En ‘Olvidémonos de ser turistas’ no hay necesidad de fuegos artificiales: lo que busca el montaje es algo muy sencillo (y complicado), que sucede casi sin darse cuenta: que se cuele la emoción.

5 junio, 2018