4 junio, 2018. Por

Ryder Havdale

Un palo-selfie, el desierto de Joshua Tree y hedonismo electro-rockandrollero
Ryder Havdale

El tech-house que imprime el canadiense Ryder Havdale en su música es evidente; pero también lo es el espíritu rockandrollero que aplica como metodología y espíritu a cada uno de sus proyectos.

Así lo volverá a dejar claro dentro de unos días, cuando el productor canadiense asentado en Berlín publique un nuevo ejercicio discográfico, Candy Haven, el próximo 22 de junio: diez nuevas canciones a las que comparan con el universo sonoro de Caribou o Jon Hopkins, pero que también mantiene el cable a tierra con un beat universalista, de aires cosmopolitas, pero también con cierto reflujo macarra.

Mucho de eso es lo que podemos escuchar en Good Girls, una de las canciones de corte más hedonista y, a su vez, espiritual del que será su nuevo álbum. Y eso es lo que intenta transmitir en un videoclip que estrenamos en exclusiva en Notodo:

“Tenía una idea, la de grabar a una chica en una motocicleta cuando estaba volando a Joshua Tree para visitar a mi familia. Conocí a Heather Williamsons en el Frontier Café en mi último día allí. Ella quería ir a dar un paseo en el desierto, así que lo hicimos. Era todo lo que necesitaba ser. Pasamos un par de horas rodando por estas bodegas abandonadas y villas de vaqueros. Compramos un palo-selfie en una tienda de descuento poco fiable y tenía aún una carga decente en la batería d emi teléfono, así que hicimos una película. Perdimos un par de sombreros. Perdí mi cartera. Ella me prestó veinte dólares. Quizás es una ‘buena chica’. Quizá yo también lo sea”

Ryder Havdale