13 julio, 2011. Por

A facturar con Amy

A facturar con Amy

Sabíamos que sucedería, pero al muerto casi no le dio tiempo a enfriarse y ya se están lucrando con ella. Amy Winehouse no sólo ha dejado huella sino que ha sido más comentada su muerte que la masacre de Noruega. La británica ha dejado un cadáver joven y talentoso y, a buen seguro, con muchas maravillas por grabar que no se han podido debido a sus excesos y su repentina muerte. Aún así, los sellos ya están pensando (o quizá ya lo tenían preparado, como el caso de Antonio Vega, que salió un recopilatorio con sus canciones a las 24h. de haber muerto) en cómo sacar rédito a este boom mediático y artístico que fue, es y será la Wino.

El Grandes Éxitos era inevitable, y aunque dos discos no dan para demasiado, ya en 2008 se había editado un recopilatorio con sus singles y canciones más celebradas y, en algunos países, con la inclusión del DVD I Told You I Was Trouble. Pues ahora ese mismo material ve su reedición, se publica en más países y lanza a los cuatro vientos el legado más ineludible de la británica. Así y todo probablemente sea su disco de canciones inéditas el que más llama la atención. Sabíamos que Amy había grabado en Jamaica un disco más cerca del reggae y los sonidos tropicales que de su soul-pop de estadio, y probablemente por ahí vayan los tiros cuando se pongan a revolver en los desechos de la soulwoman. Veremos si Universal e Island Records se aprovechan de esto y hacen evidente lo que ya se sabe: levantar un muerto da mucha pasta.

A facturar con Amy