30 julio, 2017. Por

Sonorama Ribera 2017

Los diez grupos que convierten al Sonorama en un festival más allá del indie
Sonorama Ribera 2017

De aquella primera edición a la que asistieron 300 personas en la Plaza de Toros de Aranda de Duero el mismo año que Francia ganaría el Mundial de Fútbol organizado en su país, allá por 1998, hasta hoy, han pasado dos décadas y, con la que se celebrará entre el 10 y el 14 de agosto, veinte ediciones.

Veinte ediciones en las que el Sonorama Ribera ya no es un festival más, sino uno de los más importantes e icónicos del país. El “festival del indie español” por antonomasia. Pero, ¿es solamente eso?

Mirando el cartel de esta edición nos damos cuenta que no: su capacidad de movimiento, su apertura de mente y su riesgo kamikaze a la hora de programar artistas corona este año al Sonorama como ese festival que abre melones, dinamita tabúes y prejuicios y pasa de ser una misa indie de una semana a la mayor congregación de la pluralidad de estilos de la música española, sin apartheids de “escenarios por estilos” ni secciones especiales: todos juntos, revueltos, en convivencia, aprovechando sus sinergias, compartiendo cables y bafles.

Te ponemos diez ejemplos a través de diez artistas que estarán este año en la cita burgalesa.

EL LANGUI

Lo conocimos por ser el alma máter de La Excepción. Comenzó a trascender al gran público como portador de un fraseo y un flow desconocido, entre lo camp de los bloques de edificios de poblaciones gitanas y esa suerte de nuevo rap que, desde el extrarradio, trascendía la vanguardia de lo cotidiano. El gran público lo conoció más como actor, tanto por aquel doblete de Goyas por El truco del manco como, años más tarde, por su papel en El chiringuito de Pepe, en Telecinco. Es una cara pública, ha hecho radio, televisión y cine pero también es un activista por los derechos del colectivo de discapacitados.

Pero, sobre todo Juan Manuel Montilla es El Langui, uno de los mejores raperos de nuestro país, como demuestra su debut, Hola. Verlo en el Sonorama como uno de los pocos artistas de música urbana de la historia del cartel sienta un precedente que abre un nuevo melón para el Sonorama.

CAMELA

Más allá del chiste que muchos puedan ver en Camela, el dúo que componen el Dioni y Ángeles es uno de esos grupos que ya ha dejado escrito su nombre en la historia del pop español. No solo porque es uno de los grupos que más discos ha vendido en los años ’90 y principios de los 2000 en nuestro país, sino porque esa especie de tecnorumba gitana no solo ha puesto banda sonora a gasolineras, ferias y mercadillos, como muchos creen: ha puesto la primera piedra de un maridaje tan bizarro como indudablemente pop, de un acceso inmediato.

Quien no conozca al menos seis o siete canciones de Camela y quien no tenga curiosidad por verlos en un cartel poblado de bandas de música alternativa que tire la primera piedra.

EL DROGAS

Es un icono del Rock Radikal Vasco y uno de esos artistas que, a pesar de llevar cerca de cuarenta años en escena, ha sabido reciclar su figura y su sonido. Y es que Enrique Villarreal capitaneó durante décadas a los navarros Barricada, uno de los grupos más simbólicos del rock urbano y el punk transgresivo estatal. Desde hace unos años, en solitario, ha conseguido trascender esos circuitos. Y verlo dentro del cartel del Sonorama da buena cuenta de ello: el melón del rock transgresivo y urbano se abre con su actuación en la cita castellana.

LEIVA

En los últimos meses lo hemos visto en varios de los festivales considerados de “indie” patrios. Pero fue el Sonorama el primero que confirmó al que fuera una de las mitades de Pereza. Y es que Leiva, posiblemente el último símbolo del rock and roll de masas de nuestro país, ha conseguido romper los tabúes y prejuicios que el circuito de festivales tenía con una de las figuras más importantes de la música estatal. Verlo capitanear una de las dos jornadas del festival en su vigésimo aniversario sienta un precedente necesario: que los artistas considerados del mainstream o radio fórmula patria tengan también su hueco en el cartel.

SANTIAGO AUSERÓN & SEXY SADIE

Uno es un incontestable icono de la Movida madrileña, pero también un investigador de las músicas de raíz latinoamericana y un sabedor del maridaje tanto con orquestas sinfónicas como con orquestas de música latina. Los otros, uno de los eslabones más representativos de la primera hornada de “música indie”, cuando allá por los años ’90 Sexy Sadie se convertían en uno de los grupos más identificables de aquel por entonces minoritario circuito.

Ahora, su maridaje en directo para repasar los 35 años de canciones del que fuera líder de Radio Futura sirven para unir a dos generaciones, a dos circuitos, y sentar frente al escenario a un público que no sabe bien lo que va a haber, pero que solo quiere una cosa: verlos.

EME DJ VS. DJ AMABLE ‘UN HOMENAJE SIDERAL’

Siempre están los DJs para, a última hora, poner algunas de las notas más fiesteras de los festivales. Eme DJ y DJ Amable son dos de esos nombres recurrentes en circuitos de música de club alternativa y festivales, dos selectores básicos de los mejores temazos del circuito pasados por el filtro de la pista de baile.

Ahora, ambos se unirán para rendir culto y pleitesía a uno de esos nombres con los que empezó toda esa cultura de clubbing indie: la de Sideral. Un trío de ases (Eme, Amable y Sideral) que contestarán a la pregunta de: ¿qué tienen que ver la cultura de club con el legado de la música española?

DIEGO VASALLO

Suele ser un habitual de festivales Mikel Erentxun, quien fuera su compañero en Duncan Dhu. Pero a Diego Vasallo cuesta encontrárselo en contextos de este tipo. Y es que el músico, artista y escritor, a pesar de ser una de las mentes más versátiles y transversales de la poesía rock patria, también es uno de esos músicos tan cerca del sonido folk-rock americano como del country alternativo, el rock and roll de cañerías a lo Tom Waits o las diferentes cavilaciones del pop alternativo de autor. Todo aquello que solemos ver en salas podremos disfrutarlo ahora en uno de los directos menos esperables y más necesarios de ser introducidos en el circuito festivalero estatal.

BERRI TXARRAK

Han conseguido romper con el tabú del circuito de rock duro. Y es que el combo vasco se mueve a gusto entre el post-hardcore y el rock de descarga fulminante, es cierto; pero del mismo modo que sucede con contados ejemplos como el de Toundra, Berri Txarrak han roto las cadenas de los prejuicios y tabúes moviéndose también a gusto por el circuito de música alternativa y hasta coqueteando con la música pop.

De ahí que su directo en Sonorama abra la puerta a las bandas más abiertas de mente del patio heavy, pero que el público más abierto de mente también abra las puertas a este tipo de registros, poco habituales en citas de música pop alternativa.

GENERACIÓN X: YOGHOURT DAZE + SUPERSKUNK + SOBRINUS

En su momento, la ola grunge dejó algunos de los mejores grupos de rock alternativo estatal. La mayoría de ellas han pasado a mejor vida, pero es buen momento para recuperar el legado de tres de aquellas que se dejaban ver por Festimad o salas como Siroco en sus inicios: esta tríada de combos de rock alternativo renacen gracias a la insistencia y propuesta de un festival como Sonorama, que también firma una suerte de festival-dentro-de-festival con tres iconos renacidos de la Generación X.

MIGUEL CAMPELLO

Durante años capitaneó Elbicho, uno de los grupos más representativos de las músicas fusión, partiendo desde el flamenco para edificar un sonido progresivo, inclasificable, policromático. Aquel espíritu sigue representado en Miguel Campello, que llega al Sonorama con un cancionero que sigue partiendo de la rumba y la música de raíz, pero articulando un discurso tan cerca de la canción de autor como del rock progresivo y que no solo no tiene miedo de rodearse de indies, sino que va hacia la conquista de ese territorio.

Sonorama Ribera 2017