22 mayo, 2018. Por

Rels B

Uno de los iconos de la música urbana española habla con nosotros de sus números y sus canciones
Rels B

La industria musical española sigue esperando el mesías definitivo de la música urbana, que sirva como embajador generacional de una realidad que ha impregnado las derivas pop de prácticamente todo el globo terráqueo. Mientras algunos son alabados por la crítica, otros cuelgan lonas de decenas de metros en la Gran Vía, otros venden gorras y otros se conforman con el salseo de turno, Rels B lo demuestra con cifras, y sin tener el apoyo de ninguna multinacional.

Casi un millón de suscriptores en YouTube (nadie le tose en nuestro país: C. Tangana, Kidd Keo, Natos & Waor, Yung Beef, Dellafuente o Bad Gyal lo miran a decenas o cientos de miles de suscriptores de distancia), más de un millón en Spotify (apenas C. Tangana lo supera, uno de los pocos que ha fichado por una multi) y más de 400.000 en Instagram (apenas Kidd Keo lo supera), siendo el artista español de música urbana con mejor media de seguidores en redes.

Ahora, Rels B regresa con un nuevo álbum editado de manera independiente que en tan solo unas semanas consiguió Siete Discos de Oro y hacerse con el número 1 en el top de streamings en su semana de salida. Con un discurso social rebajado, abriéndole la puerta a futuros acuerdos multinacionales y con un cancionero que ha cogido la deriva pop de los grandes del urban americano, nos acercamos al apartamento de lujo en donde está encerrado Rels B con su mánager (Lex Luthorz, que estaba en la conversación con nosotros), en la misma calle de la sala El Sol, para hablar de su nuevo disco, de independencia, de pasar por el aro, de reggaetón, de matriarcado, de modelos de conducta y de miedos.

“Soy mejor producto que C. Tangana y que PXXR GVNG”

Con Flakk Daniel’s LP has sido siete veces disco de oro, número 1 en streaming en solo unas semanas… ¿tú te ves que estás jugando ya en la liga de los número 1 españoles? La misma en la que juegan Dani Martín, Malú, Pablo Alborán, Melendi

Rels: Yo no me lo creo todavía, pero bueno, los números lo dicen. A mí me parece surrealista todo. He asumido que soy un artista de masas porque no me queda otra, pero no me importa mucho lo de ser más o menos. Me gusta alcanzar esas cifras, pero disfruto más yendo a tocar con amigos, ver que la sala está llena y que vivimos un momento único.

“Soy de esos raperos que quisieron comprar, pero supe decir que no”, dices en el disco. ¿Se puede ser completamente independiente teniendo un alcance de masas?

Rels: Hombre, completamente independiente sería hacerlo yo, y eso es imposible. Yo me rodeo de un equipazo que consigue colocarme en sitios que yo solo no podría, y que con una discográfica sería más fácil, pero pagando un peaje muy alto. Sería más fácil para la salud de todo el equipo estar en una discográfica, pero se puede hacer sin ellos también. Y lo estamos demostrando.

En la frase esa acabas diciendo algo así como “esos cabrones ahora quieren pagar y vamos a exigírselo”. No sé si es una especie de avance, de puerta abierta para que lo próximo que hagas sí sea a través de una multinacional.

Rels: Sí, se está viendo. Hace tiempo hubo unas ofertas que no nos gustaron una mierda, pasamos de ellos y decidimos hacerlo por nuestra cuenta y no nos ha ido mal. Pero en el punto en el que estamos ahora, creemos que puede interesante, al menos valorarlo. No estoy diciendo que vaya a firmar porque me chupan la polla todos (ríe), pero puede ser algo que se puede estudiar; sobre todo para quitarnos trabajo nosotros y poder llegar a otras escalas de una manera más fácil, cerrar otro tipo de trato con otro tipo de gente. Es algo que te puede hacer más grande y con otro estrés. Siendo independiente puedes saltar muchas barreras, pero hay algunas que es difícil sin pasar por la estructura.

Lex: Grupos o artistas independientes a nivel mundial que estén en el top no hay ninguno. Por mucho que venden que sean independientes, por detrás seguro que tienen algún tipo de trato con alguna multinacional.

Rels: Ellos saben que en esto hay pasta. Han hecho un experimento, les ha salido bien y saben que hay pasta.

“Sony fichó a C. Tangana porque fue el que dijo sí. Si yo hubiera dicho que sí a lo mejor estaría yo en su sitio”

¿Ese experimento se llama C. Tangana?

Rels: Sí. Les ha salido bien, de puta madre.

Habían hecho un experimento con PXXR GVNG unos años antes.

Rels: Sí, pero PXXR GVNG tienen los huevos muy cuadrados, esa gente son muy reales.

¿Tú te ves más afín a C. Tangana o a PXXR GVNG?

Rels: (Piensa un rato) A ninguno de los dos (ríe). Pero respeto máximo.

Lex: Es que es completamente diferente a los dos.

Rels: Sí que creo que soy mejor producto.

Tú tenías mejores cifras que C. Tangana, por lo general, cuando Sony decidió ficharlo. ¿Por qué crees que decidieron ficharlo a él y no a ti?

Rels: Porque fue el que dijo que sí. Si yo hubiera dicho que sí a lo mejor estaría yo en su sitio. Yo no quería firmar en ese momento porque eran unas condiciones que no me convencían, y consideraba que podía aspirar a mucho más. Es jugar con tu libertad, jugar con que puede ser que eso te haga infeliz… si te condicionan, quizá ya no te hace feliz. Tú puedes ir al parque a jugar al fútbol y ser súper feliz, pero si te hacen ir todos los días al parque quizás ya te va gustando menos jugar al fútbol. Mi libertad valió más que el dinero.

¿Estás dispuesto a que, si fichas por una multi, puedas perder un poco de esa libertad o de ese anonimato? Que tu cara forre marquesinas y edificios de la Gran Vía, por ejemplo.

Rels: A mí eso me da igual: yo me centro más en la música, intento estar más al margen de todo eso porque no me gusta estar expuesto. Estamos viviendo de lo que nos gusta, que es algo de lo que no podemos quejarnos para nada, y no queremos complicarnos la vida de esa manera si no es necesario. Si llega a ser necesario, pasaremos por el aro. Pero mientras no lo sea, mejor para todos.

Lex: Es como el tema de las entrevistas: nosotros casi no damos entrevistas.

Rels: Hacemos muy pocas porque a mí me incomoda. Es algo de lo que, si puedo quitarme ese tiempo e invertirlo en tomarme un café con mi madre, lo prefiero. Pero entiendo que es algo que de vez en cuando hay que hacer, y que tampoco supone ningún trauma.

“No estoy diciendo que vaya a firmar [con una multinacional] porque me chupan la polla todos, pero es algo que se puede estudiar; sobre todo para quitarnos trabajo nosotros y poder llegar a otras escalas de una manera más fácil”

¿Qué opinión tienes de YouTube y Spotify? Hay alguna canción que quitase de YouTube y ahora es la más escuchada en Spotify (Made in Taiwán); alguna vez criticaste las condiciones económicas de Spotify… ¿Qué relación tienes con ellos?

Rels: Es adaptarte al momento. A mí YouTube me ha cambiado la vida, pero Spotify no. Aunque ahora esté YouTube en un momento de mierda en cuanto a trato con gente independiente, porque mi canal no es VEVO ni nada: no hay ningún trato con mi canal, tiene el pago más bajo de todo YouTube, y da igual que yo tenga casi un millón de suscriptores. El producto que yo pongo en YouTube es el que se lleva el rango de pago más bajo de todo. Bueno, miento, cobran menos los que tienen contenido explícito o desnudos. Pero es muy poco lo que se cobra a través de ellos. Una cuenta de VEVO cobra más, porque la mayoría están asociadas a majors

Al final hay que pasar por el aro…

Rels: No sé…

Lex: Si yo tengo unas natillas de puta madre y las quiero vender en El Corte Inglés va a estar complicado si no formo parte de un mediador que me deje entrar en esa plataforma infranqueable.

Rels: Estar en todo lo alto es imposible: no tenemos el dinero, ni los medios, ni las ganas. Pero estamos a gusto, yo no me quejo…

Lex: No ha parado de crecer el proyecto.

Rels: Podría haber ido más deprisa, pero quizá también me hacía caer muy deprisa.

Lex: Ayer bajó al número 2 del Top 100 de streaming. Pero sigue siendo el número 2, ¿sabes?

¿Y os jode haber bajado al número 2?

Lex: (Ríen) Nunca hubiéramos esperado que pasase lo que está pasando, así que estar donde estamos nos parece alucinante.

Rels: De hecho, le pusimos una canción al sello como cachondeo, y yo le dije al Buco: “Negro, va a ser un cachondeo como ponga que somos número 1… y pasó y ese PDF lo voy a enmarcar”. Si algún día firmo, si me dicen algo podré decir: “Sí, he pasado por el aro, pero antes de esto lo hice solo también: mira lo que hay ahí colgado”.

Los artistas de música urbana estáis demostrando que tenéis millones de visitas y seguidores, pero da la sensación de que os cuesta llenar pabellones y salas del supuesto alcance que se vende que tenéis.

Rels: A nosotros no nos cuesta tanto, tío. Nosotros tenemos unos fans muy fieles. Creo que hay dos tipos de públicos dentro de la movida de música urbana: hay música que genera mucho conflicto y despierta mucha expectación en medios, y genera mucho seguidor curioso, pero también efímero: gente que entra a reírse o ver qué es esto. Pero nosotros de eso no tenemos: los que nos visitan son consumidores que luego vienen a vernos.

Lex: Con los últimos discos hicimos gira con todo sold out, y de una a otra hicimos en sitios más grandes, o duplicando fechas, y se vendió todo.

Rels: En el caso de Cráneo, por ejemplo, tienen una fanbase muy pequeña, pero si sacan mañana 500 sudaderas o 500 copias en cinta de cassette, se van a vender en 24 horas porque sus fans son de verdad. Nosotros más que curiosos tenemos fans de verdad: las visitas están compensadas con el reflejo que hay luego en la gira y en el merchan.

“Mis canciones favoritas son las que no dicen nada profundo. Las de J Balvin, por ejemplo”

¿Sientes que hay artistas que tienen legión y otros que son caricaturas de artistas?

Rels: Sí.

Pero no me quieres decir nombres, entiendo…

Rels: No, paso.

Es fácil hacer cábalas para saber a quién te refieres, aunque no lo quieras mencionar.

Lex: Todo se ve en los números de las giras quién hace conciertos a caché en festivales y quién hace una gira por todos sitios con su nombre y sin estructura detrás.

Sin ir más lejos, Natos & Waor metieron 11.000 personas por segundo año consecutivo en Madrid; y unas semanas después, C. Tangana estaba luchando por hacer dos Rivieras, que son algo más de 3.500 personas entre las dos.

Rels: Tú lo has dicho todo. Yo me quito el sombrero con Natos & Waor.

Lex: Lo de Natos & Waor es una puta pasada.

Rels: También hicieron el número 1 cuando sacaron el disco. Cuando lo vi, flipé. Ole sus huevos.

“Sigo pensando igual [que cuando escribía letras con conciencia social], pero al estar en otro punto tengo otras aspiraciones”

Es verdad que das pocas entrevistas, pero también vi pocas reseñas del disco. Ya por una cuestión de interés general, reseñar el disco del número 1 me parece raro que no se reseñe. ¿Por qué crees que es?

Rels: Porque no soy polémico. No doy de qué hablar. Van a poner que he sacado un disco y listo.

Ya, pero se puede analizar la música y las canciones.

Rels: Ya, pero no daré clicks.

Lex: Somos un equipo pequeño, también.

Ya, pero hay grupos muchísimo más pequeños que vosotros, casi inexistentes, que sí consiguen que su disco salga en medios. Me resulta raro que un número 1 de un género tan en boga como la música urbana se silencie.

Lex: Sí, pero yo creo que si no damos polémica y clicks es más difícil. Nosotros no estamos en la generación de polémicas y peleas y beefs y tal. Es todo amor siempre. Y eso parece que a los medios no le interesa…

Rels: Lo he dicho en Instagram estos días: apenas dos medios habían hablado del disco, y éramos número 1 igual.

¿Es la confirmación de que los medios ya dan (o damos) igual?

Rels: Los medios van a la chicha, donde hay algo que despierte expectación.

“Hay dos tipos de públicos dentro de la movida de música urbana: hay música que genera mucho conflicto y despierta mucha expectación en medios, y genera mucho seguidor curioso, pero también efímero: gente que entra a reírse o ver qué es esto. Pero nosotros de eso no tenemos: los que nos visitan son consumidores que luego vienen a vernos”

¿Te preocupa caer bien o caer mal? Ya no solo en los medios, sino en general.

Rels: No, tío. Que me conozcan. Soy una persona sencilla.

Siempre hay una imagen creada de los artistas. ¿Cuál crees que es la imagen que hay creada de ti por parte de la opinión pública?

Rels: No sé… No tirarme pedos en público (ríe). No, es broma. Nunca me he parado a pensar en la imagen.

Lex: Lo bueno que tiene él es que es tal cual lo estás viendo.

Rels: No tengo nada que esconder. No es que se pone zapatillas y reloj para la entrevista o las fotos. Es tal cual es, caminando solo por la calle o en una ronda de entrevistas.

En la reseña que hizo mi compañero Manuel Jubera en la MondoSonoro hablaba de cierta deriva pop de las canciones del disco. ¿Ibas buscando equilibrar la balanza hacia ese lado, hacia canciones más melódicas, más cantables, más cerca del hit?

Rels: Me ha salido así, no he buscado anda. He intentado hacer la música que a mí me gustaría consumir, y me da igual cómo se lo catalogue, sea pop, rap o lo que sea. Es mi disco y punto.

“El producto que yo pongo en YouTube es el que se lleva el rango de pago más bajo de todo”

Siempre has intentado evitar las etiquetas. Pero en este disco sí que hay un sonido que puede recordar al tratamiento de discos como los de The Weeknd o Justin Bieber, un rollo muy americano. ¿Tomasteis modelos a la hora de currar?

Rels: No, pero sí que en este disco quería mostrarme más como cantante. La corista de mis bolos me enseñó a cantar y traté de plasmar la manera en la que me encontraba más cómodo cantando. No sé en qué sitio leí que el disco estaba más currado musicalmente, pero que las letras eran más simples. ¿Por qué me voy a poner a darte una chapa si te puedo dar una letra que entiendas, tiene buena melodía y la entiendes igual?

Esas letras que he escrito son las mejores que he podido poner a estas canciones: no quiero hablar más que eso, no tengo por qué ponerme a decir burradas. Mucha gente cuando escuchó el disco por primera vez decía que bueno, que se lo esperaban mejor; y cuando fueron escuchando una segunda o una tercera se han puto enganchado al disco. Parece que no te dice nada, pero musicalmente te engancha y te dice mucho.

¿Dices que te acusan de que falta más reflexión, más profundo?

Rels: Algo así. Pero mis canciones favoritas son las que no dicen nada profundo. Me encanta J Balvin, por ejemplo, y nunca dice nada en sus canciones: melodías guays, bien trabajado el ritmo… Para hacer canciones con poso social hay gente que tiene cosas mucho más interesantes que decir que lo que digo yo.

Pero sí que has tenido canciones antes que tenían cierto toque crítico.

Rels: Antes sí, pero era más chaval. Hoy en día no hubiera sacado esas canciones.

“¿Por qué me voy a poner a darte una chapa si te puedo dar una letra que entiendas, tiene buena melodía y la entiendes igual? […] No tengo por qué ponerme a decir burradas”

Pero estamos hablando de hace un año o año y poco. Me acuerdo que en Borracho en el salón decías cosas como: “esta es la música más comercial que puedes escuchar en este momento”. Sin embargo, parece que tanto en medios como en festivales te esquivan.

Rels: No me refería a mí en esa canción, sino al género: este género, tanto yo como cualquiera que lo practique, hasta un chaval que hace rap cabezón, es súper comercial ahora mismo, mucho más que muchísimos artistas pop. Natos & Waor hacen rap underground, y ahí están, petándolo.

A mí me llamó la atención que, en la misma semana, Kase.O metiese más de 15.000 personas en el Wizink Center y en el Tag Music Festival que se celebró ahí esos días, no pasasteis de las 5 o 6.000 personas entre tú, C. Tangana, Bad Gyal, Dellafuente, Mueveloreina… Es una cifra digna, pero realmente no es esa fotografía del cambio de paradigma en la escena.

Rels: Ya, pero Kase pilla a muchas generaciones, y peña que no le gusta el rap. Él ha sido EL rap. Si escuchas rap, sabes quién es y te gusta.

¿Crees que tú lo puedes superar?

Rels: No sé, no quiero pensar en eso.

“[Los medios no hablan de mí] porque no soy polémico, no doy de qué hablar. Es todo amor siempre. Y eso parece que no les interesa…”

Hay una canción, Reina de picas, que juegas con el reggaetón. Has dicho varias veces que te gusta el género. ¿Te gustaría seguir explorando?

Rels: Creo que todavía no estoy a la altura de hacer el reggaetón que me gustaría hacer. Si me viera capaz de hacer reggaetón bueno, lo haría sin duda, pero ahora mismo me encuentro más cómodo en otro estilo.

¿Quién dirías que hace “reggaetón bueno” ahora mismo?

Rels: J Balvin para mí es el rey: no dice cosas conflictivas, hace melodías guapas, te hace bailar… Ozuna también me mola. De los nuevos eso, y de los viejos Daddy Yankee, Tego Calderón, Don Omar

Lex: Arcángel, tío.

Rels: A mí Arcángel nunca me ha llegado a molar del todo. Wisin & Yandel también me molan.

 “Si me viera capaz de hacer reggaetón bueno, lo haría sin duda, pero ahora mismo me encuentro más cómodo en otro estilo”

Mencionas mucho a tu madre en las letras no solo de este disco, sino prácticamente de todas tus épocas. Parece que es tu musa romántica: no es tanto esa chica imaginada, sino que tu musa es tu madre.

Rels: Mi madre es mi ídolo: le debo todo, me dio la vida, me trajo aquí. ¿Por qué no? Además, se pone contenta. Cuando lee en una entrevista que digo esto se pone contentísima. Ella está por delante de todo.

Antes había más conciencia social en tus letras: hablabas mucho de que curraste de obrero y camarero; y ahora cantas sobre las zapatillas que te molan o sobre beber champagne en un Grammy. ¿Cambiaste la mentalidad política e ideológica?

Rels: Creo que sigo pensando igual, pero al estar en otro punto tengo otras aspiraciones…

¿En algún momento has considerado que tienes cierta responsabilidad civil o social por llegar a tanta masa de gente?

Rels: Eso me da igual. Yo hago la música que a mí me gusta. Sí que tienes que ir con cuidado, pero no voy a decir cosas que no pienso nunca.

“Si pierdes el miedo se pierde también la gracia, el nervio”

Hay una frase de Diles que dices: “diles que ya no tengo miedo”. ¿En algún momento lo tuviste?

Rels: Sí, tío. Creas que no, este mundillo es muy fugaz, y a veces no sabes si va a ir bien y te vas a poder dedicar a eso o en dos meses vas a tener que estar echando currículum otra vez. Muchas veces me he preguntado qué pasaría si todo esto se acaba; pero gracias a lo que ha pasado estamos mucho más tranquilos y viendo que la cosa avanza y que nos podemos empezar a creer que vamos a estar un buen tiempo viviendo de esto, y que hay cierta estabilidad.

¿Desapareció el miedo a desaparecer del mapa musical?

Rels: No, si pierdes el miedo se pierde también la gracia, el nervio. Nunca hay que perder el miedo del todo, pero haber perdido un poquito de todo el que tenía me gusta, me da más tranquilidad.

Gira
16.06: Barcelona. Sónar Festival
29.06: Madrid (Getafe). Carpe Diem Festival

Rels B