26 enero, 2018. Por

Play Out

Ambición, dinero y muerte por éxito: las vergüenzas del ser humano, a escena
Play Out

Es propio del artista desear que su obra se vea reconocida. Es propio del artista y escritor desear que su obra sea la protagonista. Pero, ¿es propio del artista y el escritor desear ser reconocido por sí mismo y no por su obra? ¿Es propio del artista y el escritor desear que ser él el protagonista? Todas las opciones son válidas, solo que la falsa humildad de la que solemos ir sobrados los autores no deja ver más allá del primer preámbulo. En otros casos, sin embargo, y sin polígrafo a mano para saber si es cierto, hasta parece verdad que no hay ambición ni intención en el escritor que leemos. Y eso es lo que le pasa a Carlos en Play Out, que acaba «muriendo de éxito» sin quererlo por el ego de los demás.

El joven consiguió un gran reconocimiento por su primera novela: creativo, despierto, ávido en el arte de la palabra, pero un dramático de los que se llevan ahora sin ganas de hacer mucho más con su vida. La videoconsola es su bien más preciado, antes lo era Nora, su mujer, que decide irse de casa ante tanta falta de atención.  Y ahí empieza todo. Un todo que ya hemos visto muchas veces sobre las tablas. Un compendio de lugares comunes tanto en el montaje como en el guión y que llega a resultar a veces aburrido. La mujer histérica que toma calmantes para no enfrentarse a la pasividad de su pareja y que finalmente termina yéndose a casa de “la suegra” –una figura de la que a estas alturas se sigue tirando para provocar la risa con comentarios despectivos- y aislarse de la insoportable situación.

«La obra nace con la intención de mostrar las vergüenzas que el ser humano saca a la luz cuando la ambición y el dinero se juntan»

Al día siguiente, Carlos tiene un accidente y se le da por muerto.  A título póstumo, los reconocimientos a su obra son incesantes y muy rentables para su viuda y su mejor amigo, Koldo. Como buen primer punto de acción, la obra toma ritmo en el escenario y en los diálogos del guión de Teresa Calo, pero no hay muchos más. Lola Baldrich es el nombre fuerte de este cartel e interpreta al único personaje femenino del montaje, al que intenta dotar de esa naturalidad tan suya pero que termina sobreactuando en los momentos más límite.

Play Out, muriendo de éxito, que se puede ver los sábados de enero en los madrileños Teatros Luchana, nace con la intención de mostrar las vergüenzas que el ser humano saca a la luz cuando la ambición y el dinero se juntan. Nora y Koldo podrían ser la mentira y la codicia en persona; Carlos la ignorancia. Pero no son más que Nora, Koldo y Carlos, como tú y como yo.

Play Out