21 junio, 2017. Por

Veranos de la Villa 2017

Cuando la capital se convirtió en un gran barrio de barrios culturales
Veranos de la Villa 2017

Es cierto, Madrid huele a azufre en verano. No conozco personalmente el infierno, pero debe ser algo parecido a lo que hemos vivido estas últimas semanas. “Estoy preparado para vivir allí si eso conlleva poder irme de Madrid”, dirás. ERROR: una vez en el ajo, y habiendo sudado lo que has sudado, los Veranos de la Villa hacen de este infierno llamado Madrid un lugar mucho más habitable.

Sobre todo desde que, redoblando la apuesta del año pasado, la cita volverá a descentralizar la paleta de actividades culturales que nos mantendrán ocupados desde el próximo viernes 30 de junio hasta el domingo 3 de septiembre, creando un microverano que llega tarde y se retira antes pero que riega todos los distritos madrileños de conciertos, proyecciones, espectáculos de artes escénicas, pictóricas y deportivas sin olvidarse prácticamente de ningún rincón de la capital.

Desde recintos icónicos como el Teatro Circo Price, Conde Duque o las Naves Matadero hasta espacios abiertos con espectáculos gratuitos en plazas, auditorios y parques que van desde Villaverde a Canillejas, San Blas, Aluche, Valdezarza, Valdebernardo, La Latina, Atocha, Usera, Alameda de Osuna, Francos Rodríguez u O’Donnell, no quedará ni un grano de tierra en la capital que regar, además de con la solana intensa, con el regadío de la cultura en carne viva.

LA VILLA SUENA

Por bizarro que parezca, lo normal sería acostumbrarnos a movernos. Salir de la zona centro y de las cuatro o cinco plazas y salas donde estamos acostumbrados a ver música en directo. Los Veranos de la Villa obrarán para ello, y lo conseguirán dejando postales para la posteridad.

Las más curiosas, poder ver el show que Bitchin Bajas & Bonnie ‘Prince’ Billy ofrecerán conjuntamente en el Distrito de San Blas, invitándonos a un viaje por los recovecos del minimalismo folk, de la simbología del cine indie y de las sinfonías avant-garde; el icónico trío sudafricano de afrofunk The Mahotella Queens, que llevan más de cuarenta años sobre los escenarios y ahora llegarán al Parque del Oeste; el fadista António Zambujo en pleno barrio de Usera; o el islandés Valgeir Sigurdsson, capo de la música clásica contemporánea, aparcando en la Avenida de los Poblados de Aluche.

Pero no serán los únicos: el sonido de Carla Morrison, la nueva gran diva del synthpop mexicano, aterrizando en Entrevías; una de las grandes damas del bolero peruano, la mundialmente conocida Susana Baca, enfrentándose al Distrito de Fuencarral, y no a la calle; o Stile Antico, la agrupación vocal de música antigua más importante del mundo, afinando a coro en Ciudad Lineal.

Pero también veremos a algunos de nuestros grandes valores, de ayer, hoy y siempre. Entre los de ayer y siempre podremos ver a Santiago Auserón junto a la Banda Sinfónica Municipal de Madrid; a una Christina Rosenvinge enfrentándose al barrio de Canillejas; o propuestas de flamenco que, además, serán convenciones icónicas, como la que reunirá a un dream team liderado por Jorge Pardo, Carles Benavent y Tino di Geraldo para rendir homenaje a Camarón de la Isla a 25 años de su muerte; o las voces de El Pele, Pedro El Granaíno y Pastora Galván en carne viva a orillas del Manzanares.

A su vez, propuestas contemporáneas en tónica flamenca como la de Rosalía & Refree, en tónica clásica con Raquel Andueza & Jesús Fernández Baena, en tónica milonguera con el Quinteto Real o en facción electrónicas con las dos sucursales del mini-festival de diez horas Madrid Suena o la Noche de salsa que se llevará a cabo en Madrid Río serán algunas de las opciones sonideras que poblarán el cartel de estos Veranos de la Villa que serán puro barrio.

LA VILLA DEPORTIVA

Como un diálogo entre lo cultural y lo deportivo (y casi haciendo caso a ese multi-ministerio de Cultura, Educación y Deportes) podremos disfrutar de cuatro propuestas en donde lo recreativo, lo deportivo y lo barrial se darán la mano.

De ahí que los más urbanitas vayan a poder disfrutar de una sesión de parkour y hip-hop en pleno barrio de Vallecas o en la Competición de slackline que se llevará a cabo en el barrio de Tetuán; que los más mayores vayan a encontrar una zona de juegos para ellos a finales de agosto en el Parque de Aluche; que los más potentorros puedan participar del II Torneo de Rugby Seven.

LOS VERANOS QUE SE VEN

Un clásico y tres satélites que conectan con el pasado y el futuro. Ese será el programa de actividades audiovisuales en estos Veranos de la Villa. El clásico es el de siempre, y que no falte nunca, por favor: el cine de verano, al aire libre, que tendrá su pantalla en los distritos de Villa de Vallecas, Villaverde, Vicálvaro, Usera, Tetuán, San Blas, Retiro, Puente de Vallecas, Moratalaz, Moncloa, Latina, Hortaleza, Fuencarral, Ciudad Lineal, Chamartín, Carabanchel y Barajas: lo mejor es que consultes la programación de películas que podrás ver según el distrito al que pertenezcas o al que te quieras acercar.

Y luego, tres propuestas alternativas. Una de ellas es la proyección de la zarzuela La Revoltosa, una película de 1924 protagonizada por Juan de Orduña, Josefina Tapias y José Moncayo que contará con el acompañamiento en directo de The Silent Band; otra de las opciones tambiñen conectará la tradición con la magia, al proyectar material audiovisual de Segundo de Chomón (un cineasta español que produjo algunos de los primeros materiales audiovisuales, en íntima relación con el ilusionismo) con la participación en directo de un mago y un pianista; y la propuesta de cine participativo Sinfonía de verano, inspirado en el cine mudo y sumando miradas a través de aportaciones de grabaciones individuales, creando una gran película colectiva muy gata.

LA VILLA, A ESCENA

Después del musical, el programa escénico es el más variado y poblado de los Veranos de la Villa. Más de 15 propuestas repartidas entre teatros, auditorios al aire libre y parques y plazas del extrarradio madrileño. Especial atención tendrá el circo, repartido en cuatro veladas que ocuparán los Parques Emperatriz María de Austria en Carabanchel, el Parque Forestal de Valdebernardo, el Parque Agustín Rodríguez Sahagún en la zona de Valdezarza y el Parque de Plata y Castañar en el barrio de Villaverde, y con los que también tendrán mucho que ver los shows de circo-clown Bobines y Rudo, que acogerá el Teatro Circo Price.

Más allá del circo y sus variantes, especial atención hay que ofrecerle al monólogo Acceso, dirigido por el cineasta Pablo Larraín (el de Jackie, El Club y No, entre otras) y protagonizado por Roberto Farías; la performance Yabba, protagonizada por la artista María Jerez y musicalizada por la electrónica de Lanoche; la pirotecnia poética con la que el coreógrafo griego Dimitris Papaioannou aterrizará por primera vez en Madrid con su show futurista The Great Tamer; Folk-s, el espectáculo de danza contemporánea del italiano Alessandro Sciarroni; o la nueva propuesta que la compañía madrileña de danza Losdedae, dirigida por Chevi Muraday, propondrá en el show Sumérgete.

Veranos de la Villa 2017