18 junio, 2014. Por

Paolo Nutini

Caustic Love
Paolo Nutini gira hacia la música negra más salvaje en su tercer LP, Caustic Love
Paolo Nutini

El soul-rock y el r&b es el nuevo indie. Lo es, al menos, si juzgamos el éxito de proyectos como The Black Keys, el enésimo endiosamiento a Bruce Springsteen, el maratónico regreso a la primera línea de The Rolling Stones o la búsqueda urgente de una heredera para el trono de Amy Winehouse, que encuentra en Adele y su ascenso inmediato al Olimpo de la radio fórmula más digerible. Pero hay más. Entre ellos, la mutación de imberbe proyecto de indie-rocker británico en nuevo pope del quejío y sentío de la música negra con el que ha reformado su rock de autor Paolo Nutini. Y es que el escocés de ascendencia italiana ha pasado, en tan sólo tres discos, de convertirse en una suerte de cara-bonita del indie-rock british de principios de siglo, en una suerte de renovador soulman para que, los adolescentes que lo escuchaban en sus inicios, entiendan de dónde vienen los bailes espásticos que realizan ataviados con sus jeans tobilleros en el KoKo londinense.

Maduro antes de tiempo o no, Paolo Nutini parece haber decidido no ser el chico de portada de las revistas que buscaban un revulsivo apto tanto para el nicho indie de autor como para la canción de radio fórmula romanticona para adolescentes que quieren tirarse un italiano. En este caso, el compositor ha dosificado mucho sus pasos después del abrumador éxito de su álbum debut, These Streets. Y un lustro años después de aquel sorprendente e irregular álbum de transición, Sunny Side Up, regresa con Caustic Love, un alegato explícito que contacta grunge y música negra, soul y rock de autor, Motown y Generación X, indie británico y sólida canción adulta de los años ’60.

Si en su segundo álbum coqueteaba con ritmos más cerca del afro-reggae, en Caustic Love realiza un severo alegato al sonido soul-rock de los Rolling Stones (de discos como Let It Bleed o Exile On Main Street), los Small Faces, Buffalo Springfield, Canned Heat o las intervenciones sinfónico-rockeras que en los años ’70 proyectos de querencia Motown como Curtis Mayfield, Isaac Hayes o Wilson Pickett a postulados contemporáneos, manteniendo cierta correlación tanto con el brit-rock de autor de These Streets como con esa suerte de puente afro-soul-pop de su segundo ejercicio.

Un amor cáustico que se aferra con fuerza al sonido 70s 2.0, contactando el urban pop con el góspel-soul de Iglesia evangelista o el rollito de Tom Petty & the Heartbreakers (Scream (Funk My Life Up)), canta junto a Bettye Lavette una pieza digna de la Motown más sentida heredada del sonido de Amy Winehouse (Let Me Down Easy), escribe su personal It’s a Man’s Man’s World (Iron Sky, con el épico discurso de Martin Luther King incluido), bucea entre las sinfonías psicodélicas de Captain Beefheart y la balada negra más épica (One Day), tienta el Main Offender de Keith Richards (Numpty), evoluciona sus baladas folk-pop desde la perspectiva del Hey Jude de The Beatles (Better Man), se acerca a la perspectiva rollingstoniana desde el ácido de los primeros Primal Scream (Fashion, que canta junto a Janelle Monáe), se pone romántico y sensual sin tirar de barítono rollo Barry White (Diana), juega con el r&b sinfónico (Looking for Something), prueba con el doo-woop vocal de la década de los 50 (Someone Like You) y hasta muestra una alternativa contemporánea al rock de raíces negras del Bruce Springsteen más antológico (Cherry Blossom). Otra cara de la cara bonita.

Paolo Nutini

+ INFO

Artista: Paolo Nutini

�lbum: Caustic Love

G�nero: Soul-rock

Discogr�fica: Warner Music

A�o: 2014