Eco-arquitectura

Construye eco


Cuando parece que todo se viene abajo y que hemos agotado los recursos (naturales y artificiales), se hace necesaria la existencia de otro tipo de arquitectura. Una arquitectura eco que reduzca al mínimo el impacto ambiental negativo de los edificios y que aproveche los recursos naturales y las energías renovables. Una arquitectura cuyas prioridades sean: sostenibilidad, reducción del impacto medioambiental y adaptación al entorno. Que la ecoarquitectura esté de moda o sea tendencia es una excelente noticia. Los eco-arquitectos se encargan de echar una mirada atrás (los inicios de esta forma de arquitectura se encuentran en las primeras construcciones) y una adelante (con la investigación y el desarrollo de las energías renovables) para defender un principio fundamenteal: sostenibilidad por encima de todo. Entre los proyectos y las construcciones verdes nos encontramos muchos y muy dispares; algunos funcionales, otros anecdóticos pero todos reseñables. Aquí, algunos de ellos.

Las casas eco son el producto estrella, y las hay de distintos tipos. Unas de las más usuales son las casas modulares prefabricadas: construcción fácil, rápida y arquitectura funcional, ya que permite el “añadido” progresivo de módulos. Este tipo de edificaciones se construye produciendo los mínimos residuos y suelen incorporar placas solares fotovoltaicas, cubiertas verdes u otro tipo de sistemas para generar energías renovables. La sostenibilidad de estas viviendas no está reñida con el lujo, y muchas de ellas cuentan con módulo de garaje, jardín o varias plantas. Esta idea de lujo parece increíble cuando te enteras de que muchas veces los módulos son contenedores (de transporte), pero basta con ver alguna de estas casas construidas con contenedores para desear de inmediato disponer de una de ellas. ¿O no desearíais ser propietarios de una Crossbox diseñada por CGArchitectes? El centro comercial de Londres Boxpark, construido todo él con contenedores de transporte, demuestra, también, que este método de ecoconstrucción es todo un éxito.

Otro tipo de casas ecológicas más sorprendentes son las casas de cartón. Entre estas “edificaciones” hay que destacar el proyecto de los arquitectos Stutchbury y Pape junto a la Universidad de Sidney. Toda la estructura de la casa a excepción del techo (de plástico) es de cartón reciclado y reciclable. Casas del futuro de diseño atractivo y estructura fiable y funcional cuyo montaje dura, aproximadamente, seis horas. Una alternativa interesante para las viviendas temporales. La construcción de casas de cartón fue la escogida por el estudio de arquitectura Atelier OPA de Tokio después de que Japón sufriera las consecuencias del tsunami de marzo de 2011. Estas casitas de cartón (cuyas plantillas de construcción tienen licencia Creative Commons y se pueden descargar en la página web del estudio) permitían a los damnificados tener un poco de intimidad en los complejos deportivos u otros espacios a los que eran desplazados.

Si hablamos de eco-construcción estrafalaria es obligatorio nombrar las casas comestibles que crearon De Stuurlui Stedenbouw y GRAS Atelier. Esta Eathouse es una casa hecha con cajas de y con verduras. El material con el que está hecha la casa, así, se puede comer, pero también en él se puede plantar y cosechar. Un sistema modular de cajas de fruta sostenidas por andamios permite la estabilidad de la estructura de esta casa comestible. Pero se trata, además, de un sistema fácil y accesible: copiando la idea de estos ecoarquitectos y con mucha maña podemos crear nuestra propia pared comestible. Hay muchos proyectos muy interesantes de eco-arquitectura. Uno de los más impresionantes es Ecorium, en Corea del Sur, centro dedicado al estudio del medio ambiente y de la preservación de la naturaleza, que consiste en un complejo de ecosistemas artificiales. Ecorium pretende ser un centro autosuficiente energéticamente. Está construido a base de biodomos y en cada uno de ellos está integrado un sistema inteligente que sigue el movimiento solar para conseguir generar un microclima interno. Asombroso.

Proyectos no tan magnificentes ni extravagantes y mucho más usuales y cercanos son los hoteles ecológicos o las ecocasas rurales que apuestan e incentivan la existencia de un ecoturismo. También proliferan, en pequeñas y grandes urbes, la utilización de techos verdes, invernaderos en las azoteas de edificios modernos de grandes metrópolis, edificación a base de biodomos y demás sistemas de energías renovables o auto eficientes que pretenden convertir la ecoconstrucción en algo cotidiano. Diversos concursos e iniciativas apoyan estos sistemas y estos avances. Una de ellas es el proyecto Solar Decathlon Europe, competición universitaria internacional dirigida a estudiantes de Arquitectura e Ingeniería cuyo propósito es el diseño y la construcción de viviendas que consuman el mínimo número de recursos naturales y utilicen energías renovables. Del 14 al 30 de septiembre estudiantes integrantes de veinte equipos de países diferentes construirán en la Casa de Campo de Madrid sus respectivos proyectos. Esperaremos atentos a ver los resultados.

¿te interesa?
escribe aquí tu opinión


código de seguridad
(introduce el código que aparece a la izquierda):
nombre (obligatorio):
e-mail (obligatorio, no aparecerá publicado):
comentario:
galería de fotos
por qué

Porque toda tendencia que se disponga a preservar el medio ambiente, es bien. Y si mantiene el sentido de la correlatividad estética con los entornos a edificar, mejor.