14 noviembre, 2017. Por

Vetusta Morla

“Si no cambias te empiezas a convertir en una postal de ti mismo”
Vetusta Morla

Es imposible entender los últimos diez años de música en España sin mencionar a Vetusta Morla y su arrasador éxito, que ha sobrepasado las fronteras del indie y de la geografía. Así, es inevitable que la publicación de su cuarto LP, Mismo Sitio, Distinto Lugar, sea todo un acontecimiento en el panorama musical de nuestro país. La semana pasada tuvimos la oportunidad de conversar sobre él con dos de los seis componentes de Vetusta Morla: Juanma Latorre, teclista y guitarrista, y Álvaro Baglietto, bajista; durante 30 minutos en una cafetería madrileña.

En la nota de prensa de Mismo Sitio, Distinto Lugar se usa la palabra “refundación”. Y sí que es cierto que se aprecia un cambio muy relevante, especialmente en el apartado de la producción, que está elaboradísima. No es el rock tan desgarrado que había en La Deriva, esto está muchísimo más pulido. ¿Qué ha pasado para hablar de un cambio tan grande?

Juanma: Pues lo que ha pasado es que, según va pasando el tiempo, en este caso estamos hablando de un colectivo de música pero yo creo que ocurre en general, todo va cambiando. Las personas y lo que hay a nuestro alrededor va cambiando. Y nosotros aspiramos a encontrar una esencia dentro de todo ese cambio. Y esa esencia que hemos encontrado es que necesitamos que haya dos elementos fundamentales: la honestidad y la ilusión.

“Necesitamos que haya dos elementos fundamentales: la honestidad y la ilusión.”

La honestidad, para nosotros, significa reflejar de una manera fidedigna lo que sentimos, lo que vemos. Que sea de verdad, que no sea una ficción, algo que no sea un postureo, por usar una palabra no muy formal. Sino que sea algo que sentimos o que contamos de verdad. Si todo alrededor está cambiando y si nosotros estamos cambiando no podemos seguir siendo fieles a la realidad si no cambiamos las herramientas que tenemos para contarla.

Y luego está la parte de la ilusión. Necesitamos que cuando nos levantamos por la mañana para hacer lo que tenemos que hacer, que nos ilusione, que sea un reto. Que no sea algo que haces de manera mecánica y rutinaria. Y para que eso suceda también es necesario cambiar. Por eso hablamos de refundación, de transformación y de búsqueda de una nueva identidad en el disco.

Necesaria, por otro lado, cuando se llevan cuatro LPs.

Juanma: Entendemos que sí. Porque si no te empiezas a convertir como en una postal de ti mismo. Como estas bolitas que tienen nieve dentro y empiezas ya a no ser la Torre Eiffel, sino el muñequito que está dentro. Como un souvenir, si no estás en constante transformación.

“Es necesario que cuando nos levantamos por la mañana para hacer lo que tenemos que hacer, que nos ilusione, que sea un reto.”

Lo que más llama la atención de Mismo Sitio, Distinto Lugar es la producción. Dave Fridmann es un titán de esto. ¿Cuánto tiempo os habéis pasado en el estudio? Porque suena muy currado.

Álvaro: Es que el concepto de “estudio”, hoy en día, está en el local de ensayo, está en tu casa, está en el metro de camino al ensayo… Está en todas partes. Llevas el estudio en el ordenador. Entonces, en ese sentido, ha estado desde el principio hasta el final. Y ha sido un disco en constante proceso. Desde el primer día hasta el final. No se acabó hasta el último día. Y, como te puedes imaginar, si vas a David Friedman, todo el trabajo previo iba en esa dirección, a que Fridmann rematase. Y Greg Calbi.

Y en tiempo, más o menos, ¿cuánto?

Álvaro: Pues empezamos en septiembre, ¿no?

Juanma: En tiempo total… de septiembre a junio. Nueve o diez meses. Y tiempos concretos de estudio fueron dos semanas en Hans en Berlín, más otro par de días que usamos aquí en Madrid para hacer alguna grabación adicional y, luego, otros doce días con Dave Fridmann más otro par de días de masterización.

“Si no cambias te empiezas a convertir en una postal de ti mismo.”

Se nota mucho en cómo de elaboradas están las canciones. Entre comillas, solo son diez canciones, con lo de moda que están los discos largos últimamente, pero se nota que hay cierta labor de alfarería con ellas.

Juanma: A mi cada vez me gustan más los discos cortos, en cambio.

Álvaro: Yo estoy de acuerdo con esto que decís también. Nosotros creo que compartimos esa perla de que sea algo bonito. Si ya te lo he dado todo, no sigas. Si te vas con esa sensación, pues ya lo tienes.

Juanma: Si en diez canciones te he dicho lo que te tenía que decir, pues ya está.

“Si en diez canciones te he dicho lo que te tenía que decir, pues ya está.”

La brevedad beneficia al disco en el sentido de que no hay momentos que parezcan “de relleno”.

Juanma: Pero esa es una de las cosas que hemos cambiado, porque antes nos poníamos muchos arneses de seguridad. Porque seleccionábamos catorce canciones, para  grabábamos catorce o trece. Para La Deriva grabamos catorce. Y luego eran doce en el disco por si alguna quedaba mal. Y aquí era como no, son diez. Trabajamos diez, grabamos diez y tienes que sacar lo mejor, todo lo que puedas de esas diez canciones porque son las que tienes.

Álvaro: Fue muy difícil, ¿eh?

Juanma Latorre durante el concierto de Vetusta Morla en el Low Festival de 2014

Juanma: Fue muy difícil para nosotros psicológicamente aceptar esa incertidumbre de que alguna no saliera como habíamos pensado.

Álvaro: Compartíamos las ganas de hacer algo así, bonito y pequeñito. Pero a la hora de la verdad habíamos trabajado veintypico canciones. Teníamos que despojarnos de unas cuantas. Y por eso el desapego es una de las cosas del disco. Porque, claro, tienes que soltar hijos e hijas bonitas que tienes ahí. Es algo valioso.

Juanma: Para este disco teníamos 19 canciones terminadas, con su letra, su estructura y su demo hecha. Listas para ir al estudio. Alguna dolió dejarla, ¿eh?

“Y por eso el desapego de descartar canciones es una de las cosas del disco. Porque, claro, tienes que soltar hijos e hijas bonitas que tienes ahí. Es algo valioso.”

¿Alguna de esas canciones llegará a escucharse en directo?

Juanma: Ojalá que sí. Porque en algunas de ellas había verdaderos hallazgos. Hay un par que no, que salieron por otros motivos. Pero la mayoría de ellas, en mi opinión por lo menos, se quedaron fuera porque la investigación que habíamos llevado se pasó un poco de frenada. De alguna manera tuvimos que irnos muy lejos para aprender cosas y luego traerlas un poco a nuestro terrenos de siempre para que fuera una evolución y no que fuéramos una cosa muy diferente.

Y la mayoría de ellas son canciones que es que nos habíamos ido a experimentar mucho. Pero había cosas interesantísimas que yo creo que estaría muy bien que pudiéramos retomar en el futuro. Aún así, las canciones que se han quedado en el disco suenan muy diferentes de las anteriores.

Álvaro: Pues estas que se han quedado fuera iban más allá. El productor dijo “voy a coger estas, porque estas otras tienen un curro que no sé yo”. Había cosas interesantísimas que yo creo que estaría bien que pudiéramos retomar en el futuro.

¿Cómo habéis llegado a Dave Fridmann? ¿Os conocíais de antes?

Juanma: Conocíamos a Fridmann pero no fuimos muy directamente a por él. Siempre decimos que él nos escogió a nosotros. Desde Sony, que tenemos un acuerdo de licencia con ellos para este disco, nos propusieron una lista de productores que ellos pensaban que podrían ser buenos mezcladores de nuestro disco. Y la verdad es que la lista a mi me gustó. No vamos a mencionar los que se han quedado fuera porque está feo, pero me pareció muy interesante. Y uno de los que figuraban en la lista era Dave Fridmann. Analizamos un poco el trabajo que había hecho y nos pareció una opción maravillosa.

“Dave Fridmann entendió perfectamente que quienes éramos no entraba dentro de su universo habitual pero que había una esencia, un carácter que a él le gustaba”

Pero luego él tenía que querer, que esa es otra. Y lo bueno es que él escuchó la banda y quiso. Y entendió perfectamente que quienes éramos no entraba dentro de su universo habitual pero que había una esencia, un carácter que a él le gustaba, le emocionaba y se veía agarrando esa esencia y llevándola a su terreno. Y eso es lo que ha pasado, eso es lo absolutamente increíble de haber trabajado con él.

Álvaro: Ha sido mágico, como dice la canción. Realmente las cosas en la vida suceden. Nosotros no sabíamos qué cojones iba a pasar a ese nivel. Y, de repente, las cosas pasan.

Juanma: Si ahora piensas de qué otra manera podría haber sido, no te entra en la cabeza que hubiera sido de otra manera que como ha sucedido con él. Yo ahora no me imagino el disco mezclado por otra persona, la verdad. Además, es que el proceso fue muy emocionante porque tuvimos que ir allí. Nosotros pensábamos que mezclar con un tipo americano consistía en mandarle las pistas por internet y luego irte a la parroquia a poner una vela al santo para que todo saliera bien. Pero él dijo “yo no lo hago si no venís”. Y estar allí, aprender de cómo hacía él las cosas, vivir allí la experiencia otra vez, igual que con la grabación, de estar inmersos en el proceso, para mi ha sido mágico.

Álvaro: Es que ha sido una pasada.

Álvaro B. Baglietto durante el concierto de Vetusta Morla en el FIB 2015

¿Os planteáis volver a trabajar con él en el futuro?

Álvaro: No somos mucho de pensar en pasos que no estamos ahí para dar. Pero podemos decir que ojalá que sí, porque es un tío de corazón, un genio y una maravilla.

Juanma: Pero ya no solo por lo que hace él con su estilo, que también. Es su actitud, la forma de encarar las cosas. Que él tiene que hacer las cosas si las siente, si le llegan a la patata, como decimos nosotros. Y si está conforme, si conecta con quién lo está haciendo. Y nosotros eso lo sentimos como muy cercano, alguien que trabaja así. Así que claro, sí, encantadísimos de trabajar de nuevo con él.

“Cambiamos el ADN de todas las canciones para adaptarlo a ‘La Deriva’

¿Cómo van a encajar vuestros nuevos temas con los anteriores en concierto? Porque la anterior gira era una locomotora contra el público.

Álvaro: Buena pregunta.

Juanma: Lo que pasó en la gira de La Deriva fue que tuvimos que adaptar los temas antiguos también. Ahora el cambio es muy palpable, muy notorio, pero también sucedió con La Deriva. Nosotros tocábamos los temas de Un Día en el Mundo con el pianito y luego tocábamos Golpe Maestro y decíamos “pfff”.

Álvaro: Cambiamos el ADN de todas las canciones para adaptarlo a La Deriva.

Juanma: Tuvimos que adaptarlas y ahora tenemos que hacer un proceso similar para que las canciones de siempre estén en un terreno más cercano a lo que estamos planteando ahora.

En la gira de La Deriva llevabáis una iluminación llamativa en el escenario, llena de claroscuros. La de Mismo Sitio, Distinto Lugar tiene que ser muy diferente, ¿no?

Juanma: Intentamos trabajar esa parte. Por lo menos si a alguien no le gusta la música, que al menos le guste la iluminación. Estamos trabajando en el nuevo escenario. Nos hemos dejado márgenes de tiempo suficientes como para poder trabajar eso ahora. Es un proceso en el que estamos ahora. No podríamos decirte qué va a pasar.

Álvaro: Nuestra intención es currarlo igual de intensamente que se curró lo de La Deriva o más incluso. Sí, sí. Sí que le daremos una vueltecita.

“La novedad que supone este álbum y porque es una novedad que va a transformar, probablemente, todo lo anterior, incluida las escenografía.”

Pucho aprovechando los claroscuros de la iluminación durante la gira de La Deriva, en el FIB 2015

Esto será un aliciente para que la gente que os haya visto ya varias veces en concierto, mantenga el interés por volver a hacerlo, ¿no?

Juanma: Precisamente por la novedad que supone este álbum y porque es una novedad que va a transformar, probablemente, todo lo anterior, incluida las escenografía. No nos hemos puesto a trabajar en ello, pero en mi cabeza tengo unas expectativas altísimas acerca de cómo va a ser el show en global. Con toda la escenografía, luz… no sé si habrá pantallas. Pero lo que es el show completo yo creo que va a ser una propuesta escénica y musical coherente, única o, lo que viene a ser, un espectáculo pensado en sus diversas ramificaciones.

“Vetusta Morla ya está empezando a ser más que nosotros seis”

Armar eso es muy gratificante para nosotros y yo entiendo que para el que nos haya veces veinte mil veces ya en festivales, va a ser una experiencia nueva. Porque estamos contando cosas nuevas de una manera diferente y vamos a tener una propuesta escénica que va a decir algo distinto.

Tenéis ahora un contrato con Sony para la distribución internacional. Parece obvio que Mismo Sitio, Distinto Lugar es el disco que más claramente queréis exportar. ¿Cómo lo estáis planteando? ¿En qué tipo de mercados estáis pensando? ¿Es el mercado anglosajón una posibilidad ahora mismo?

Álvaro: No. Básicamente es continuar una trayectoria que ya veníamos haciendo. Lo bueno es que ahora vamos a poder salir simultáneamente en Colombia, Argentina y México. También vamos a incluir países en esta gira como Perú, Chile y Brasil. Pero todo sigue la misma línea que ya veníamos haciendo. Y sumando, también, capitales importantes europeas.

“Estamos contando cosas nuevas de una manera diferente y vamos a tener una propuesta escénica que va a decir algo distinto.”

Juanma: Sí, el mercado anglosajón es difícil por una cuestión de idioma. Porque en general la música que puedan consumir en un país de habla no hispana en español pues tiene más que ver con la música de raíz, el folclore, el flamenco que con el rock. Pero no desistimos de ello. Y luego, aparte, es que hay todo un mundo ahí fuera que es América Latina y los países de habla hispana donde hay mucho rock, mucha música interesante, hay una escena en efervescencia. Y nosotros tenemos ganas de estar ahí, de ser parte de eso, de conocerlo, viajar y saber cómo es aquello.

La nueva gira de Vetusta Morla empezará en marzo recorriendo América Latina

La canción que más me ha impresionado de Mismo Sitio, Distinto Lugar es Guerra Civil. Y cuando la escuché por primera vez me pareció natural ponerla en relación con este concierto que disteis junto a Radio3 en la sala de El Guernica en el Reina Sofía. Cuando disteis ese concierto, ¿ya estaba concebida y grabada esta canción? ¿Ha influido de alguna forma?

Juanma: No, estábamos en proceso, pero no sé… ¿Fue en febrero este concierto?

Álvaro: Fue en febrero, pero la canción la hiciste en diciembre.

Juanma: Es verdad, en realidad fue de las primeras canciones. La terminamos justo antes de irnos de Navidad.

Álvaro: Así que no pudo tener nada que ver.

Juanma: No, no es una Guerra Civil histórica.

No, no lo es claramente. Pero la virulencia del tema recuerda a la agresividad del cuadro de Picasso.

Juanma: Ahora que lo pienso igual sí que tiene algo que ver. Molan las entrevistas porque te obligan a darle al coco y a buscar conexiones. No se me había ocurrido pero lo cierto es que la sensación de confrontación irresoluble, de angustia, de incomunicación entre dos elementos, que refleja la canción y que habla de hoy tiene mucho que ver con lo que pasaba en los años 30. Se ha comentado mucho que nos encontramos, lamentablemente, en ciertas situaciones que nos recuerdan a los años 30, a la gestación de nuestra Guerra Civil y la II Guerra Mundial. Entonces pues igual, inconsciente o casualmente hay ahí una conexión con El Guernica en ese sentido. En el de que el panorama que retrata la canción tiene que ver con el panorama de ese momento.

“Nos encontramos, lamentablemente, en ciertas situaciones que nos recuerdan a los años 30, a la gestación de nuestra Guerra Civil y la II Guerra Mundial.”

No pensé en la conexión con El Guernica directamente, pero si pensaba que parece que hemos ido 70 u 80 años para atrás en el sentido de configurar bandos irreconciliables. En esta incapacidad de comunicarnos, esta escalada de violencia, a veces explícita, o verbal e intelectual y que te preguntas si nadie la va a parar, si nadie va a decir que nos sentemos a hablar o a escuchar lo que tiene que decir el otro. Pero escuchar de verdad, no escuchar para responder. Escuchar las motivaciones que tiene alguien que tienes enfrente, que te está confrontando.

Vetusta Morla fotografiados por Jerónimo Álvarez

Es un cambio grande con respecto a las letras etéreas e intangibles de vuestros dos primeros discos. Estas están como muy agarradas al suelo, son muy del día a día. ¿Cómo habéis acabado hablando de lo real?

Juanma: Yo creo que la cosa se inició con La Deriva. Ahí hubo un abandono premeditado de la metáfora y de la poética demasiado elaborada porque queríamos que se entendieran muy bien estas cosas. Ahora no jugamos tanto a la frontalidad y a que se entienda todo bien pero, digamos, el ademán de hacerlo un poco más con los pies en el suelo ha permanecido. La búsqueda de la empatía más directa ha permanecido.

“En ‘Mismo Sitio, Distinto Lugar’ ha pasado una cosa que nunca había pasado: hemos hablado entre nosotros de las letras.”

Y, luego, ha pasado una cosa que nunca había pasado. Que es que hemos hablado entre nosotros de las letras. Normalmente las letras las escribía Guille, algunas Álvaro, alguna yo, alguna Pucho… las escribían y no se hablaba, ahí quedaba. Quedaba como una cosa pendiente, como que ya lo hablaríamos. Y aquí ha habido un hablar de las letras, de las canciones, que nos ha hecho más conscientes de ello que nos ha permitido ver cómo las letras eran interpretadas por otras personas que no era quien las había escrito en el primer término que hay que es el resto de la banda, los compañeros. El qué piensan los compañeros, cómo lo interpretan, porque ellos son el primer público de quien escribe una letra en Vetusta Morla.

Álvaro: También hay que analizar las letras de la mano de la música. Todas las inquietudes que hemos tenido a nivel musical, las letras tenían que acompañarlas. Esto ya pasó en La Deriva, todo el mundo sonoro más frontal que realizamos fue acompañado de una lírica más frontal y se ha desarrollado también en este último disco. No podemos analizar sin hablar de una la otra.

Juanma: También creo que llegan mejor los textos porque los sonidos ayudan más que antes a que se entienda la canción. Cuando hay un ambiente de agresividad el sonido es distorsionado, cuando hay una confrontación entre dos bandos, como es en Guerra Civil, pues grabamos dos baterías como que se intercambian disparos. Todas esas cosas hacen que se asimile mejor lo que se cuenta.

Álvaro: Esa simbiosis de los dos yo creo que está ejecutado de una manera lograda más que nunca.

Juanma: Antes era más la canción de rock y la letra, más clásico.

“Hay que analizar las letras de la mano de la música. Todas las inquietudes que hemos tenido a nivel musical, las letras tenían que acompañarlas.”

Es cierto que cuando uno piensa en Un Día en el Mundo o en Mapas lo primero que recuerda uno son las letras, muy por encima de las melodías.

Juanma: Se ha reequilibrado mucho más, sí.

Álvaro: Para mi la música y la producción ahora acompañan a la letra de una manera sublime. Es como lo que decía de que es un texto en 3D. Es como leer un texto musicalizado. Casi todas, Consejo de Sabios, para mi, la letra está interpretada de una forma tan brutal y le acompaña teatralmente todo, que le da un 3D, una dimensión a la letra. O, incluso, La Vieja Escuela, antes de empezar la letra ya tiene nostalgia la música.

Y ese videoclip / macarrada de Te Lo Digo a Ti con Nacho Vigalondo y con Lolita, ¿cómo ha surgido esto?

Juanma: Eso es todo cosa de Vigalondo. Nuestra elección fue elegirle a él. Porque queríamos jugar a causar desconcierto. Queríamos algo macarra y desconcertante en consonancia con la canción. No podíamos hacer un videoclip convencional presentando esa canción. Entonces se barajaron nombres y el suyo nos pareció el más adecuado por su trabajo y por su personalidad. Lo demás lo puso él. Incluido el estar metido en un abrigo de piel de conejo durante doce horas sin quitárselo para meterse en el papel.

Álvaro: Nosotros hemos dejado hacer a los dos directores. Al ilustrador también. Hay artistas alrededor de nosotros, todos tienen su arte que tienen que desarrollar a expensas de estar nosotros ahí detrás. Les decimos cómo lo queremos, comentamos, o hacemos el primer calentón pero mola eso de que ellos se expandan libremente y creen.

“Con el videoclip de ‘Te Lo Digo a Ti’ queríamos jugar a causar desconcierto. Queríamos algo macarra y desconcertante”

Juanma: Hemos aprendido a abrirnos cada vez más a las ideas de otra gente que tenemos alrededor y a integrar su creatividad y sus ideas en algo global. Vetusta Morla ya está empezando a ser más que nosotros seis: ya es Calbi, el productor, Friedman también… Antes éramos una cosa muy cerrada y con el paso del tiempo hemos ido abriendo esa inclusión de otros artistas y de otra creatividad en nuestro universo y yo creo que es una de las cosas más positivas que hay en este disco.

Álvaro: Es algo que ya empezó con La Deriva. Pero es otra cosa que hemos ido aprendiendo, a no estar cerrados. A compartir, nutrirnos y que se nutran.

¿Creéis que vais a llegar a un público nuevo? ¿Que vais a convencer a más gente de la que ya teníais de antes?

Juanma: Es nuestro anhelo pero no es nuestro objetivo. Nos gustaría que pasara, pero no hemos hecho el disco pensando en esto. Lo que sí que es verdad es que estamos notando que, y eso a mi me gusta, que gente que es muy amante de la música, muy melómana y que antes no conectaba tanto con nosotros, gracias a toda esta vuelta de tuerca a la producción, está encontrándole el chiste a nuestras canciones. Y eso a mi me parece un inesperado giro del destino. Me parece maravilloso, vamos, que sea así.

Vetusta Morla