9 mayo, 2017. Por

Sugababes

¿Qué fue del girl group británico más exitoso del Siglo XXI?
Sugababes

Cuando una banda de éxito se convierte en una marca y pierde sus señas de identidad es algo parecido a esas camisetas que regalan con la colonia de Armani… tenerlas no significa que la camiseta sea diseñada por Giorgio. Pues bien, eso ocurrió en parte con el devenir de la carrera artística de Sugababes, un trío británico que le daban casi a cualquier estilo musical de impacto comercial y con cierto talento.

Su historia es la de unas amigas que se juntaron después de las clases de instituto para ver si podrían dar rienda suelta a sus inquietudes artísticas. Y bien que lo lograron: Siobhán, Mutya y Keisha lograron este propósito y quizás mucho más de lo que en su día imaginaron: más de seis millones de discos vendidos, seis números 1, un Brit Award y ocho nominaciones más y, contra casi todo pronóstico, el apoyo de la crítica especializada. Aunque el paso del tiempo acabó por dilapidar temporalmente tal unión, al menos en los escenarios. Con el tiempo, acabaron todas destarifando y siendo progresivamente sustituidas hasta no quedar ni una sola de las que lo fundaron.

Heidi, Amelle y Jade parecían personajes de una novela rural pero terminaron siendo las nuevas Sugababes. Nos centraremos en qué fue de las fundadoras, porque lo que vino después, independientemente de su impacto comercial, no eran Sugababes: eran sucedáneos bajo el mismo epígrafe, una marca que seguía generando dividendos millonarios.

SIOBHÁN DONAGHY: LA PRIMERA EN BAJARSE DEL BARCO

El grupo firmó su primer contrato discográfico cuando sólo contaban catorce años, aunque la primera en abandonar el barco sería Siobhan Donaghy… Lo hizo presuntamente por depresión, quizás imbuida de los tiempos extraños del principio de milenio. Ni corta ni perezosa, afirmó no estar de acuerdo con el rumbo que tomaba la formación y publicó dos álbumes en solitario antes de recalar en el prestigioso musical Rent en su ciudad natal Londres.

No obstante, y a pesar de prometérselas muy felices, su ópera prima Revolution In Me jamás se publicaría a nivel internacional, lo que demuestra el escaso apoyo que recibió en su disquera por aquel entonces, London Records. Así que partió peras con ellos, grabó disco sin sello alguno y empezó a negociar con Parlophone Records UK, es decir, la multinacional EMI para así liberar Ghosts en los tiempos de MySpace.

No se comió un colín, rescindió su contrato y quiso dejar atrás el sambenito de ser “la chica que dejó Sugababes”, así que se buscó el pretencioso pseudónimo de Shangai Nobody, para luego retomar su propio nombre y luego… ¿Lo adivinas? Volver con la formación de la que había salido contrariada, aunque con una denominación que les desmarcara de un pasado ya no turbulento, sino con cambios de formación casi constantes. Fue el retorno de la hija pródiga, aunque nada volvería a ser lo mismo.

MUTYA BUENA: LA FAMILIA ES LO PRIMERO, SUGABABES LO SEGUNDO

Mutya Buena, al margen de lo cómico de su nombre si lo españolizamos, estuvo más tiempo con Sugababes y vivió la incorporación de la co-fundadora de Atomic Kitten, Heidi Range, como nueva integrante del trío, aunque en esta ocasión más centradas en el mercado inglés y en los sonidos más electrónicos. No obstante, el éxito se le fue de las manos porque triunfaron en todo Europa encaramándose a los puestos nobles de las listas de éxitos. Luego llegó Push the button, su tema más conocido y al poco tiempo, Mutya dejaría el grupo por una presenta enfermedad. Corría el año 2005.

Se argumentó en el comunicado que su marcha era por motivos personales, nada que ver con posibles roces con sus compañeras. A partir de ahí, los tabloides empezaron a especular sobre los verdaderos motivos de su partida, porque cualquier Gossip vendería mejor que el simple hecho de irse para dedicar más tiempo a su familia.

Sin embargo, el gusanillo de la música siguió recorriendo su cuerpo y dos años después, edita un celebrado trabajo con colaboraciones de la talla de Amy Winehouse o George Michael poco después de estrenar maternidad. Sólo tiene un álbum en el mercado, aunque también ha vuelto con sus amigas de siempre para rescatar el proyecto que les dio la fama. Quizás la más talentosa de las tres, Mutya nunca supo de su potencial y tampoco es que se deslomase en trascender más, porque lo cierto es que su música gustaba… y mucho. De hecho, con tan escaso bagaje fue incluida en el capítulo de solistas británicas más prometedoras.

Su militancia musical le ha hecho colaborar con muchos artistas más bien desconocidos de la escena londinense, la mayoría de ellos amigos. Después de eso, había que hacer caja así que participó en Celebrity Big Brother y sólo duró dos semanas en las que fumó mucho y no entró al trapo de los cotilleos imperantes en la casa. El círculo se cierra cuando tiene que regresar con sus ex compañeras y volver por donde solía… otra hija pródiga.

KEISHA, LA ÚLTIMA EN MOVER FICHA

¿Y qué hay de Keisha? Pues la tercera en discordia fue la que duró más, hasta haber participado en la grabación de siete albums y haber lanzado veinticinco singles, seis de ellos número 1 en las Islas, no se nos olvide. La que más paciencia tuvo dejó de tenerla en 2009 y se centró en su vida personal… vamos, lo que dicen siempre. Aunque todo el mundo sabía que se debía a sus desavenencias con Amelle.

Todo fue tan surrealista que se marchó antes del lanzamiento oficial de Sweet 7 y ya había grabado sus voces, pero acabaron por cambiarlas por las de su sustituta. Pues bien, la demo con la voz de Keisha pulula por Internet y la original salió a subasta con no poca cotización. En su cuenta de Instagram podemos observar que sigue tan lozana como siempre y que está encantada de haberse conocido.

Desde 2011 se vivió un retorno al principio con Mutya Keisha Siobhan, que podríamos llamar Spin Off Band, pero en realidad es una manera de llamar lo mismo que se creó en aquel instituto de Londres en los tardíos 90. Al menos, en este caso y a Dios gracias, nos salen las cuentas… no como las con las renacidas TLC, que se hacen llamar así a pesar de la temprana marcha de la carismática Lisa “Left Eye” Lopes. La pela es la pela.

Sugababes