4 abril, 2017. Por

Niños Mutantes

Entre el suelo y el cielo
Niños Mutantes

Niños Mutantes tienen nuevo álbum, titulado Diez, un trabajo mucho más furioso que lo que venían ofreciendo los granadinos en anteriores trabajos y que les sirve como terapia para superar la crisis que sufrieron el pasado año, que casi acaba con el grupo.

Para hablar acerca de las circunstancias que rodean al álbum, nos reunimos con la banda al completo (Juan Alberto Martínez, Miguel Haro, Andrés López y Nani Castañeda) en un bar del madrileño barrio de Malasaña.

 

Notodo: Resulta paradójico que, tras uno de los momentos más especiales de vuestra carrera (vuestro disco tributo y el concierto Mutanciones, celebrado en abril de 2016 en La Riviera), casi os separáis. ¿No debería haberos dado alas en vez de quitároslas?

Juan Alberto: Esto es como las peleas más grandes que hay en una familia, que suelen ser en las cenas de Navidad y una Nochebuena maravillosa puede acabar a tiros. Quizás tuvimos tanta tensión emocional con lo de las Mutanciones que igual nos quedamos un poco tocados. No sé si fue casualidad o consecuencia, pero aquello fue muy emocionante, ver cómo tanta gente que admiramos había preparado versiones. Era un concierto arriesgado, con muchas intervenciones y tal vez después de aquello acabamos exhaustos emocionalmente.

Nani: Hay una cosa importante, y es que nosotros somos músicos, somos una banda de rock, no somos una corporación ni una secta… somos cuatro personas que generalmente se llevan bien, pero con distintas formas de entender el mundo, de plantear los ensayos, de enfocar la creación de un disco y eso multiplicado por veinte años, diez discos y miles de kilómetros en la carretera, pues en algún momento tiene que estallar. Eso le pasa a Niños Mutantes y pasa en todos lados, hay bandas que no llegan a los diez años y nosotros llevamos ya veinte. Las bandas se desestabilizan normalmente por la incapacidad de personalidades fuertes de seguir en un proyecto común. La diferencia con nosotros es que es que nosotros hemos decidido contarlo, a modo de terapia. Ha sido una catarsis aceptarlo, y en este caso, en vez de contárselo a un psicólogo, se lo hemos contado a nuestro público. La gente casi está más sorprendida de que lo hayamos contado que de que haya pasado.

No somos una corporación ni una secta: somos una banda de rock

NTD: Diez es un álbum que rezuma rabia y eso se refleja en temas más potentes, guitarras más afiladas y también en unas letras más cáusticas. ¿Es un álbum de autoafirmación? ¿Son las alas que necesitabais para seguir en la brecha?

Juan Alberto: Puede ser… nos hemos movido por acción-reacción. El anterior disco, El Futuro, pretendía ser luminoso, guiando nuestros pasos en medio de la oscuridad y aquí nos hemos lanzado a la víscera, con emociones mucho más intensas que los intentos de autoayuda del disco anterior.

Nani: Hay un concepto muy guay, a medias entre Juan Alberto y Paco Loco, y es que durante años hemos intentado buscar el estribillo perfecto y en este disco nos hemos dedicado a buscar la estrofa perfecta. No es cierto del todo, porque también tiene estribillos muy chulos, pero denota una intención que sí es verdad, que es buscar más el músculo de la canción, estrofas más desarrolladas que te ponen histérico porque no acaba de llegar el estribillo de la canción. Hemos buscado dar el placer del estribillo un poco más tarde y no de primeras.

NTD: Si hubiera que concretar un tema del disco que resumiría vuestra crisis y la posterior resolución, ¿sería NM? El título ya da pistas, pero la letra, (con frases como “nos guiará una idea lúcida que nos salvará de un destino trágico”) no deja lugar a dudas…

Juan Alberto: Esa canción cuenta que somos un grupo de amigos a la vez que somos un grupo de música. Si solamente fuéramos un grupo de amigos, nuestras crisis y nuestras peleas habrían acabado con nuestra amistad, porque no habría habido algo que nos uniera y le diera sentido a que siguiéramos juntos, pero sí lo ha habido. Seguimos sintiendo que hay magia cuando tocamos juntos. Nos entendemos perfectamente cuando nos colgamos los instrumentos.

Nani: Compartimos muy profundamente el discurso de Juan Alberto en sus letras. Disfrutamos mucho cantándolas en el local y en los conciertos. Con otro tipo de letras más livianas no sería lo mismo.

Juan Alberto: Eso no me lo dices luego por WhatsApp… (risas)

NTD: Por otro lado, en FGL, dedicada a Lorca, icono granadino, también parece que habéis querido rebuscar entre vuestros orígenes… ¿es Diez también un trabajo en el que habéis tenido que volveros a encontrar para poder seguir juntos?

Juan Alberto: Quizás es el primer disco nuestro en el que hay referencias granadinas muy explícitas. Está FGL, hacia el final de la letra de Glaciares y volcanes hay frases que son de Bodas de sangre de Lorca, hay combinaciones de acordes que tiran un poco hacia el flamenco, pero tampoco es un camino que queramos seguir, no es el nuestro, pero también está en nuestro ADN. No ha sido algo a idea, nos ha salido así.

Nani: FGL es una canción que me suena a puro britpop de los 90, me parecía muy chulo mostrar una letra que le quería hacer sobre la traición granadina a Federico García Lorca, pero dentro de una canción nada folclórica. También me ha gustado hacer la letra en primera persona, como si fuera Federico el que habla, sé que es algo atrevido pero a mis compañeros les pareció una buena idea.

Juan Alberto: Nani en cada disco mete alguna letra y yo tengo un trabajo de interiorizarla y en esta canción me ha costado menos que en otras ocasiones  porque la letra tiene frases muy certeras sobre Granada. Granada es una ciudad muy bonita, que ha dado mucha cultura y muchos grupos de rock pero también es una ciudad que asesinó a su mejor poeta.

Antes buscábamos el estribillo perfecto: en este disco buscamos la estrofa perfecta

NTD: Parece curiosa la elección de Pura Vida como single, con esos aires blues-rock y ese riff que parece influenciado por The Black Keys… ¿qué razón hubo para ello?

Andrés: Perseguíamos salirnos un poco del patrón, pero con una canción de mucha calidad, a nuestro juicio. Queríamos que la gente se percatara de que los Mutantes estábamos investigando.

Nani: Queríamos que fuera un zarpazo en toda regla con la canción de adelanto. No queríamos una canción más de pop, que la gente pudiera rechazar o enamorarse de ella, pero fuera lo que fuera, que no se quedara indiferente.

Juan Alberto: Ha sido una búsqueda consciente, no queríamos que lo primero que sonara fuera continuista. Queríamos que se notara una ruptura y a aquellos que les interese seguir investigando lo que teníamos que ofrecer en el disco nuevo, pues estupendo; y a aquellos que no les interese, pues no nos interesan.

El objetivo era llevar al extremo las canciones, darles un pulso más agresivo

NTD: Hay temas como Menú del día, Glaciares y volcanes o Jovencita, que tienen un sonido, un pulso rítmico que puede recordar a León Benavente… ¿fue algo intencionado el hecho de elegir a Abraham Boba y a César Verdú como productores y que imprimieran la pátina sonora de su grupo a vuestras canciones?

Juan Alberto: Cuando pensamos en ellos no fue pensando en que el disco iba a tener un peso eléctrico importante, sino más bien porque los admirábamos mucho. No los vemos solo como León Benavente, vemos a César que ha sido técnico de La Buena Vida y de Los Planetas, que ha tocado la batería en Schwarz y a Abraham Boba como el teclista de Nacho Vegas y Julio De La Rosa, como alguien que tiene discos en solitario… los veíamos como unos tíos muy completos, que tienen mucho bagaje y que podían compenetrarse muy bien. De hecho, llevaban muchos años desentendidos de la producción, pero les encantó la idea.

Nani: En ellos hemos buscado al hermano mayor que te da collejas cuando te desvías del objetivo. El objetivo en este caso era llevar al extremo las canciones, darles un pulso más agresivo y ellos nos han ido dando collejas para llevar las canciones a un terreno que no fuera el que ya habíamos recorrido en los tres discos anteriores.

Granada es una ciudad que ha dado mucha cultura pero que también asesinó a su mejor poeta

NTD: Entre los festivales de verano en los que vais a actuar, está el SanSan festival, que ha sido noticia (y polémica) por la inclusión de Los Del Río en su cartel. ¿Qué os parece?

Juan Alberto: Nos hace mucha ilusión, porque somos seguidores de Los Del Río desde antes de Macarena. La gente tiene que escuchar los discos que sacaron anteriormente, porque hay mucho que descubrir. En fin, a mí me parece una payasada. A mí no me gustan Los Del Río, pero ellos tienen su público y tienen derecho a tocar donde les dé la gana. Me parece bastante lamentable por parte de la organización que hayan intentado llamar la atención con esto y es un signo peligroso de dónde podemos acabar.

NTD: ¿Se están traspasando fronteras que tal vez hubiera sido mejor dejar lejos? Hay festivales, como el Sonorama, que han incluido a Raphael o a el Dúo Dinámico en sus carteles, pero son grupos referentes del pop en español, que han ejercido una influencia, no como Los Del Río. ¿Han entendido mal el concepto los del SanSan?

Juan Alberto: Creo que no han entendido mal el concepto. Su concepto era llamar la atención y lo han conseguido. Otros festivales sí tenían un concepto, que era buscar a gente que lleva muchísimos años metida en este mundo y que podía tener unos valores musicales interesantes para el público que iba a asistir.

Nani: Por otro lado, es una organización privada que monta un festival privado y el que no quiera ir a ver a Los Del Río, pues que no vaya. Tan simple como eso. No hay que darle más trascendencia de la que tiene.

Lo de Los Del Río en el SanSan es un signo peligroso de dónde podemos acabar

NTD: Ya que sois dados a versionar ¿qué tal una de Los Del Río?

Nani: Por ahí seguramente no pasaríamos. Su segunda canción más famosa es Sevilla tiene un color especial y unos granadinos hablando de Sevilla… pues mal plan.

Juan Alberto: La herida está demasiado abierta todavía, hay que verlo con más perspectiva. Mi primera reacción cuando me enteré, fue decir de no ir a tocar al SanSan, pero sería algo absurdo: hay mucha más gente en ese cartel que hace música interesante.

Miguel: Lo de meter a Los Del Río ha sido pasarse un poco de la raya, pero comparto lo que dice Nani: es un festival privado y luego al fin y al cabo es la decisión del público de ir a verlos o no. Si veo a 25.000 personas en su concierto bailando la Macarena, lloraré. El año que viene, que lleven a alguien a tocar el Paquito el chocolatero, que tampoco está muy lejos.

Juan Alberto: Creo que a Raphael, al Dúo Dinamico o a Los Chichos en el Primavera Sound, la gente no iba a reírse de sus conciertos. Quien iba era porque había canciones que habían oído desde niños, pero quien vaya a ver a Los Del Río en el SanSan, va a ir a descojonarse un rato. Para unir humor y música, ya hay grupos como Ojete Calor.

Gira:
06.04: Almería. Madchester Club
13.04: Benidorm. SanSan Festival
06.05: Madrid. Ochoymedio
13.05: Granada. En Órbita
29.06: Cáceres. SonoraCC Festival
15.07: Caldas de Reis. PortAmérica
01.09: Guadalajara. Festival Gigante

Niños Mutantes