3 abril, 2017. Por

Riot Propaganda

Plata, plomo y viceversa
Riot Propaganda

Hace cuatro años la esperanza de victoria quiso materializarse en el primer disco de Riot Propaganda, grupo de rapcore formado por Los Chikos Del Maíz y Habeas Corpus. El objetivo estaba claro: que el miedo cambiase de bando.

Tras cuatro años de tribulaciones el miedo  permanece en el mismo lugar, pero lejos de achicarse ante la situación, la formación de “macarras de Vallecas y valencianos locos” la utilizan como engranaje del motor y vuelven con Agenda oculta (BOA, 2017).

Líneas más abajo hablamos con ellos de la actualización de la clase obrera, de su relación con la música, de las inevitables contradicciones del ser humano y de un mecanismo del que nadie se puede salvar.

Notodo: Me gustaría saber cómo os conocisteis, las conexiones formales las sé, me refiero a cómo os hicisteis amigos.

Toni: Primero a raíz de coincidir en conciertos y a altas horas de la madrugada. A partir de ahí, y debido a cierta química personal, decidimos grabar la canción T.E.R.R.O.R.I.S.M.O. que salía en la reedición de Pasión de Talibanes. Nos gustó como salió la mezcla y decidimos llevarlo un poco más allá. Un poco así, como de la nada, es como salió Riot Propaganda.

NTD: ¿En qué conciertos coincidíais?

Toni: Yo creo que en el que al final donde fluyó todo fue en uno en Stroika, ¿no?

No solo se ha criminalizado el concepto de clase obrera: se ha criminalizado la pobreza en sí

NTD: Respecto a Habeas Corpus, después de 20 años de rabia, 20 años de sueños y lo que habéis sacado con Riot Propaganda, ¿vais a seguir?

MARS: En principio no tenemos planteado regresar, pero tampoco lo hemos descartado como algo definitivo. No hay nada decidido.

NTD: La noción de obrero es algo que se repite a lo largo de vuestros discos. Muchas veces, parece que cuando se habla de esto en la actualidad está completamente fuera de contexto. ¿Cómo se tiene que entender el concepto de clase obrera cuando habláis de ella, actualizada?

Nega: Desde luego se tiene que entender de manera actualizada. Mucha gente cuando dices clase obrera se imagina a un trabajador con un mono azul, varón, de cincuenta años que trabaja en la Seat o en la Ford. Creo que, hoy en día, la clase obrera va mucho más allá. Clase obrera hoy es desde el que trabaja de cajero en un Mercadona, hasta la que la que trabaja de dependienta en un Zara. Y creo que hay que combatir esa circunstancia. Pues es igual el que trabaja limpiando escaleras —por decir algo que se considera más obrero—, una chiquita que gana setecientos euros trabajando en Zara, pero como ya no va con uniforme ni se mancha de grasa… pues ya es clase media, aunque esté cobrando una miseria y tenga unas condiciones laborales tremendas… Eso es lo que hay que combatir. Hay que tener un concepto de la clase obrera mucho más amplio.

Toni: A lo mejor hay que referirse a la clase trabajadora, porque mucha gente cuando piensa en la clase obrera piensa en el hombre del mono azul que se sube al andamio.

MARS: Lo que está claro es que el oficialismo interviene en todos los ámbitos, y uno de ellos es el lingüístico. Parece que se han denostado algunos términos y entre ellos el de «clase obrera» parece que no existe. Todo el mundo desea adscribirse a una clase en la que por naturaleza y condición social no le pertenece estar.  Si tú haces una encuesta y preguntas a la gente qué se considera, lo primero que dicen es “clase media”. ¿Clase media? Si tú eres un desgraciado, un trabajador, un asalariado…

Nega: Ya no solo se ha criminalizado el concepto de clase obrera, se ha criminalizado la pobreza en sí. Porque si dices clase obrera asumes que tienes bajos ingresos, que estás en el escalafón más bajo de la sociedad, y claro, cuando tienes un bombardeo permanente que te dice que si eres pobre es por tu culpa, no porque hay un sistema montado que no te da trabajo o que te da unas condiciones laborales de mierda… Todo el discurso este de “esfuérzate, sonríe, emprende, monta una empresa…” viene de Estados Unidos, y viene a decir que no hay pobres sino que hay losers, es decir, que mi pobreza no  responde a una serie de condiciones socioeconómicas sino a mi propia incapacidad para estudiar chino mandarín por la noche, hacer un cursillo de no sé qué…

Así que si soy pobre es porque quiero, es por mi culpa. Te ponen el ejemplo del emprendedor, del gilipollas de la bolsa que dice “mira, yo empecé de cero”, y luego fíjate en el auge de los libros de autoayuda.  Vas ahora a un aeropuerto, a una estación de tren, y el ochenta o el noventa por ciento de los libros son esa mierda, autoayuda: “cómo quitar personas tóxicas de tu vida, cómo hacerse millonario, cómo montarte tu empresa…”; joder, si fuera tan fácil, el mundo no estaría como está. El problema es que dan soluciones individuales a problemas que son colectivos, porque que tú estés en paro, no es un problema individual, es un problema social que se engloba en un engranaje que es el sistema socioeconómico y demás.

El discurso de “esfuérzate, sonríe, emprende…” viene a decir que no hay pobres, sino losers

MARS: Y de todos modos, si tú pierdes noción de lo que realmente eres, de cuál es tu condición, de cuál es la realidad que vives día a día… pues es la manera más fácil de no reivindicar tu propia naturaleza, negando tu condición de obrero y pretendiendo ser algo que no eres.

Nega: Para terminar peleando no por los intereses de tu clase, sino por los intereses de arriba. Ya lo hemos visto a la gente como loca con el tema del impuesto de sucesiones, cuando realmente ese impuesto solo lo paga el 3% de la población… que a ti no te va a afectar tío. El impuesto se pone para la gente que tiene dinero, posesiones, y la gente se pone como si les estuvieses robando el pan prácticamente. Eso es pues neoliberalismo en vena.

MARS: Es una decisión interesada, tú niegas tu naturaleza de clase obrera, y con ella niegas la ideología que está íntimamente relacionada con ella. Niegas el marxismo, niegas el anarquismo…

Nega: Lo vemos cada vez que un colectivo laboral se moviliza. Cuando se movilizan los controladores aéreos “son unos privilegiados”, cuando se movilizan los profesores “son unos privilegiados”, ahora que se movilizan los estibadores “son unos privilegiados”… Aquí todo el mundo es un privilegiado.  A ver si los privilegiados van a ser los que lo dicen… No sé, tío, es tremendo, y es tremendo ver cómo la gente de abajo se come ese discurso. Como el ejemplo de los estibadores, no es que ganen mucho, es que tú ganas muy poco, esa es la movida. Pero nos lo venden como que si se lo bajan a los estibadores nos lo suben al resto. Eso no va a pasar tío. Si se lo bajan a ellos, a ti que no estás ni organizado… imagínate lo que van a hacer contigo.

NTD: Teniendo en cuenta lo que me decís, ¿el papel de músico donde se sitúa o qué papel juega en relación a la clase obrera?

MARS: Es que no hay diferencias. Me considero clase obrera con independencia de lo que esté haciendo en cada momento. No me considero un estatus por encima o por debajo, por el mero hecho de que esté, participe y forme parte de un grupo de música. No establezco diferencias, hay  gente que pertenece a la clase obrera y es completamente ajena a ella en cuanto a actitud.

Toni: Creo que dependiendo del músico puedes diferenciar. Pero dentro de determinado circuito o público… tampoco te creas que somos Springsteen… Nos dedicamos a hacer muchos conciertos para poder vivir de ello. Al final, sí tienes que trabajar, no todos los días porque es distinto trabajo, pero trabajar para llenar tu nevera…

Nega: El día que se paran los conciertos se paran tus ingresos. No como gente que está ahí arriba que pude tirarse tres años sin tocar y luego vuelve. Esto es la clase obrera de la música. O curras o….

NTD: Creo que se está generando cierto estigma respecto hacia el propio concepto de sello en general, vosotros que estáis en uno, ¿cómo lo tratáis? No estoy hablando de BOA, estoy hablando de lo que significa un sello en general.

Toni: Pues en el momento en el que cierras un contrato con ellos, en el cual no te exigen que cambies tu manera de pensar, tu manera de escribir, o tu manera de componer, está bien. Si tú haces lo mismo que estabas haciendo fuera de un sello, pero dentro de él, lo único que estás haciendo es beneficiarte de una estructura que ellos tienen y tú no, relacionada con la fabricación, la distribución y cierta publicidad que no tenías fuera del sello. Lo que tú haces es darles tu trabajo para que ellos lo distribuyan y sacar cierto beneficio ambos. No es que el sello te compre el disco y luego lo maneje a su antojo. No te dicen que cambies las letras. Entonces, si no cambias tu manera de escribir, de componer y de hacer música a pesar de estar en un sello, da igual estar en uno o no.

Nega: La gente es muy ignorante porque piensan que la música funciona como hace treinta años, que llegabas al sello discográfico y el tío que lo llevaba te decía: “Yo os voy a lanzar, os voy a adelantar x cantidad de dinero…” Y hoy en día no es así, hoy en día no se venden discos apenas, y la gente igual piensa en BOA como una multinacional que extiende sus tentáculos por todo el globo cuando no deja de ser una compañía más o menos independiente. Que no es Warner ni Sony, ni cualquiera de las pocas que quedan, porque quedan tres o cuatro grandes.

Es más fácil que alguien venga a un concierto nuestro que a una manifestación

NTD: También os digo una cosa, aunque fichaseis por un sello de los más grandes, si éste os prometiese una súper proyección, pensaría, “Estos tíos se contradicen”. Pero, por otro lado, pensaría: “Estos tíos están generando un fantasma, que aunque ya no sean ellos, consigue que su voz llegue a más gente”.

Nega: Claro. Lo que pasa es que aquí hay mucho complejo. Public Enemy, Rise Against, Pearl Jam… pueden estar en un sello o en un subsello de una multinacional  y no pasa nada, pero si lo hace uno de aquí, vamos… Ya estás crucificado.

Toni: Ahora con el nivel de ventas se puede decir que tú ganas lo que generas en ventas, bueno lo poquito que generas, porque ahora no es que se venda. Entonces, tampoco  creo que trabajar  tampoco Warner o Sony sea muy distinto. Quizá tienen un poco más de dinero para meter tu publicidad.

Nega: Estoy seguro de que si nosotros hoy día saliésemos  por Warner o Universal (de hecho, ha habido alguna de las grandes que han venido a buscarnos) íbamos a sacar lo mismo que estoy sacando en BOA.  La música ha cambiado, y a nosotros nos va a salir igual, así que prefiero estar con BOA porque son gente con la que llevamos años currando, es peña guay y ya está.

NTD: Cuando escuchas el disco, de alguna manera sientes como te insufla cierto ánimo, sin embargo, cuando luego te encuentras en la praxis, las cosas no son tan fáciles ni tan claras. ¿Cómo afrontáis el mundo de la praxis, cómo os hacéis cargo? Porque vosotros tenéis un discurso muy limpio y con lo que uno se encuentra es con desastre…

MARS: Creo que todos estamos llenos de contradicciones, incluso en lo personal, desde ese punto de vista, tienes que asumir que esto es un producto.

Nega: No deja de ser agitación y propaganda.

MARS: Lo que procuramos hacer, en la medida de lo posible —y creo que hablo en boca de todos—, es llevar tu día a día posible a eso que predicas. Pero ni somos altavoces de nada ni de nadie, ni estamos por encima, ni tenemos una ética superior a la del resto.

Nega: Ni somos curas de la izquierda ni nada parecido.

MARS: Nadie tiene que buscar en nosotros la pureza de nada. Nosotros hacemos nuestra interpretación de la realidad, lo que pasa es que la plasmamos en canciones y eso hace que tengamos una trascendencia pública. Pero de ahí a convertirnos en poco menos que los paladines de algo, pues no. Somos personas normales, considero, que hacemos música, tenemos nuestras contradicciones y que vivimos en mundo que para nada nos gusta o que en determinadas circunstancias no nos gusta nada en absoluto y que pretendemos cambiar. Y las canciones, entendemos que aparte de dar rienda suelta a nuestra creatividad contribuyen a ello. No creo que aspiremos a mucho más.

La canción protesta no viene a salvar el mundo

Toni: Al final, somos un grupo de música, no digo «un grupo de música más», pero por mucho que tengamos nuestro discurso, lo que estamos vendiendo o dando es un producto musical, forma parte de un grupo, no intentamos tampoco ser abanderados de nada…

Nega: Los grupos, la música comprometida y la canción protesta no vienen a salvar el mundo.

MARS: La gente tiene la necesidad de que le estén salvando permanentemente. “Me tiene que salvar mi equipo de futbol, me tiene que salvar el tipo que he elegido en las elecciones, me tiene que salvar mi grupo de música…”. No, haz por salvarte tú, no me estés pidiendo lecciones a mí, cuando tú estás lleno de suspenso.

NTD: De todas maneras, sí creo que podéis jugar más influencia en un tipo que se encuentre entre los dieciséis y treinta y seis que cualquier político.

Nega: Antes estábamos comentando que es mucho más fácil que alguien venga a un concierto nuestro, que a que vaya a una manifestación. Vas a un concierto, te juntas con los colegas,  tu entorno, a pasarlo bien, a ligar… y eso está muy bien y es muy fácil que ocurra. Pero que luego esa misma persona acuda a la asamblea de su barrio, a una manifestación o le dedique un par de horas a la militancia… es mucho más difícil. Insisto en la idea de que los grupos no vienen a salvar el mundo.

Toni: Está claro que puedes influir, pero creo que tampoco es…

Nega: Tampoco nos volvamos locos con lo de la influencia. Sí, que habrá chavales que escuchando nuestras letras han acabado militando en un sindicato estudiantil, o en un partido, o en un movimiento social… pero bueno, tampoco estamos aquí para salvar el mundo. Creo que hay otro tipo de herramientas como los movimientos vecinales, los colectivos, las okupas, los partidos políticos, los sindicatos, que están para eso exclusivamente.

NTD: Hago muchas entrevistas a raperos… y últimamente me da la sensación de que la gente piensa que la música tiene un carácter doctrinal. Y no sé, en mi caso escucho Biggie y no vendo crack a embarazadas. No sé, me pregunto, ¿por qué la música no se puede interpretar como ficción, como una película? O simplemente como un relato de algo que ocurre en otro lado.

Nega: Bueno… porque lo dices en primera persona y puede dar lugar a mal entendidos. Antes comentábamos que en El Viento que agita la cebada, Ken Loach narra los inicios del IRA en Irlanda frente a la ocupación británica. A ningún periodista se le ocurre decir que Loach apoya el IRA o apoya el terrorismo porque haga una película sobre eso. Pues en la música sí que es verdad que lo que dices la gente se lo toma al pie de la letra. Parece que si lo dices de viva voz y en primera persona toma más trascendencia. Es complicado.

MARS: De todas maneras, la gente de izquierdas es un público más exigente y crítico. La gente de derechas asume un poco el planteamiento del líder, la línea doctrinal, y a partir de ahí lo siguen y se cuestiona menos las cosas, o se las cuestionan en privado. También es lógico que a nosotros se nos critique.

Nega: Se nos exige el triple que a cualquier otro grupo. De hecho,  tú cuando entrevistas a grupos, ¿les preguntas estas cosas? Es lo que tenéis que hacer los medios si el país está en crisis. Nos hacéis unas entrevistas que parecen defensas doctorales (risas).

MARS: Es la consecuencia de estar en Riot Propaganda.  Pero apúntate una de éstas que nos haces a nosotros y se la haces (risas).

Hay una serie de estructuras que hace que la gente de izquierdas asuma el discurso del enemigo. ¿Por qué un sindicalista no puede comer gambas?

NTD: Creo que se os exige más porque tenéis mucha más proyección que otro grupo de izquierdas.

MARS: El mero hecho de ganar dinero haciendo música es absolutamente intolerable para determinado público. Inadmisible.

NTD: Y a eso, ¿qué respondéis?

Nega: Pues hombre, que me llenen la nevera y me paguen la luz y el gas.

MARS: No es nada nuevo. Nosotros cuando estábamos empezando con Habeas hace veintitantos años eso estaba ahí. Y va a permanecer con independencia de que la industria musical funcione o no funcione, vaya en una dirección o en otra.

Nega: Pero es que eso, además, es una victoria neoliberal. Que haya gente que más o menos se presupone de izquierdas y te digan: “¿Qué haces ganando dinero cobrando entradas y vendiendo tus discos?”. Esa gente tiene el discurso del enemigo tan metido en el cabeza, tan interiorizado, que lo asumen. Al final ese discurso, ¿quién lo dice? Intereconomía o 13Tv cuando dicen: “Mira, un sindicalista comiendo gambas”. ¿No se dan cuenta que  están reproduciendo el discurso de Intereconomía? Y esto pasa porque el neoliberalismo tiene una serie de dispositivos, educación, medios de comunicación, familia, en definitiva, una serie de estructuras que muchas veces hace que la propia gente de izquierdas asuma el discurso del enemigo. ¿Por qué un sindicalista no puede comer gambas?

NTD: Mira, yo reconozco en relación a esto que comentáis que he sido muy crítico escuchándoos sin saber muy bien el porqué.

Nega: Porque tienes el neoliberalismo metido (risas). Es algo que está súper extendido. En muchas entrevistas nos preguntan que cómo llevamos tocar en determinados festivales… que uno piensa: “pero, ¿tú qué te has creído? ¿que he montado un grupo para tocar en la ducha?”.

NTD: De hecho, en otra entrevista dijisteis: “somos un grupo de música, no una institución política”.

Nega: Claro. Es que ser o pertenecer a la izquierda artística, te otorga una serie de licencias que no tiene un político profesional. Creo que eso es una ventaja. Por ejemplo, yo no diría las mismas cosas en una entrevista o en una letra, que en un artículo o en una charla. Son formatos distintos. En un artículo eres más formal, más comedido, diría incluso más profesional. Y en una letra, tienes libertad para ser más transgresor, más incisivo… Creo que diría muy poco por mi parte dar una charla y soltar lo que digo en algunas letras, hay que diferencia los formatos y los contextos.

Toni: Cuando tienes un grupo te permites ciertas licencias artísticas que no te permites en otros aspectos de tu vida.

No somos altavoces de nada ni de nadie ni tenemos una ética superior a la del resto

NTD: Me ha parecido que las canciones tienen un tono más derrotista que en el anterior disco, o que canciones de La estanquera de Saigón. Me suena más a queja que a guantazo, que guantazos hay muchos y con nombres propios… Estoy pensado en dos canciones con las que más claro lo tengo Defensa de la alegría en contraposición con Bienvenidos al paraíso.

Nega: El momento tampoco invita a mucha felicidad, armonía… creo que vivimos un momento social que por mucho que nos vendan la moto de que estamos saliendo de la crisis, no deja de ser propaganda del régimen. Creo que estamos en un momento social jodido. Se sigue desahuciando, se sigue subiendo la luz, la gente prácticamente muriéndose de frío… Nosotros siempre fotografiamos el momento social en el que vivimos y era una obligación hacerlo.

Toni: Cuando sacamos el otro disco teníamos ahí el lema de “2013, el año de la victoria” o “El miedo va a cambiar de bando” y cuando te juntas cuatro años después y la victoria no llega y tampoco el miedo cambia de bando, pues tenía que reflejase un poco ese derrotismo. Aunque tampoco es derrotismo, al final, es realidad, cansancio: las cosas pasan y que siempre seguimos ahí como toda la vida.

NTD: Con la cantidad de nombres propios que decís… ¿cómo lleváis el asunto de la censura?

Nega: Toquemos madera.

Toni: Parece que se va reduciendo. Con Los Chikos solo tuvimos una ciudad un poco tabú y con Riot no hemos tenido problemas. No podemos vivir con ese miedo.

Nega: Tal y como está la situación actual en la que se llevan artistas a la cárcel, a tuiteros anónimos se los lleva a la audiencia nacional… Pues hombre, un poco sí que te rayas.

Public Enemy, Rise Against o Pearl Jam pueden estar en una multi y no pasa nada, pero si lo hace uno de aquí estás crucificado

NTD: Respecto al delito de opinión…

Nega: Pues es eso, un delito de opinión que no tiene cabida en las democracias y en este país sí. Tenemos delito de opinión como es el enaltecimiento del terrorismo y todos estos que se engloban dentro de la ley mordaza. Y es fuerte que en un estado de dentro de la unión europea en pleno 2017 exista. Y ahí lo tenemos. Y a la luz están todos los chavales, tuiteros, grupos y demás que se han llevado.

Toni: A veces, ni siquiera por opinión, a veces, simplemente por reírse de una cosa que no les parece bien a los censores. Poner un chiste no sé si es opinión, es un simple chiste… y por eso te llevan.  Al final, están controlando la opinión y las emociones.

Nega: Te dicen sobre qué puedes reírte y sobre qué no. En este país no puedes reírte de los chistes de Carrero Blanco porque te llevan detenido a la audiencia nacional, y eso es muy fuerte.

NTD: Estoy pensando en todo lo que ocurrió tras la muerte de Bimba

Nega: Pero esos son de derechas, y la derecha puede decir lo que quiera, porque esa ley mordaza, esos “delitos de opinión”, se aplican siempre al mismo bando.

NTD: También me estoy acordando del apoyo que habéis mostrado por Valtonyc.

Nega: Sí claro. Tampoco es que nos llevemos mal. Está claro que le apoyamos en su causa y por su libertad y absolución, por supuesto.

Riot Propaganda