17 diciembre, 2015. Por

NueVVAA Rumasa

VV.AA.
Decenas de grupos rinden homenaje a Ruiz-Mateos y Rumasa en un recopilatorio contubérnico
NueVVAA Rumasa

No acabo de entender en qué momento se empezó a usar el concepto de Marca España, intentando definir qué cosas lo son y cuáles no, intentando buscar referentes deportivos, culturales, sociales, empresariales, que tengan que ver con nuestro país, y no mencionen a ÉL. Me refiero a José María Ruiz-Mateos, probablemente una de las personas más detestables que hayan pasado por nuestra opinión pública pero, a su vez, dueño de la idiosincrasia española en todos sus frentes: un opusino, católico y apostólico (aunque lamentablemente para él, no-romano, sino gaditano de pura raza) que levantó una red de empresas de sectores como la hostelería, la banca, el lujo, el deporte o los grandes almacenes y que, tanto subió y tanta miel generó, que al final acabó por pegarse un atracón de azúcar imposible de gestionar públicamente, pero que es, como dirían desde este perfil de Instagram, #historiadeespaña.

La cadena de catastróficas desdichas que vivió desde que se lo condenara en 2005 a tres años de prisión por un delito de alzamiento de bienes, la consiguiente pérdida de pasaporte y su crónica personación en el juzgado cada dos semanas durante sus últimos casi cuatro años de vida tocaron techo cuando el tropiezo fue literal y definitivo: rotura de cadera en agosto de 2015, posterior neumonía contraída tras la operación y su muerte a principios del mes de septiembre. Sirva esta caricatura sonora de homenaje, culto y pleitesía uno de los mayores popes y merecedores de la única marca que no supo ni pudo vender a través de sus grupos y/o entramados profesionales: esta España, más suya que nuestra.

Antes de Bárcenas, Pujol, Urdangarín, Correa, Del Nido, Julián Muñoz o La Pantoja; Ruiz-Mateos. Eso piensan también desde Contubernio Records, quienes fieles a su pasión por el arte industrial y siguiendo la estela de aquellas jams post-industriales que se celebraban en La Faena II bajo el apelativo nombre de Colmena, han decidido homenajear a uno de los más grandes ogros y, a la vez, héroes de la empresa privada y la política española (recordad la Agrupación Ruiz-Mateos con la que se coló en el Parlamento Europeo) y, por ende, del arte industrial post-obrero de nuestra especie intrahispánica y colmenera (recordad la abeja-logotipo de Rumasa): un Ruiz-Mateos que, en sus últimos años, vivió el ocaso, la pérdida, el ostracismo de un ex gran-empresario y ex novio de España, la exhibición de la mala aplicación de sus decisiones empresariales, la puesta en común de algunas de las últimas corruptelas que el fundador de Rumasa llevó a cabo para mantener el alto nivel de vida de él y de su familia, vilipendiado por las clases medias de nuestro país, viendo cómo las clases pudientes le daban la espalda como si la cosa no fuera con ellos.

Por allí encontramos odas a algunas de las empresas relacionadas con el grupo de la abeja (Cacaolat, Dhul, el Rayo Vallecano…), publirreportajes, catarsis del rock industrial, jams con ecos dark-wave, micro-operetas de machine pop puro y duro, sampleos de anuncios rumasianos y declaraciones, recuerdos a su estilo de vida opusino y su pasión católica, algunos de los más históricos e histriónicos saqueos desde la empresa privada contados en clave de electrónica industrial, noise experimental abejonado, canciones de techno oscuro, spoken word chanante, bakalao noventero encriptado bajo el halo del empresario y, de momento, veintiséis canciones (entre las que destacan las de The Berlangas, Acuario, Santi Araujo, Peninsular, Miguel Noguera, Antonio Ferrer, Igor, Alberto Montero o Vadim Tudor, entre otros); en un álbum en constante estado de construcción, eternamente incompleto, y al que te puedes sumar, participar y aportar tu particular homenaje a la abeja laboriosa de Rumasa, pura (y puta) Marca España y gran industria.

NueVVAA Rumasa

+ INFO

Artista: Varios artistas

�lbum: Rumasa

G�nero: Rock industrial

Discogr�fica: Contubernio Records

A�o: 2015