24 febrero, 2016. Por

BØRNS

Dopamine
BØRNS mezcla synthpop con neo-reggae y estándares a lo crooner en su primera colección de hits
BØRNS

Fundiendo y confundiendo con su androginia interpretativa, el jovencísimo (acaba de cumplir 24 años) Garrett Borns impone, reparte y exhibe a gusto y a raudales dualidades en su álbum debut: sobre todo, la de las nuevas vías que ha inaugurado retromodernamente el pop sintético de nuestros días con, por un lado, esa romántica, hedonista y fluorescente colisión entre la música de estándares de mediados de siglo XX (en donde los crooners abrazaban el pie de micrófono enfundados en sus chaquetas de satín y sus perfectos peinados pelimojados), y por otro, con una suerte de reggae-sin-reggae, de corte lento, narcóticamente ensoñador, como un porro de purpurina.

Y es que, hedonistamente narcótico pero inmediatamente accesible, bailongo y cantarín, el debut de BØRNS ha sido una de las mejores noticias de finales de 2015: un ejercicio que nos introduce directamente en “los ganglios basales del cerebro” (sitio en el que actúa directamente la dopamina) para poner en contacto a MGMT con Tuxedo, a TR/ST con Austra, a Mika con Gossip, a The Rapture con Beach House. Un cóctel de purpurina híbrida, con trazas negroides tropicales perfectamente mezcladas con esos trazos sintéticos, coloridos y oscuros, alevosamente noctámbulos, que convierten al jovencito en el nuevo héroe de la generación 199x.

Dopamine es una colisión curiosa la que despliegan BØRNS; y es que el arranque de su bestial ejercicio de debut nos deja perlas que parece querer o bien unir synthpop con imaginería reggae o bien deconstruir el rastafarismo por la vía de la maquinola y los filtros indietrónicos (10,000 Emerald Pools, Dug My Heart, Overight Sensation o American Money), impone un choque suave, a unos 6 km/h, entre la rocktrónica de St. Vincent y un crooner de estándares al estilo de los que suenan en la banda sonora de, para que nos entendamos, la serie Velvet o un Frank Sinatra internado en un sintetizador de dos canales (Electric Love, Past Lives, Dopamine o Holy Ghost, esta segunda en una mezcla de Motown, Muse y Scissor Sisters), se acerca con sigilo a una romántica nueva visión del dreampop de Beach House (The Emotion o Clouds) y hasta crea una cruza entre los Jackson 5 y MGMT apta para la radiofórmula (Fool). Pura lujuria.

BØRNS

+ INFO

Artista: BØRNS

�lbum: Dopamine

G�nero: Synth dub

Discogr�fica: Interscope Records / Universal

A�o: 2015