28 agosto, 2018. Por

Bajo el iPhone

El músico danés que convirtió un iPhone gigante en un bajo
Bajo el iPhone

Se dice que las nuevas tecnologías han reemplazado a los instrumentos tradicionales: que la música de guitarras está muerta, y que la secuenciada o hecha con ordenadores es el nuevo pop y el nuevo rock de esta era. Incluso hay una cruzada desde cierta parte de la cultura rock de rechazar el uso de teléfonos móviles en los conciertos, prohibiendo su entrada a los mismos para que la gente deje de mirar a la pantalla y decida mirar al escenario sin intermediarios digitales.

Sin embargo, otros han decidido abrazar al Smartphone de tal manera que hasta reutilizan los teléfonos como instrumentos neo-rockeros. Es el caso de Stig Pederson, integrante del combo danés D-A-D, y que ha decidido crear una suerte de bajo-iPhone que supone una revolución en los directos de guitarras, en un ejercicio de luthierismo enloquecido inédito hasta ahora.

En España ha habido algunos ejemplos de instrumentos creados a partir de la unión de diferentes elementos (desde aquel ‘pequeño pene’ de Iván Ferreiro, en el que puso cuerdas de bajo a una guitarra; o Fela Borbone y su ‘mierdofón’; o los doo-rags de Los Caballos de Dusseldorf, entre otros); pero, en este caso, el artista nórdico ha colocado dos cuerdas de bajo a un dispositivo que sirve no solo para expandir esa sonoridad grave, sino que, con la pantalla de esta instrumento-teléfono, graba a la audiencia en directo.

En cualquier caso, este nuevo bajo de Pedersen es un ejemplo más de su creatividad a la hora de redimensionar la imagen estética de su instrumento, al que ya presentó anteriormente en forma de cohete, de estrella, de calavera, de silla e incluso invirtiendo de sitio el diapasón y las clavijas.

Bajo el iPhone