12 junio, 2015. Por

Paracaídas

La calma al aire
Paracaídas: 'La palabra que mejor define a Paracaídas es esa que le gusta tanto a Esperanza Aguirre: libertad'
Paracaídas

Ya lo dijeron Alejandro Sanz y Melendi: después de la tormenta siempre llega la calma. Con otro sentido, Paracaídas decidieron comenzar un leve descenso desde las alturas del pop más onírico, gravitante, lírico, intenso, cuando debutaron hace unos meses con Pensamiento de paz durante un ataque aéreo, un 10’’ que sirvió para poner en circulación un proyecto hecho a trazos con miembros de Atención Tsunami, Autumn Comets o Dol, entre otros.

Esa dosis de nanas alternativas, tan post-rockeras y slowcore como postales lanzadas desde el aire, son una alegoría de la calma y la paz. Algo que pondrán en común, primero, esta noche en el Teatro del Arte madrileño, en uno de los últimos conciertos de esta primavera del ciclo SON Estrella Galicia; y dentro de unos días, coprotagonizando el II Día de la Música de Notodo.com.

Con Miguel y Pablo, la mitad de Paracaídas y los socios fundadores de esta nueva franquicia pop hemos chateado a través de un HangOut de Google en donde hemos hablado de democracias internas, maniobras de escapismo y MasterChef, entre otras cosas.

Notodo: El origen de Paracaídas erais vosotros dos, creo, en una versión muy mínima. ¿Qué os llevó a replantear el formato y ser cuatro?
Miguel Bellas:
Yo secretamente siempre había contado con Choco (no me puedo separar de él, eso es un hecho). Pero los primeros ensayos solo guitarra y batería a mí me fliparon. Nunca había tocado con otro bataca que no fuera Aarón y fue como cambiar de novia.
Pablo Palomo: Hummm.
Digamos que Choco apareció por los ensayos. Venía a arreglar guitarras y deambular por ahí.
Un día cayó encima de un sinte… y voilá.
Y Dol nos lo pidió un día a las 4 de la mañana, rollo »dejadme tocar, ¿no?».
“La palabra que mejor define a Paracaídas es esa que le gusta tanto a Esperanza Aguirre: libertad. ”
Notodo: ¿Sonaba muy diferente la historia de cuando ensayabais los dos solos a cuando entraron ellos, ibais de White Stripes por la vida?
Pablo:
Nosotros dos éramos algo raro, pero tenía su aquél.
No voy a negar que me jodió un poco al principio…
No, es broma, pero es cierto que la idea de tener algo con Miguel, él y yo, propuesto por él, me hacía ilusión.
Al final y al cabo ellos me han visto crecer como batería y como, ejem, persona.
Miguel: Estaba claro que acabaríamos tocando juntos.
Desde que nos conocimos.
Vamos, yo lo tenía claro.
Pero volviendo a tu pregunta, yo creo que en el fondo hemos mantenido el rollo. Obviamente hay más cosas, pero… no sé… yo veo la esencia parecida.

Notodo: ¿Qué es lo que tenéis en Paracaídas que no creéis que exista en Atención Tsunami, Autumn Comets, Karen Koltrane o Incendios? ¿Creéis que suena más algo de alguno de vuestros proyectos en Paracaídas o los vivís con completa independencia?
Pablo:
La palabra clave es esa que le gusta tanto a Esperanza Aguirre: libertad. Creo que estaba claro y era una premisa el tener en Paracaídas un proyecto en el que tal vez no buscar el triple salto mortal que buscamos con nuestros otros proyectos.
Miguel: Yo lo visualizo como si en el punto de partida en mi cabeza, Paracaídas e Incendios estuvieran muy cercanos y muy lejanos del resto. A medida que pasa el tiempo por cada lado se va haciendo un camino y creo que nos vamos alejando.
Que cada grupo va encontrando su hábitat en el que está cómodo. Porque Paracaídas e Incendios surgieron casi a la vez en realidad como un afluente de Atención Tsunami. Fue como arrancar del proyecto Atención Tsunami mis cancioncillas que hasta entonces discurrían ahí un poco soterradas entre tanto hit eléctrico.
Pero lo que dices, Pablo, es verdad. En Paracaídas todo es muy fácil. Prácticamente no hay discusión y las canciones se sacan adelante e ilusionan casi inmediatamente. Sin buscar nada muy complejo. Estamos cómodos en el menos es más, ¿no?
Pablo: Totalmente. Lo que pasa con Miguel es que está constantemente en funcionamiento. Los esqueletos de las canciones parten de él. Él sabe hacia qué lado mirar y si una canción funcionará mejor con unos o con otros. Así lo observo desde fuera. O desde dentro, según se mire.
“Estamos cómodos en el menos es más ”
Notodo: Para quien intente simplificar y decir que todas las bandas sonáis "más o menos igual", ¿qué matices o cosas diríais que tenéis de diferencial en Paracaídas que no hay en vuestras otras bandas?
Miguel:
Aire.
Pablo: Calma.
Miguel: Qué cursi nos ha quedado eso… jajajaja.
Pablo: Nos hemos pasado meses sin ensayar, y al retomarlo es como si no hubiera pasado el tiempo.
Aire, calma, constancia, la nueva fragancia.

Notodo: Sois el AmbiPur del indie.
Miguel:
Pero es verdad. Si coges una canción de Incendios (o de Atención Tsunami), en general es muy difícil que haya espacio en blanco.
Pablo: ¡Intenta hacer que Aarón esté sin entrar con la batería tres minutos como yo con Paracaídas!
Miguel: Aquí suenan durante mucho rato instrumentos en solitario, voces, etc…
Pablo: Por eso decía lo de la calma: no hay obsesión por llenar. Las canciones varían muy poco desde los primeros ensayos hasta que se terminan.
“La etiqueta slowcore suena a »no hay resquicio aquí para alegrías, amigo». ”
Notodo: ¿Creéis que “slowcore” es esa la etiqueta que mejor os define o tenéis una mejor y más justa?
Miguel:
Joder, en Barcelona alguien dijo otra etiqueta pero no consigo recordarla.
Es como cuando David Saavedra dijo que Atención Tsunami hacíamos afrocore y lo clavó.
Pablo: Creo que tenemos más luz que lo que engloba el slowcore. Slowcore suena a »no hay resquicio aquí para alegrías, amigo».

Notodo: Sois menos emo que el slowcore, igual.
Pablo:
Suena a insulto de los 90 eso: »sois menos emo que el slowcore, pringaos».
Me cuesta mucho definir lo que hacemos. Me gusta más explicarlo en un par de frases.
Miguel: Yo diría que hay slowcore y post-rock (en su vertiente arpegios bonitos, no crescendos GY!BE). Pero claro, luego cantas en castellano y la gente puede pensar más en Antonio Vega como me dijeron el otro día (que me parece guay).

Notodo: A mí me recuerda bastante a la etapa de Antonio Vega de Anatomía de una ola. Igual os falta el jaco.
Miguel:
jajajajaja!
Pablo: A mí me han dicho que desde Low a Iván Ferreiro. Toma ya.
“No creemos que Paracaídas algo marciano o no digerible ”
Notodo: Entonces sois Lowcore
Pablo:
Yo creo que si le dices a una de estas personas que sólo escuchan post rock (las hay) que vengan a vernos, saldrá diciendo que ESTO NO ES POST ROCK.
Miguel: Es que esto de etiquetar tampoco da para mucho me parece a mí. Las canciones tratan de ser bonitas y emocionar al personal. Básicamente es eso.
Pablo: ¿"Slowcore luminoso" te vale?

Notodo: En reseñas o cuando se os pide referencias aparecen nombres como los de (otra vez) Low, Sun Kil Moon, American Football, Migala, Sparklehorse, Radical Face… ¿pero qué otro tipo de referencias, sobre todo extramusicales, pululan por el universo de Paracaídas?
Pablo:
Infinitas. Desde el título del disco, a Sans Soleil o canciones nuevas que llevan a Miguel de vuelta a su colegio mayor.
Miguel: Poesía y cine, sobre todo. Ahí hay muchas fuentes. El disco empieza con Neil Hilborn, y da un indicativo de nuestro discurso.

Notodo: Habéis mencionado a Chris Marker alguna vez.
Miguel:
Yo creo que hay algo en la poesía, que es en realidad a lo que se dedica Chris Marker también, que hace que nuestras grises viditas brillen de vez en cuando.
“Si le dices a una de estas personas que sólo escuchan post-rock que vengan a vernos dirán: ESTO NO ES POST ROCK
Notodo: El título lo cogéis prestado de Virginia Woolf. ¿Qué tiene ese texto de inspirador o que, al menos, creéis que tan bien cuaja con vuestra propuesta?
Miguel:
¿¡Puedo invitar a Rodrigo al chat!? ¿Puedo, puedo?

Notodo: ¡Claro!

(Miguel ha añadido a Rodrigo Sancho Ferrer a la conversación)

Pablo: Rodrigo es tu hombre. No le discutimos el título en ningún momento.
Hola, Dol.
Rodrigo Sancho: ¡Hola! El título del disco está robado de un relato en el que la escritora, tumbada en la cama, escucha el enésimo bombardeo de los alemanes en el blitz de Londres de la Segunda Guerra Mundial.
La idea de conseguir encontrar en ese momento un pensamiento de calma y tranquilidad, de paz en definitiva me parecía que encajaba con la deriva compositiva del grupo y el rollo en general (esto es como quedarse castigado a recitar la lección con la clase vacía).
"El único refugio antiaéreo seguro" lo llama ella en el relato. Y esa es la idea.
Miguel: Él lo explica mejor que nosotros. No hace justicia nuestra explicación. Y el nombre del grupo viene de una parida de conversación sobre el miedo a volar y tal.
Pablo: La recuerdo, en tu sofá en Calle Madera
Miguel: A mí me flipó porque en ese momento estábamos muuuuuuuuy atascados con Atención Tsunami y las cosas pintaban muy mal. Me gustó la idea de que montar un nuevo grupo pudiera significar un paracaídas también para Atención Tsunami.
“Las canciones varían muy poco desde los primeros ensayos hasta que se terminan. ”
Notodo: ¿Y lo significó? ¿Paracaídas salvó a Atención Tsunami?
Pablo:
Hablábamos de lo que molaría un súper paracaídas que frenara una caída desde el aire. Mazorra, un amigo, dijo: »Miguel, eres físico, qué gilipollez estás diciendo».
Miguel: jajajajaja!
Pablo: Hasta fantaseamos con una portada de EP bastante curiosa. Y poco realizable.
Miguel: Paracaídas no salvó a Atención Tsunami pero creo que arrancar tanto Paracaídas como Incendios hizo que las tensiones que había en Atención Tsunami se olvidasen un poco. Era una locura coger una canción entre cinco personas y querer llevarla cada uno a un terreno. Porque el problema siempre había sido ese quizá, la falta de definición.
Ahora ya hay cosas que no necesito conseguir con Atención Tsunami porque ya las consigo con Paracaídas. No sé si me explico.

Notodo: ¿Eso quiere decir que Atención Tsunami funciona más "democráticamente" (sin entenderlo como una connotación necesariamente positiva en este caso)?
Miguel:
Siempre ha sido así y es muy complicado. Pero en los últimos tiempos le hemos intentado colocar a Álvaro (NdeR: cantante de Atención Tsunami) una cierta responsabilidad de líder y creo que la cosa funciona mejor. Cada uno se ocupa de su parcela.
Pablo: Malditos soviets.
“Arrancar Paracaídas e Incendios hizo que las tensiones que había en Atención Tsunami se olvidasen ”
Notodo: jajajaja!
Miguel:
Nos hemos llegado a pasar con una canción seis meses de ensayos.
Y no estoy exagerando.
Pablo: De hecho, una de mis canciones favoritas de Atención Tsunami no está grabada.

Notodo: Róbasela, ¿no? montáis otro grupo con Choco y la grabáis.
Pablo:
La pido por mi cumpleaños cada año. Nada. Esto es real. Creo que es lo único que les he criticado, y podría decirse que en los últimos años soy la persona que ha estado más cerca de ellos a la hora de componer, grabar, etc…
La capacidad de desestimar canciones que grupos se pasarían años y jamás harían. Con Paracaídas eso no sucede.

Notodo: El disco sólo tiene cinco canciones y media, no es un EP pero tampoco un LP, es un 10» pero para el GPS no es suficiente. Recuerda a ese formato de casi-disco que Iván Ferreiro sacó al principio, aquel Las siete y media. ¿Proyectáis en el horizonte otro trabajo de Paracaídas?
Miguel:

Pablo: Ojalá grabar ya.
Este viernes tocaremos qué… ¿otras cinco nuevas?
Miguel: Tenemos medio disco enfilado con canciones creo que mucho más potentes. Más inmediatas. Potentes de potencial, no de cañeras.
Pablo: Mi favorita de Paracaídas y casi de las que ha hecho Miguel (y ya es decir) estará en el nuevo de Paracaídas.
Miguel: Lo de la duración del disco tiene su explicación en que no teníamos tiempo material para grabar. Se grabó todo en dos días, en Subsonic. Pero necesitábamos tener algo material que enseñar.
¡Éramos un grupo abstracto!
Escogimos casi en orden cronológico. Son nuestras primeras canciones.
Pablo: De hecho, no sabíamos muy bien cómo iba a ser la acogida, o si iba a haberla siquiera. Realmente fue la inercia la que nos ha ido marcando los pasos con Paracaídas, ¿no, Miguel?
Miguel: Mmm… quizá sí.
Aunque yo lo veo más como que las cosas van cayendo por su propio peso.
Hay una cosa muy importante para mí y que me hace seguir tocando en grupos y es que tu última canción sea la que más te ilusiona.
Eso es totalmente así ahora mismo en todos los frentes. Cuando deje de serlo, mal.
Y no lo digo en plan ilusión por lo nuevo y tal. Me refiero a pensar que lo último que estás haciendo es la leche. Aunque no lo sea, ahí está el combustible. Y otra cosa que quería decir antes de que empiece MasterChef
Pablo: Paracaídas no vemos MasterChef. Falaz.
Miguel: Es que el grupo nace de una amistad. Ese es motivo de que toquemos juntos.
La idea es tener un grupo con casi cada uno de tus amigos
Pablo: Mira, Alan
“No buscamos el triple salto mortal que sí pretendemos con nuestros otros proyectos ”
Notodo: Miro…
Pablo:
Yo estaba muy jodido en aquella época. Miguel me llamó en agosto para decirme que quería hacer algo y que quería hacerlo conmigo.
Miguel: …gonna cry
Pablo: Y te prometo que ese fue el principio de algo para mí.
Yo conocí a esta gente con 19 años. Mi tercer concierto. Ellos haciendo canciones gigantes con Healthcontrol y, de repente, se convierten en mi grupo de amigos, y años más tarde en mi grupo. Creo que puedo decir que tengo suerte por eso, y ser consciente de que la tengo es brutal.
Miguel: Hay que decir que yo fantaseo mucho con hacer un rollo de esos estilo grupo canadiense con todo el mundo. Dos batacas, 6 guitarras, sintes como si no hubiera mañana…
Todo llegará.

Notodo: Bueno, para ir acabando…
Pablo:
LA CONTESTO YO: VEO COMO GANADOR A CARLOS (NdeR: chascarrillo para MasterChefófilos).

Notodo: Tanto con Healthcontrol en el pasado como con Atención Tsunami, Incendios y ahora con Paracaídas habéis sacado vuestros discos vosotros mismos. ¿Lo hacéis por una cuestión de filosofía del proyecto o porque los sellos pasan de grupos de vuestro perfil, por lo general?
Miguel:
Al principio por lo primero. Luego por lo segundo. Ahora estamos como a medio camino. Por un lado, me fliparía delegar TODO lo que no fuera musical y tener el respaldo de un sello molón. Marc (Foehn), ¡fíchanos de una vez!
“El grupo nace de una amistad: ese es motivo de que toquemos juntos. ”
Notodo: ¿Lo habéis intentado con el disco de Paracaídas?
Miguel: Marc
me dijo: "Muy fino". Pero por otro lado nada me haría más feliz que llegar a conseguir que Récords del Mundo nos diera para no perder pasta y que la cosa funcionara a otro nivel.
Pablo: Otra cosa no, pero valientes (o suicidas…)
Miguel: Tenemos la suerte de tener curro y en vez de invertir en casas y coches, lo hacemos en esto.

Notodo: Es vuestra casa de putas particular.
Miguel:
Ahí le has dado.

Notodo: ¿Qué diferencia a Récords del Mundo de Estoescasa (si lo diferencia algo)?
Miguel:
La diferencia fundamental es que con Estoescasa sacamos discos también de otra gente, el Junio de Havalina o Why Go por ejemplo. Aunque desde dentro era fundamentalmente la plataforma a través de la que editar nuestros discos (primero como Healthcontrol y luego ya con AT e Incendios) la imagen desde fuera era un poco confusa. Ahora creo que el mensaje está más claro: RDM es la casa de Incendios, Paracaídas y Atención Tsunami.
Además, estamos intentando dar un pasito más y no solos ser un cuño en los discos y una tienda online. Me refiero a que hacemos un trabajo real de promo con los lanzamientos, organizamos eventos, etc.
El nombre mola más. ¡Eso es un hecho! Y tenemos bolsitos emoticono wink.
“Funcionamos mejor en espacios pequeños, pero creemos que tenemos sitios en festivales como el SinSal o el Primavera Sound ”
Notodo: En enero celebrasteis la primera edición del Fosbury. ¿Seguiréis haciéndolo, cuál es el balance que hacéis?
Miguel:
Eso fue la leche. Estábamos bastante asustados de habernos metido en un lío. Porque una cosa es llenar Siroco, una sala con 150 personas de aforo para un concierto, cosa que con Atención Tsunami hemos hecho varias veces y otra cosa ocupar la sala dos fines de semana seguidos. Pero la cosa funcionó. Dos sábados seguidos llenando y dos viernes con más de media entrada. Fue una oportunidad de presentar en sociedad el nuevo sello y sobre todo de juntar a casi todos los grupos de Madrid que más nos gustan y con los que tenemos mucha amistad. Ahí estaban los Autumn Comets, EdredóN, Being Berber, TERRITOIRE, M A J E S T A D. La idea inicial era tres días y cada día, un grupo del sello más grupo invitado. Al final nos lanzamos al doble finde y el salto mortal salió estupendamente. El año que viene habrá Fosbury seguro. No hemos decidido la forma que tendrá pero aprovechamos para decir a Rosvita, que se nos escaparon este año, que se vayan preparando.

Notodo: Es difícil encontrar grupos de vuestro perfil en festivales. ¿Creéis que sois un producto nicho dentro de un nicho más grande como el indie o que hay horizonte de crecimiento para bandas como Paracaídas?
Miguel:
Lo de nicho dentro de un nicho es que nos quieres enterrar, ¿no? A ver, somos conscientes de que la propuesta es minoritaria y en principio no encaja en el contexto festivalero copado por Izales, Supersubmarinas y grupos del estilo. Pero sí nos vemos en festis que se salen de lo habitual y ofrecen propuestas más diversas como el Primavera Sound, el SinSal o el Vida, por ejemplo. Si ese es el nicho dentro del nicho, entonces estamos de acuerdo. Pero vamos, creo que funcionamos mejor en espacios pequeños, con el público bien cerquita. Lo de este viernes en el Teatro del Arte es el ejemplo perfecto.
Pablo: Lo complicado hoy en día es llegar a que te escuche la gente. Hay una serie de grupos que se cuentan con las manos que copan las grandes líneas en festivales, portadas, entrevistas… y a menudo poco hueco para asomar la cabeza. Una vez superada esa barrera, ¿por qué no? No creo que Paracaídas haga algo marciano o no digerible.

Notodo: ¿Os planteáis en algún momento que alguna de las bandas que hagáis sea con músicos de otro círculo o seguiréis por el camino de la autosuficiencia que os da vuestro entorno?
Pablo:
Bueno, yo he abierto puertas y con Bel Bee Bee me encuentro en un entorno diferente al resto de grupos. Es una suerte tanto a nivel personal (la endogamia es peligrosa) como a nivel musical. Tocar en cuatro grupos me ha hecho mejorar, exigirme más y ampliar un poco el horizonte de lo que puedo hacer cuando me siento frente a la batería.
Miguel: Nunca digas de este agua no beberé.

Notodo: ¿En qué punto se encuentran ahora mismo vuestros otros proyectos?
Miguel:
Incendios con disco terminado a falta de máster. El plan es sacar después del verano y darle al proyecto la exposición que merece. Las sillas voladoras se va a llamar y son 9 canciones. Mucha ilusión con eso.
Atención Tsunami en pause hasta agosto que regresa Álvaro, nuestro cantante, por fin de Nueva York. Tenemos planeado grabar la continuación de Que le corten la cabeza en Semana Santa del 2016.
Pablo: Autumn Comets con el disco mezclándose (labor de Manuel Cabezalí) y listo para ver la luz tras el verano. Creo, sinceramente, que es lo mejor que hemos hecho y supone una vueltecita de tuerca más de la que ya supuso Moriréis en Camboya. Bel Bee Bee prepara su segundo disco. Y Karen Koltrane también preparando el primer largo, tras el EP, y con alguna buena noticia (secreta aún) cocinándose.

Paracaídas