17 mayo, 2018. Por

Safe

La ‘Colombo’ 2.0, protagonizada por el protagonista de ‘Dexter’ y escrita por el rey del thriller piscinero
Safe

Netflix se ha convertido en medio planeta en el sustituto de lo que fue el videoclub en los ochenta y noventa: una fuente inagotable de contenidos de entretenimiento, a menudo decepcionantes (ya adelantamos: como en este caso), pero en el que te puedes encontrar casi de todo (sobre todo si no eres muy exigente). Llegas a casa, enciendes el ordenador o la televisión y no sabes qué ver durante la cena: ahora toca una miniserie de misterio, Safe, ambientada en Gran Bretaña, pero protagonizada por un norteamericano, Michael C. Hall, cuya presencia al frente del reparto es uno de los pocos alicientes que uno tiene para empezar a verla.

Y lo es porque, sencillamente, Hall es alguien que merece la pena seguir, después de haber interpretado durante un montón de temporadas al atormentado David Fisher, en una de las joyas de la mejor etapa de la HBO, A dos metros bajo tierra, y al forense-psicópata Dexter Mogan en Dexter. Ambos personajes complejos e intensos que mostraban que era un grandísimo actor. En cine no ha tenido demasiadas oportunidades de brillar, pero hay que detenerse en el estupendo y violentísimo thriller de venganza(s) Frío en julio, de 2014, que pasó algo inadvertido, pero que desde luego merece una revisión.

“El argumento puede que no sea el más original de la historia, pero es que además se nos narra con la sutileza y el estilo de un episodio de ‘Colombo’ o de ‘Se ha escrito un crimen’

El otro peso pesado de Safe es su creador, Harlan Coben, un conocido autor de novelas de intriga de no demasiada entidad, pero que lo han convertido en uno de los reyes de la literatura piscinera de misterio, hasta el punto de que alguna de sus obras ha saltado ya a la gran pantalla.

Safe nos sitúa en una urbanización de lujo de Gran Bretaña, uno de esos lugares que han proliferado por todo el mundo en los que residen los ricos y los poderosos, rodeados de cámaras de seguridad y con un servicio de seguridad privada. Allí nos encontramos a Michael C. Hall como Tom, un cirujano prestigioso y adinerado que acaba de enviudar. Tiene dos hijas que sospechan que su padre lleva cierto tiempo liado con una vecina, Sophie (Amanda Abbington), aprovechando la enfermedad de la ya difunta.

“Si quieres desconectar un rato tu cerebro, al llegar a casa tras una larga jornada laboral siguiendo las andanzas del atribulado cirujano, enfrentado a toda suerte de revelaciones y secretos, cada vez a medida que avanza la trama, más tróspidos y chanantes, es tu serie”

Entonces, ocurre algo: de repente, la hija mayor, Jenny, va a una fiesta y no vuelve. Dada la actitud un tanto abúlica de la policía, es Tom quien se pone en marcha para descubrir un montón de tejemanejes para la apariencia de seguridad y orden de todo lo que le rodea. Y por supuesto, una buena parte de esos vecinos tan educados y agradables son de lo más sospechosos, y que su hijo tenía una vida mucho más complicada de lo que creía (sin llegar a extremos en plan Laura Palmer, desde luego). Este argumento puede que no sea el más original de la historia, pero es que además se nos narra con la sutileza y el estilo de un episodio de Colombo o de Se ha escrito un crimen.

Michael C. Hall, por supuesto, cumple. Y digamos que dentro de la amplísima oferta de Netflix sin duda puede tener su público. Si quieres desconectar un rato tu cerebro, al llegar a casa tras una larga jornada laboral siguiendo las andanzas del atribulado cirujano, enfrentado a toda suerte de revelaciones y secretos, cada vez a medida que avanza la trama, más tróspidos y chanantes, es tu serie.

Safe