12 marzo, 2010. Por

Arquitectura del Vino

Bodegas de Diseño
Bodegas de diseño
Arquitectura del Vino

Fueron los romanos, unos tipos listos, los primeros en dedicarse a la viticultura en La Rioja, tarea de la que, en la Edad Media, se encargaron los monjes como Gonzalo de Berceo, clérigo del Monasterio de Suso (San Millán de la Cogolla) el primer poeta español de nombre conocido que ya hablaba en sus versos del buen vino. En el siglo XVI el vino de estas tierras se exportaba a otras regiones incluso de fuera de España y pronto se comenzaron a establecer medidas para preservar la calidad, como una ley que prohibía la circulación de carruajes herrados por las calles de Logroño ya que éstos podían afectar a los vinos que se guardaban en las bodegas subterráneas. También en esta época, concretamente en 1560, encontramos el primer antecedente histórico de lo que luego sería la Denominación de Origen Calificada Rioja: un anagrama de calidad escogido por los cosecheros logroñeses que se grababa en los pellejos de vino.

Así, cepa a cepa la viticultura fue ganando terreno y a finales del siglo XIX se había convertido en la principal fuente de riqueza de la región tal como atestiguan las ya centenarias bodegas del barrio de la Estación de Haro. Era habitual que las familias riojanas tuvieran una bodega privada excavada en tierra o en roca, los llamados calados, en los que el vino se conservaba en un ambiente idóneo de temperatura y humedad, condiciones que ahora llevamos a nuestras casas con las llamadas vinotecas que si bien son muy prácticas, tienen mucho menos encanto. En algunas casas de la Ruavieja de Logroño aún se conservan calados de los siglos XV y XVI y bodegas como Roda, López de Heredia o Bilbaínas (las tres situadas en Haro), Arviza (Fuenmayor), Conde de los Andes (Ollauri), La Real Divisa (Ábalos) o Franco Españolas (Logroño) permiten al público visitar estas galerías que esconden misterios seculares en taninos. Al igual que los procesos de elaboración y conservación del vino –aún manteniendo su espíritu tradicional– se han ido renovando, también aires de modernidad han llegado a las bodegas y las construcciones vinculadas al mundo de vino. Hoy en La Rioja junto a los calados, a las peculiares construcciones con forma de cúpula cuyo nombre, guardaviñas, revela claramente su vocación, o a los lagares rupestres conviven espacios de vanguardia. Buen ejemplo de ello son las bodegas López de Heredia Viña Tondonia en Haro, las más antiguas de la localidad con más de 133 años y de las tres primeras que se fundaron en La Rioja. Con motivo de su 125 aniversario decidieron restaurar la tienda que el bisabuelo había llevado a la Exposición Universal de Bruselas en 1910 y que había estado desmontada desde su regreso. Como necesitaban una cubierta decidieron contactar con el prestigioso estudio de Zaha Hadid quien se ocupó de realizar un espectacular diseño destinado a tienda y sala de catas que asemeja a una frasca de vino. También en Haro nació en 1879 la Compañía Vitivinícola del Norte de España, CVNE, que se fue configurando por la suma de edificios alrededor de un patio realizado en mampostería con postes de roble y vigas de chopo. Hoy son 22 edificaciones destinadas a la producción del vino de las que destacan la nave fundacional, la nave Real de Asúa y la Nave Eiffel finalizada por el estudio de Gustave Eiffel en 1909. Sostenibilidad y diseño son dos de los pilares que definen las nuevas construcciones como es el caso de Bodegas Regalía de Ollauri que tienen la particularidad de que el 80 por ciento de su superficie está bajo tierra y es la primera del mundo en utilizar la geotermia –la energía menos contaminante del planeta– para la elaboración de sus vinos.

En un altiplano a las afueras de Logroño se encuentra la bodega de Campo Viejo, que acaba de superar los 50 años y que fue una de las primeras que optaron por la innovación construyendo un edificio perfectamente integrado en el paisaje y respetuoso con el medio ambiente que recibió el Premio Best Of Internacional de turismo del vino 2003 en arquitectura. Este mismo prestigioso galardón fue otorgado en 2009 a Bodegas Darien por su singular edificación obra del arquitecto Jesús Marino Pascual que comparte también un mismo espíritu de modernidad y sostenibilidad. El equipo de Marino Pascual también es responsable del Museo de la Cultura del Vino de Dinastía Vivanco (Briones) de visita obligada para aquellos que quieran ahondar en el mundo del vino más allá de las delicias que caben en una copa. Sigan ustedes los pasos del de Berceo y les invitamos a que visiten estas bodegas donde además podrán disfrutar de un vaso de buen vino, o dos. Salud.

Arquitectura del Vino

+ INFO

Nombre: Arquitectura del vino

D�nde: La Rioja

Bodegas de La Rioja

NULL

Cu�ndo: NULL

Precio: NULL

Venta de entradas: NULL