Cube Visions

Una mirada slow


Una nueva filosofía de vida, un modo de ver el mundo, el trabajo, nuestro día a día, las relaciones personales, el diseño. Una revolución silenciosa para recuperar el tiempo y nuestro espacio vital. Frente a los ritmos frenéticos que se imponen, camina lento pero seguro el movimiento Slow.

Fue allá por el año 1986 cuando un periodista, Carlo Petrini, fundó la organización Slow Food con el objetivo de promover el placer gastronómico y los ritmos vitales más lentos y meditados, respetando la agricultura tradicional, las recetas locales y la biodiversidad. Lento, como el caracol del que hizo su bandera, el movimiento slow trascendió lo gastronómico y se fue extendiendo a otros ámbitos que se fueron impregnando de nuevos aires de calma. Así surgieron el Cittaslow –o Slow City– para mejorar la calidad de vida en las ciudades y su diversidad cultural, el Slow Travel que conecta con el ecoturismo y que apuesta por disfrutar el viaje y por la relación con los lugares y las personas que se visitan o, uno de los últimos en incorporarse, el Slow Design que apuesta por el cuidado en los procesos, la tradición y lo local como fuente de inspiración y la sostenibilidad.

Lento, como el caracol del que hizo su bandera, el movimiento slow trascendió lo gastronómico y se fue extendiendo a otros ámbitos que se fueron impregnando de nuevos aires de calma


Y el Slow Design, fue el eje de las jornadas Cube Visions organizadas por Nissan con motivo del lanzamiento en España del nuevo Cube ¿Paradójico asociar un coche a la palabra slow? Luego veremos que no. Arquitectura, moda y diseño industrial personificados en los nombres de Borja y Lucía Ferrater (OAB), Josep Abril y John Anthony Sahs respectivamente, se dieron cita el espectacular Roca Gallery de Barcelona para mostrar sus puntos de vista acerca de esta corriente cada vez más influyente, dentro de los eventos mensuales que organiza Cava&Twitts una original iniciativa que aúna modernidad y tradición, rapidez en 140 caracteres y conversación pausada en torno a una copa de cava. Para Josep Abril, dentro del cambiante y efímero mundo de la moda lo slow está asociado al lujo ya que únicamente controlando todos los pasos de la producción se puede seguir este modelo. Por eso, él prefiere hacer "indumentaria" un producto de calidad que aspire a la perdurabilidad, algo totalmente opuesto al término ‘moda’. Sus creaciones fueron las protagonistas del desfile retrospectiva que también se celebró en el marco de estas sesiones y para las que Abril realizó especialmente un par de nuevos diseños inspirados en el Cube.

Aquel que es capaz de innovar es aquel capaz de responder a un deseo antiguo es la cita de Paul Valery con la que Borja Ferrater resume el slow design aplicado a la arquitectura, también llamado Recuperating Desing que apuesta por el respeto al medio ambiente, al espacio para disfrutar y la ecosostenibilidad, idea que comparte con su hermana Lucía.

John Anthony Sahs, sostiene que hay que poner el alma en la creatividad, conectar con el diseño para luego poder hacerlo con la gente. Este vietnamita con ademanes de niño travieso y mirada sabia es el responsable del Cube, un coche diseñado dentro de la filosofía slow y destinado a aquellas personas a las que no les gustan los coches. Es un vehículo especial porque está basado en historias reales y establece una fuerte conexión entre la modernidad y la tradición. Frente a la tendencia a hacer coches más rápidos y potentes, hay que reaccionar reivindicando el disfrute del viaje, el paisaje, la compañía, el espacio, la diversión, el relax, el equilibrio.

Hay que reaccionar reivindicando el disfrute del viaje, el paisaje, la compañía, el espacio, la diversión, el relax, el equilibrio


El interior del Cube fue ideado como una mezcla de jacuzzi con líneas sinuosas como ondas en el agua y sala de estar con asientos cómodos más parecidos a un sofá que a un asiento de automóvil. Un bulldog, seguro de sí mismo, firme y fiel, inspiró el exterior delantero y como faltaba el toque de humor, se lo imaginaron con gafas de sol ¿Ustedes han sonreído, verdad? Eso era lo que buscaban. Y las curvas de Jennifer López marcaron la línea trasera. ¿Ven como un coche puede ser slow? Algunos añadirán que sexy también. El Cube, ya en su tercera generación, llega a España precedido de su enorme éxito en Japón donde se han vendido más de un millón de unidades. Señala Sahs que parte de su éxito proviene de un nuevo espíritu que está calando en un sector de la sociedad que busca diferenciarse frente a la homogeneización, el diseño unido a funcionalidad, la identidad y las experiencias humanas, sencillas y cercanas a la tradición y la naturaleza.

Todos coincidieron en que el movimiento slow debe convertirse en una alternativa de vida estable en creciente expansión, una búsqueda de las raíces, de la tradición, de la comunión con la naturaleza, una recuperación del contacto humano, del concepto shinka que supone ir a la esencia de las cosas, una mayor conexión con el mundo que nos rodea… En definitiva, una apuesta por una mejor calidad de vida. Ya advertía Cortázar de los peligros de que te regalen un reloj. Tomen nota y slow down.
Bookmark and Share

¿te interesa?
escribe aquí tu opinión


código de seguridad
(introduce el código que aparece a la izquierda):
nombre (obligatorio):
e-mail (obligatorio, no aparecerá publicado):
comentario:
galería de fotos
John Anthony Sahs mostrando un Cube en el Roca Barcelona Gallery
Bulldogs inspiración del Cube
Interior Jacuzzi Cube
quiénes

John Anthony Sahs, diseñador del Nissan Cube, habla en las Cube Visions sobre el slow design

por qué

Porque nos encanta el movimiento Slow Life, y el diseño, y la arquitectura, y el Cube