4 abril, 2018. Por

Nat Simons

“‘Lights’ es una etapa nueva, luminosa, fuerte y con carácter. Me veo reflejada en él”
Nat Simons

Después de convencer a propios y ajenos con su disco de debut, Home On High (2013), la compositora y cantante madrileña Nat Simons acaba de publicar Lights (2018). Un segundo disco grabado en el corazón de los Estados Unidos bajo la producción de Gary Louris para el que la madrileña se ha empapado de los sonidos que conforman el country y la americana. A punto de comenzar la gira de presentación de dicho álbum, hablamos con Nat Simons sobre lo que le ha movido a componerlo, así como el presente y el futuro del folk de raíz americana en España.

Home On High tuvo una acogida muy cálida tanto entre la crítica como en el público más aficionado a esto de la americana. Siempre se habla de la presión del segundo disco, más cuando el primer trabajo de un artista ha tenido un mínimo de éxito. ¿Has experimentado algo de esto mientras preparabas Lights?

Nat Simons: Pues sí. Además, como tu dices, yo creo que el segundo disco es… no el definitivo, pero el que marca la carrera de un artista. Es donde te lo juegas todo. Y para mí era súper importante. Con este disco quería encontrar mi sonido, un poco más mi estilo. Que definiera un poco más mi personalidad. Y por eso le he dado muchísima importancia a ese sonido, a vestir las canciones de una manera que me representaran. Y por eso he buscado algo más actual. Porque, realmente, me gusta mucho la música de mi generación, tanto cosas que se están haciendo aquí en Europa como en los Estados Unidos, y quería indagar un poco en eso.

“Creo que el segundo disco es… no el definitivo, pero el que marca la carrera de un artista. Es donde te lo juegas todo”

Quería huir de cómo en Home On High las canciones están vestidas con arreglos un poco más clásicos, y en este disco quería arreglos más actuales. Que le dieran un toque, una personalidad de ahora. Parte de la experiencia de irme para allá ha sido buscar gente, que aquí es muy difícil encontrar gente que entienda la música americana como la entienden allí, y me parecía súper interesante tocar con músicos de allí. Ver qué toque le daban.

¿Cuánta diferencia hace el hecho de irse a Carolina del Norte a grabar? ¿Tan diferente es el lugar?

Es muy diferente. Para mí ha sido un poco huir de mi zona de confort. Porque aquí grabar es muy fácil, estás en casa y lo tienes todo más a mano. Y allí lo hice un poco a propósito lo de vivir una experiencia antes de grabar el disco. Por eso me fui antes y estuve más tiempo, para empaparme de todas esas emociones que iba a vivir. Y yo noté mucho, también, la diferencia de tocar con gente de allí. El cómo entienden la música. Me parece muy peculiar que tocara con gente que no conocía de nada, más que de escucharlos en su grupo, pero a los que no conocía personalmente, y que fuera increíble el cómo conectamos. Como si entendieran mi música perfectamente sin tener que decirles casi nada. Me resultó bastante impactante eso de primera mano, que supieran tocarlo tan bien y tan natural.

Y, ¿por qué no ir a Nashville? Al fin y al cabo, es la Meca de este estilo musical…

Estuve a punto de irme a Nashville pero se cruzó por el camino Gary Louris. Iba a ir a grabar con el productor de Margo Price pero se tuvo él un problema que habría retrasado mucho la grabación. Así que dije que no podía ser y dio la casualidad de que volvió Gary Louris a dar un concierto con The Jayhawks en la Joy Eslava y ahí fue cuando inicié la conversación para grabar un disco con él. Parecía predestinado que fuera Carolina del Norte porque él vivía en Minneapolis y se mudaba a Carolina del Norte justo en el momento en el que yo quería grabar el disco. Y gracias a eso grabé con Hiss Golden Messenger y no con otros músicos de Minneapolis. La verdad es que estoy súper contenta de haber grabado con esa banda.

“El público cada vez va creciendo más. La gente se va haciendo al sonido americano”

¿Cómo crees que puede funcionar o que está funcionando este sonido tan americano en España?

En estos últimos años yo creo que se ha ido abriendo un poco el público a eso. Cada vez vienen más artistas americanos. Como voy a muchos conciertos, veo que el público cada vez va creciendo más. La gente se va haciendo al sonido americano. Aunque creo que en España estamos más acostumbrados al sonido americano de raíces negras, como del góspel o del soul y no tanto al country alternativo y de americana, que está empezando ahora a emerger. Pero lo veo cada vez mejor.

Incluso en castellano hay muchos artistas que le dan un toque americano. Rebeca Jiménez, por ejemplo, o Quique González. Somos muchos los que bebemos de esas influencias, aunque no sea en inglés. Pero por eso me he ido a Estados Unidos, para ver qué se respira allí. Si tuviera que hacer un disco de rancheras, me iría a México seguramente a ver qué hay. Me gusta meterme en diferentes ambientes. Creo que enriquece musicalmente.

En Estados Unidos hay varios festivales específicos de americana y en Inglaterra, incluso, hay alguno. ¿Ves que puede ser factible algo así en España? ¿Crees que habría público?

Realmente ha empezado con el Huercasa Country Festival, que tiene una mezcla de estilo, porque tira más al country que hacia el rock. Es un ejemplo de festival que lleva grupos americanos o a gente que haga americana en España. Creo que hubo también otro festival en Santander, pero que no repitió ediciones. Pero sí que cada vez hay más festivales que se centran en americana. A mí me gustaría que hubiera alguno así grande en Madrid, pero que englobara más, no solo el country. Que llevara a gente como Joana Serrat pero también a otras como Laura Cantrell, más amplio.

“Si tuviera que hacer un disco de rancheras, me iría a México seguramente a ver qué hay. Me gusta meterme en diferentes ambientes. Creo que enriquece musicalmente”

¿A qué luces hace referencia el título de este nuevo disco?

Realmente es un título que ha salido de dónde vengo. Porque Home On High era, para mí, como la oscuridad. Venía de una etapa más… depresiva, puede decirse, o más oscura. Entonces ha sido como mi camino hacia la luz. Este segundo disco ha sido una etapa muy importante en mi vida, en la que me he sentido súper segura, en la que me he dado cuenta de muchas cosas y he reflexionado mucho y, al final, como que he visto la luz. Y el disco define un poco ese optimismo, esa fuerza. Ahora escucho Home On High y lo oigo de una manera diferente. Es una etapa absolutamente diferente. Vengo de otro lado, soy otra persona. Así que por eso he titulado así el disco: porque después de la oscuridad viene la luz.

Realmente suenan muy distintos ambos álbumes, aunque nunca habría dicho que vienen de etapas tan diferentes.

Son la noche y el día, básicamente. Lights es una etapa nueva, luminosa, fuerte y con carácter. Me veo reflejada en él.

Aún antes de irte a Estados Unidos a empaparte del estilo, ¿cuáles fueron las fuentes de inspiración?

Con este disco me he querido alejar un poco de las raíces, porque es verdad que siempre he escuchado mucho folk clásico, que me gusta muchísimo la música de los 50, los 60 y el blues. Pero he querido investigar en qué se está haciendo ahora entre gente de mi generación, que estemos un poco en la misma onda. Me han influenciado muchos grupos, aunque no solo americanos, como First Aid Kit.

“‘Lights es una etapa nueva, luminosa, fuerte y con carácter. Me veo reflejada en él”

En la presentación de Lights se menciona a grupos como First Aid Kit o Brandi Carlile, que acaban de publicar discos también. ¿Cómo pones el tuyo en el contexto de lo que se está publicando en el género últimamente?

First Aid Kit me ha influenciado mucho. No sé si te has dado cuenta de que el disco tiene muchas melodías vocales. Los grupos que hacen ese tipo de canciones, como ellas o Nikki Lane, me impacta mucho esa importancia que le dan a las melodías vocales. Eso me influye un montón a la hora de componer. Componiendo pensaba ya en esa segunda voz. Creo que ha sido un referente en ese sentido.

Además, de First Aid Kit me gusta mucho la forma de arreglar los discos, me parece muy elegante. Me parece que engancha. Antes de contactar con Gary me puse en contacto con su productor. Pero al final lo de Gary salió tan natural que decidí irme con él. Pero sí, una idea que tenía era hacer una producción tipo la de First Aid Kit para el disco. Habría sido totalmente diferente. Pero estoy súper contenta de haberlo hecho así al final.

“Me gusta mucho ese tipo de artista que no se encierra en un estilo, sino que le inspiran ciertos estilos y, con su personalidad, los vuelca en el disco. Eso me ha motivado a no encerrarme”

También he tenido muy presente a Ryan Adams, y creo que se nota. De Ryan Adams no me gusta solo su música, sino el cómo toma la música. Me parece súper inspirador porque es una persona que no se encierra en sacar siempre el mismo disco, sino que te sorprende con cada uno nuevo. Me gusta mucho ese tipo de artista que no se encierra en un estilo, sino que le inspiran ciertos estilos y, con su personalidad, los vuelca en el disco. Eso me ha motivado a no encerrarme.

También Israel Nash, todos sus discos me parecen muy buenos. Y a la hora de componer ese rock americano me ha influenciado mucho. Es como hacía Tom Petty, que daba mucha importancia a las melodías. Que sean melodías que suenen tan bien en eléctrico como en acústico con una guitarra tú solo. Me parecía fundamental que mi disco fuera así, que pudiera tocar las canciones tanto yo sola tanto como con una banda de rock.

Sí que se nota mucho en el disco lo que mencionas de la versatilidad de cara a los estilos. En el tramo final del disco, especialmente No One Compares e Into The Woods, suenan completamente diferentes del anterior disco, pero más atmosféricos que las primeras canciones de Lights. Hay una evolución ahí. Cada vez que lo escucho me parece que suena más a dos EPs diferentes, aunque no sea inconexo.

Puede ser a donde quiero ir un poco. Eso es muy de Israel Nash: sus primeros discos son de rock americano acústico, más limpio y luego te saca Rain Plants (2013), que es un disco súper atmosférico, envolvente y casi psicodélico. En este disco empieza como un Israel Nash de sus primeros tiempos y, al final, se vuelve algo así. No te extrañe si el próximo disco es todo súper atmosférico y loco, porque me gusta mucho ese sonido.

“Me gusta jugar con la intensidad, que la gente vaya como en un viaje. Me parece interesante tener un disco tan variado, porque puedo jugar muchísimo”

¿Cómo vas a exponer todo esto de cara a los conciertos de la gira que vas a empezar ahora?

Me parece súper interesante porque me gusta mucho la variedad dentro de un concierto. Me gusta mucho el dinamismo, que no sea un concierto todo el rato en el mismo tiempo de rock o que sea todo acústico. Me gusta jugar con la intensidad. Me gusta, por ejemplo, empezar con fuerza y meterlo luego en un rollo psicodélico para pasar luego a lo acústico. Me gusta que la gente vaya como en un viaje. Me parece interesante tener un disco tan variado porque puedo jugar muchísimo.

¿Cómo ves los próximos meses?

Va a haber muchos conciertos. Vamos a hacer una gira bastante grande todo el año, tanto con banda como en formato trío acústico. Será una gira intensa, con festivales, que para mi va a ser una experiencia, porque no lo he vivido nunca.

GIRA:
06.04: Madrid, The Secret Social Club.
13.04: Granada, Granada Experience 2018.
04.05: Zaragoza, Sala de Armas.
20.05: Castellón, Red Pier Fest 2018.
31.05: Barcelona, Primavera Sound 2018.
01.06: Huesca, El Veintiuno.
02.06: Ferrol, Teatro Jofre.
29.06-08.07: Gijón, Metropoli Gijón 2018.
08-12.08: Aranda de Duero, Sonorama Ribera 2018.

Nat Simons