14 julio, 2010. Por

Vinobús

La Rioja sobre ruedas
Vinobús
Vinobús

A la hora de emprender una ruta de tinte enológico cultural –vamos, de visitar bodegas- tenemos varias opciones: si vamos solos, o buscamos que las mismas estén a una distancia que se pueda recorrer a pie o si vamos en coche nos tendremos que conformar con disfrutar de los vinos únicamente a través del olfato y la vista (algo por lo que uno puede ganarse los primeros pasos camino de la santidad) o podemos pedir asilo al bodeguero de turno -no nos pondrá pegas que los riojanos son muy amables- mientras los efectos del alcohol disminuyen hasta un nivel aceptado por la DGT. Otra opción, si es que vamos en pareja o en grupo, es jugarse a los chinos quién llevará el coche y se convertirá en el abstemio de la jornada. Como última alternativa, que además es la que a nosotros más nos gusta, tenemos el Vinobús que, como su propio nombre indica, es un autobús destinado al conocimiento y disfrute del vino, algo así como el Carro de Baco pero en más comedido y moderno. Entre los meses de julio y noviembre este particular vehículo realiza diferentes recorridos por las bodegas riojanas. El mes de julio está dedicado a las del barrio de la Estación en Haro y recalará en Bilbainas, Cvne y Roda algunas de las más veteranas de la zona. Cada sábado de agosto podremos recorrer las bodegas Santiago Ijalba-Viña Hermosa en Gimileo, las de Benito Urbina en Cuzcurrita y Tobelos en Briñas y en septiembre cuando los pámpanos comienzan a tornarse áureos (cuando nos ponemos cursis, nos ponemos) le llegará el turno a Regalía de Ollauri, pionera en el mundo en la utilización de la geotermia, a Altanza situada en la localidad de Fuenmayor y a bodegas Antigua Usanza de San Vicente de La Sonsierra, corazón de La Rioja Alta. La espectacular arquitectura de Darien (y sus vinos, por supuesto) Ontañón y Franco Españolas serán los paradas del itinerario de octubre y en noviembre tres nuevos destinos: Marqués de Camponuble en Alfaro y Domeco de Jarauta y Real Rubio, ambas en Aldeanueva. Para los que prefieran actividades con nocturnidad, los días 17 de julio y 14 de agosto (coincidiendo con la lluvia de Perseidas o Lágrimas de San Lorenzo) el Vinobús realizará dos salidas especiales para contemplar el firmamento desde las bodegas Altanza y Amézola de Mora respectivamente.

Ya que estamos al aire libre, otra alternativa veraniega son los picnics en viñedos, una fantástica oportunidad de conocer el cultivo de la vid, el paisaje y, sí, por supuesto, los vinos. Las bodegas que se han sumado a esta iniciativa son Alicia Rojas, Corral, Heredad Baños Bezares, Roda, Bilbaínas y David Moreno. Vista, olfato, gusto, tacto ¡Nos faltaba el oído! Así que pongámosle música a las noches de estío (no nos referimos a los cantos regionales producto del exceso de taninos) con los conciertos al aire libre que tendrán lugar en diferentes y singulares enclaves de la zona. Y para lugar singular, el embalse González Lacasa situado entre pinares a 1.000 metros de altitud en el valle alto del Iregua, donde se pueden practicar deportes náuticos como el windsurf, la vela ligera o el piragüismo demostrando que en La Rioja no hay playa, vaya, vaya pero ni falta que hace.

Todas estas actividades se pueden contratar a través de la página de Turismo de La Rioja con sólo un par de clics.

Vinobús

+ INFO

Nombre: Verano sobre ruedas

Dónde: La Rioja

Vinobús y actividades de verano

NULL

Cuándo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: NULL