13 diciembre, 2017. Por

Hater Wars

Cómo sobrevivir a una nueva de ‘Star Wars’ cuando eres un hater de ‘Star Wars’
Hater Wars

Hace mucho tiempo en una galaxia muy lejana yo apenas era un proyecto de ser humano y evidentemente no pude ir al cine. Tampoco recuerdo haber ido a ver El imperio contraataca o el El retorno del Jedi, y mucho menos las que vinieron después. Tampoco recuerdo querer ir a casa de amigos a verlas en vídeo o DVD. Lo que sí recuerdo de mi niñez es estar con amigos y aburrirme como una ostra mientras ellos eyaculaban con el halcón milenario, con las figuritas del Ejército imperial o con cualquier otro trozo de plástico convertido en juguete warsie.

Alcachofas de ducha con la forma de la cabeza de Darth Vader, Estrellas De La Muerte que en realidad son sandwicheras, paraguas láser, condones con el logo “Que la fuerza te acompañe”… Cada vez que llega la Navidad, y ya falta poco, me toca contemplar con estupefacción, cómo todos esos productos: juguetes, ropa, pósters, cómics, videojuegos, y un inabarcable etcétera de chorradas paridas por esa inmensa vagina llamada Lucasfilm, bueno, ahora también Disney, invaden las estanterías de todos los centros comerciales.

«No recuerdo querer siquiera ir a casa de amigos a verlas en vídeo o DVD. Lo que sí recuerdoes estar con amigos y aburrirme como una ostra mientras ellos eyaculaban con el halcón milenario, con las figuritas del Ejército imperial o con cualquier otro trozo de plástico convertido en juguete warsie«

George Lucas es un tipo extremadamente inteligente, un genio del marketing, un pionero en la promoción de films que supo darle al merchandising el lugar que nunca antes nadie le había dado. Al igual que hizo con THX, imponiendo los estándares de audio y vídeo que dominarían las proyecciones de los cines de todo el mundo. O la empresa ILM, es decir, Industrial, Light & Magic, con la que desarrolló los efectos especiales de: Poltergeist, Los Goonies, Los Cazafantasmas, Terminator 2 y un interminable catálogo de míticos y rentables títulos. Para mí estas son las tres aportaciones más importantes de Lucas a la industria del entretenimiento, aportaciones mucho más destacables que sus propias pelis.

He de decir que otra de esas grandes aportaciones son los homenajes y parodias que ha generado la saga, como por ejemplo, La loca historia de las galaxias o el especial de Padre De Familia, por citar sólo un par. Hay que tener en cuenta que se pergeñan entre 300 y 400 de estos homenajes y parodias cada año. A destacar, por supuesto, cualquiera de las porno-parodias que puedas encontrar en las páginas X. Una de las más recientes y buscadas es Star Wars XXX: A porn parody, a la que, como con cualquiera de las anteriores, terminaremos re-bautizando como La Guarra De Las Galaxias.

Hoy me toca hablar de Star Wars porque este viernes se estrena otro innecesario episodio más, el número 8. Esta vez ya no es J.J. Abrams quien está detrás del proyecto. Pero da igual quién esté tras las cámaras o el resultado final de la cinta, la imagen volverá a repetirse. Hordas de warsies apelotonándose en kilométricas filas a las puertas de los cines blandiendo sus espadas láser, disfrazados de Luke, Chewbacca, Leia o C-3PO, y tarareando las melodías de John Williams, melodías que, por cierto, han llegado a sustituir a la Marcha Nupcial de Mendelssohn en más de una boda.

Y hablando de personajes, imposible olvidarme de uno de mis Top-Hate: me estoy refiriendo a esos Willows ultra-peludos llamados Ewoks, unos Alfs de segunda supuestamente divertidos y simpáticos que terminaron siendo los peluches mugrientos de millones de camas y una de las peores series de animación de mi infancia. Lo vamos a dejar aquí, con este 10% de lo que pudo haber sido y no fue. A modo de epílogo, simplemente añadir que esta saga condujo a Carrie Fisher a un infierno de fama, drogas y sexo que acabó con su vida hace ahora un año. En fin, van a ser días duros, espero que “La fuerza me acompañe”.

Hater Wars