15 noviembre, 2018. Por

Playoff

Resignificación futbolera, feminismo y teatro divulgativo para reeducar a la juventud
Playoff

Hablamos del llamado deporte rey. Momentos previos a un partido de fútbol (aunque mole más la palabra balompié). El vestuario, panteón sagrado. Bromas. Cánticos… Seguro que muchos se han imaginado a un grupo de tíos cuando se plantea este escenario, ¿no?

Bueno, ¿y por qué no mujeres? Así, como con todo, el machismo está incrustado en nuestros cerebros y La Joven Compañía quiere aportar su granito de arena escénica para educar a los jóvenes y erradicar conceptos que deberían quedarse en tiempos pasados a través su nuevo espectáculo: Playoff, que tras estrenarse el pasado mes de febrero ahora regresa a Conde Duque con funciones programadas hasta el 24 de noviembre.

La acción de este nuevo espectáculo, escrito por Marta Buchaca y dirigido por José Luis Arellano transcurre íntegramente en un vestuario femenino durante un partido decisivo para 7 mujeres que ponen ante los ojos del espectador sus dimes y diretes, anhelos, necesidades, reivindicaciones y pasiones con el objeto de conseguir un espectáculo en el que las protagonistas absolutas sean, por fin, ellas.

“Aunque no llega a la altura de sus predecesores, el nuevo montaje de La Nueva Compañía sigue siendo un instrumento de comunicación más que efectivo para llegar a los jóvenes”

Aunque el nuevo montaje de La Nueva Compañía tal vez no llega a la altura de sus predecesores, sigue siendo un instrumento de comunicación más que efectivo para llegar a los jóvenes (que al fin y al cabo es su intención primigenia). Entre los contras, el texto de Buchaca intenta abarcar demasiados temas (aparte del central de feminismo y deporte) y peca de querer meter en este vestuario más de lo que sería efectivo. Demasiados conflictos (incluidos asuntos familiares, amorosos -heterosexuales y lésbicos- y enfermedades, que está bien para poner sobre la mesa ciertas cosas, pero como decimos, todo a la vez es un poco too much). ¿Es algo que podría pasar en la realidad? Puede ser… Pero todo el mundo diría que no resulta creíble.

El primer acto presenta, además, un exceso musical (cada minuto y medio aproximadamente empiezan a cantar a voz en grito, tal cual eterno retorno nietzscheano) y unas caracterizaciones que pueden caer en una cierta paradoja. Y es que el feminismo no consiste en hacer “parecer” a las mujeres más fuertes por la forma en que se mueven y se expresan. Ahí la dirección de Arellano (siempre en estos montajes de La Joven Compañía enfocada a la energía desbocada de la adolescencia, que plasma a la perfección y engancha a su público) tal vez juega en contra del mensaje que se quiere transmitir.

Eso sí, las protagonistas (Cristina Bertol, Neus Cortès, Ana Escriu, Yolanda Fernández, Cris Gallego, María Romero y Cristina Varona) se dejan la piel, consiguiendo momentos de tremenda fuerza y conexión grupal. Hay que decir también que la puesta en escena de Arellano, mantiene el ritmo y resulta muy atractiva estéticamente, incluyendo momentos y soluciones tremendamente interesantes; no es fácil tampoco recrear escenas de un partido de fútbol en escena.

Así que el resultado de este partido escénico, aun habiendo podido ganar por goleada esta nueva propuesta, termina sólo con una ligera ventaja, pero sigue siendo algo positivo para la compañía: no hay que olvidar que, ya sólo por el hecho de dirigirse a su público de la manera en que lo hacen y formar nuevos espectadores, es para hacerles la ola siete veces seguidas y desgañitarse gritando “Campeones”. Bueno, no: “Campeonas”.

Playoff