6 julio, 2018. Por

Penny Necklace

La artista madrileña se monta su propio ‘Colors’: estrenamos el primer capítulo
Penny Necklace

Hace un año, Penny Necklace se sumergía en el universo de los pantones, de las gamas cromáticas, de las temperaturas asociadas a los colores, para crear una suerte de ópera conceptual con un objetivo: hallar La Luz.

Vaya si la encontró: su último material discográfico permitió que saltase el charco, que reafirmara su espacio en el circuito alternativo y que comenzara a encontrar una identidad tan cerca del synthpop de autor como de la psicodelia más etérea, pero sin desatender su interés por las atmósferas abiertas y las melodías redondas.

Aprovechando el concepto del disco, y el constante movimiento e inquietud de un proyecto que sigue abriendo frentes, La Luz se convierte en excusa para levantar un nuevo proyecto: una suerte de simulacro de la serie de vídeos conceptuales Colors, prácticamente un género de videoclips registrados en directo en sí mismo, que ha creado a medias Odette Suárez de Puga, alma máter de Penny Necklace, y el realizador Juan Carlos Vannini, han decidido recrear este cromático cancionero.

En Notodo estrenaremos las tres primeras: hoy os traemos Amarillo, la canción y vídeo que abre esta serie; y de paso hablamos con Odette para que nos cuenta qué es lo que la ha motivado a llevar a cabo este colorido proyecto pop, que estará poniendo fin a la gira dentro de unos días: el próximo viernes 27 de julio en la madrileña sala Moby Dick, para el que puedes comprar las entradas en este enlace.

¿Por qué has montado tu propia sesión ‘Colors’? ¿Fue idea tuya, del director …?

Es una referencia en común que nos unió y animó a trabajar juntos. Una idea limpia y potente que da espacio a lo importante. El minimalismo de una habitación vacía como continente de una canción me parece apasionante y poco común, ya que lo normal es compartirlo en espacios llenos de gente. El color lo inunda todo.

Serán nueve vídeos, uno por canción. ¿Lo habéis trabajado casi como si fuera la temporada de una especie de serie o programa musical? ¿Habéis buscado diferenciar cada uno de los vídeos?

El formato audiovisual acompaña mejor a La Luz como disco conceptual esférico. En realidad, siempre he querido hacer vídeos de los álbumes completos, pero los medios son limitados y he llegado a hacer menos. Esta vez simplificamos al máximo para poder grabar todos en un mismo espacio y en una doble jornada continua la serie entera, que, como fue el disco y todo lo que vamos haciendo, saldrá en fascículos, generando expectación y una línea argumental dilatada en el tiempo. La habilidad de posproducción de Juancho ha sido crucial para hacerlo posible.

La Luz responde a los estados anímicos del duelo desde el lenguaje de la sinestesia, representando cada sentimiento con un color. Aún a pesar de ser un proceso en espiral en este proceso se van quemando capas hasta llegar a La Luz, el Blanco, y así esta construida esta serie 9/9 con pequeñas diferencias instrumentales y lumínicas principalmente.

¿Crees que dándole este empaque cromático a los vídeos se va a entender mejor el concepto del disco?

No siempre cuanta más información más legible. Creo que no se trata tanto de entenderlo como de percibirlo y sentirlo sin grandes prejuicios. La Luz es expresión pura que busca conectar y explotar una emoción. El resto no importa.

Haz click en la imagen para comrpar tu entrada

¿La inspiración para las canciones partió de esta gama cromática, o fue al revés: te encontraste con canciones que transmitían ‘luces’ diferentes?

Las ideas brotaron como una masa de conceptos y melodías enlazando varios mundos de forma visceral, materia, forma, recuerdos, sensaciones, texturas, lugares y, por supuesto, luces. Los colores me sirven como lenguaje abstracto establecido para organizar mis pensamientos sin dar una respuesta directa a la canción sino dándole especial importancia al propio proceso creativo. Es una investigación personal sobre la interjección de los sentidos, las percepciones subterráneas sin clasificar.

En los vídeos apareces completamente sola, aunque en los directos vas con banda. ¿Es esta una manera de mostrar la autosuficiencia del proyecto?

Penny Necklace es un proyecto personal. En los directos voy tanto en set sola, con loopers, secuencias, samplers, sintes y guitarra en la versión reducida mas electrónica, como con la banda cañón normalmente con la batería de Marco Lipparelle, Joe Samano al bajo, la guitarra de Laia Alsina y Charlie Moreno a los sintes, sin abandonar los juguetitos. No me siento comprometida con el formato sino que resuelvo según el proyecto. Penny Necklace no es autosuficiente en concepto sino libre y mutante. Lo que de veras lo alimenta son las colaboraciones y la experimentación con las canciones. Me lo tomo como un juego y aprendizaje constante.

¿Te planteas poder llevar este formato estético (tú sola con un fondo que va cambiando según el color) al directo o es un proyecto que solo va a vivir en YouTube?

Ya he ido probando proyecciones y acciones lumínicas con los colores de la luz, que le dan empaque y fomentan esa sensibilidad cromática que intento impulsar con el disco. También es cierto que cada sala, escenario y técnico de luces ha hecho una reinterpretación distinta y no tengo un colaborador fijo en este aspecto, pero lo estoy buscando… En la presentación que hicimos del disco en la Sala El Sol trabajamos con Raquel Rodriguez, iluminadora de teatro e increíble artista, que empezó a buscar un lenguaje escenográfico para estas canciones. Seguimos en proceso y es emocionante e increíble.

Penny Necklace