los cambios que podamos y sean necesarios. Creo que todo esto se nota; se nota en los conciertos, se nota en el disco, se nota que somos cuatro para todo y que funcionamos como equipo.

“Necesitábamos hacer un disco que confirmarse lo que había pasado el año pasado con ‘La Fuerza Mayor'”

 

Un puñado de directos que se han visto materializados tanto a nivel de salas como de festivales. ¿Cómo afrontáis este mundo tan característico que es el de viajar para plantaros ante un público que os está esperando? Y luego él, vuestro público, ¿qué tenéis que decir del cariño que os regala en cada concierto?

La gira mejor no puede ir. Hemos agotado entradas en casi todos los sitios que hemos visitado. En los festivales, incluso a horas tempranas, el tumulto de gente es enorme. Nos mostramos muy agradecidos y muy entregados en cada concierto. De momento es complicado soñar más allá porque se han cumplido las expectativas con creces.

El público es increíble, para nosotros es importante la cosa de interactuar con la gente porque, en realidad, los conciertos dependen del público; un público que paga entradas, le cuenta a sus amigos cómo lo han pasado. Siempre intentamos después de los conciertos bajar a charlar con todo el mundo, compartir opiniones, firmar algo si nos lo piden, o cualquier cosa por el estilo. Nos encanta. Sin duda, hasta que podamos hacerlo, lo seguiremos haciendo.

¿Sentís algo de vértigo profesional o sois más de vivir el momento sin pensar demasiado en el futuro?

Trabajamos en el ahora y en el hoy y, en realidad, a unos pocos meses vista. No tiene mucho sentido preguntarse si en el futuro va a ir bien o va a ir mal porque lo que pase en el futuro será una consecuencia de lo que hagas en el presente, así que… Trabajamos en ello, en estar continuamente con la cabeza puesta en esto que tenemos, con los pies en la Tierra y currando mucho cada día.

¿Y cómo está siendo la experiencia de cruzaros con otros grupos a los que quizás antes escuchabais desde el público o desde el salón de casa?

Pues esa experiencia es un poco rara y maravillosa a la vez. Gente a la que has escuchado tanto y a la que admiras tanto, que jamás hubieras pensado que pudieras llegar a conocer. De repente, te encuentras con ellos, te dicen que les gusta mucho la banda y que valoran lo que hacemos. Es una sensación extraña, porque los tienes como en un pedestal porque han representado una parte importante de tu vida en algún momento de la misma (y lo siguen haciendo).

Nos pasa con muchísimas bandas: nos pasa con León Benavente, con Niños Mutantes, La Habitación Roja, y sin ir más lejos con Varry Brava, con Second, entre muchas otras que, ya sean de aquí o de fuera, te las encuentras, charlas un rato con sus músicos, intercambias impresiones, te reencuentras en el siguiente festival… Hay un buen rollo increíble que valoramos muchísimo.

Gira:
16.06: La Roda (Albacete). Festival de los Sentidos
22.06: Zaragoza. Azotea Museo Pablo Serrano (Live the Roof)
23.06: San Sebastián. Terraza Convent Garden (Live the Roof)
24.06: Ciudad Real. Festival Música en Familia
26.06: León. Fiestas de León
30.06: Arnedo (La Rioja). Fárdelej Festival
06.07: Cartagena. Ciclo Con Vistas al Mar
07.07: Madrid. Mad Cool Festival
08.07: Barcelona. Festival Cruilla
13.07: Benicàssim (Castellón). FIB
15.07: Mallorca. Melón Fest
27.07: Gijón. Bellavista (Live the Roof)
01.08: Burriana (Castellón). Arenal Sound
18.08: Alicante. Castillo de Santa Bárbara (Live the Roof)
19.08: Valencia. Marina Real Juan Carlos I (Live the Roof)
22.09: Granada. Granada Sound

Viva Suecia