7 septiembre, 2016. Por

Reincidentes

La voz de la disidencia
Reincidentes: 'Somos más noticia cuando nos detienen en Miami que cuando sacamos nuestro 19º disco'
Reincidentes

Pasaron casi treinta años y casi veinte discos desde que Reincidentes se juntaran por primera vez en Sevilla a cambiar el devenir del sonido punk-rock estatal: sus himnos generacionales, la visibilización de las problemáticas sociales y su presencia en todo el territorio latino como símbolos y embajadores del sonido punk en español han convertido a Reincidentes en historia viva del rock hispano-latino.

Hace unos meses publicaron un nuevo ejercicio (uno en directo, otro EP con canciones nuevas, un DVD y un libro) que sirvió para colocar al combo sevillano ante el elixir de estar viviendo una nueva juventud. Nos tomamos una caña con Fernando Madina, su líder, en una de sus últimas visitas a la capital y hemos hablado de todo: de compromiso social, de militancia política, de presencia mediática y de la nueva etapa de un combo que sigue fiel a sus principios y el sonido que llevan imprimiendo desde 1987.
Entrevista: Alan Queipo

Notodo: Entre todas las cosas que es Awkan también es siguiente disco en directo de Reincidentes después de Algazara, que para mucha gente es uno de los mejores directos de la historia del punk y rock en español. ¿Había cosas que queríais mantener y cosas de las que queríais distanciaros de Algazara para que no se buscase tanto la comparación entre ambos?
Fernando Madina:
Hay gente que nos dice que hemos escondido dentro de un libro el doble directo; y no es verdad. Lo que pasa es que se han dado la suma de inquietudes, y vimos que un libro podía ser perfectamente un lecho para otras cosas, pero sin ánimo de esconder. De hecho, si se llama Awkan no es por el libro; sino porque si Algazara significaba “rebelión”, éste significa “rebelarse” pero además con un aire americanista, y por eso se grabó en Buenos Aires. Al final sí que la idea del libro hizo que sea un artefacto que es una suma de cosas que pudimos sacar a la vez con un formato muy bueno, que impresione. Quizá el tercer disco en directo de Reincidentes dentro de diez años venga en pendrive.

NTD: El "apellido" del disco es Haciendo hablar al silencio. No sé si en todos estos años, que son cerca de treinta, os sentisteis como una especie de “voz de los nadies”, de altavoz. ¿Es el principal objetivo de la banda el hecho de comunicar historias que no tienen espacio mediático?
F.M.:
Quizá es uno de los objetivos, pero no el principal motor. Hay gente que se olvida, cuando se trata de un grupo contestatario, comprometido, de otro palo diferente al de los que tienen espacio mediático; se creen que nuestro único objetivo es revolver, y no es así: nuestro objetivo es tocar, componer canciones, trabajar juntos.
“Preferiríamos ser recordados como músicos antes que como símbolos del compromiso ”
El segundo paso sí que fue, a la hora de enfrentarnos al papel en blanco, intentar fotografiar la realidad desde nuestro prisma; pero si también podíamos servir de altavoz a esas voces que no tienen o en ese momento no tenían ese altavoz, nos hacía sentir muy orgullosos. De cualquier manera, estamos muy agradecidos a todos esos colectivos sociales que han sentido o nos han dicho que han sentido en nosotros un altavoz, porque no hay que olvidar que la lucha es de ellos.

NTD: Entre todas esas voces, en el libro se diseccionan casi por compartimentos diferentes temas: desde el conflicto palestino a la iglesia o la violencia de género, entre muchos otros. ¿Veis que el libro tiene una intención de manual divulgativo? ¿Una manera de que lleguen ciertos temas a ciertos sectores que de otra manera no llegarían o no despertarían su interés a este nivel?
F.M.:
Sí, es muy probable que haya mucha parte de público de Reincidentes que, por un lado, muchos de ellos no estén acostumbrados a lecturas de este tipo. Nuestra elección fue claramente servir de elemento para el debate, para la crítica, la autocrítica o la reflexión, sobre determinados problemas que afectan a la humanidad; y desde ese sitio creo que lo hemos conseguido. Además, las presentaciones que fuimos haciendo en directo, normalmente a la ciudad donde vamos por la noche, durante el día vamos a una facultad o una librería y desgranamos de qué va Awkan y abrimos un debate para que la gente opine: esto se trata de debatir, no de hablar de verdades definitivas.

NTD: Lleváis difundiendo este tipo de mensajes de contenido social o político muchos años. ¿Crees que tenía más valor el difundir este tipo de mensajes hace veinte años, cuando no había Twitter ni vivíamos en esta época de sobreinformación?
F.M.:
Nosotros creemos firmemente en el avance de la ciencia en todos los sentidos: y entre ellas, está el avance de la comunicación. Y aunque nos cueste un poquito de trabajo habituarnos con las redes, hacemos todo lo posible por utilizar esas herramientas que nos está proporcionando la red para dar más a conocer nuestro trabajo pero también nuestras ideas.
“Somos más noticia cuando nos detienen en Miami que cuando sacamos nuestro 19º disco ”
NTD: Hace poquito tiempo hablaba con Nacho Vegas, que sacó también un disco de fuerte contenido político, y le preguntaba hasta qué punto tenía miedo de que su obra acabe empapándose tanto de ese contenido político, de ese compromiso ideológico. ¿A vosotros os pasa, también, que se hable más de vuestro compromiso que de vuestra música?
F.M.:
No nos molesta, pero tenemos que reconocer que a nosotros nos gustaría que se nos recordara y respetara por ser músicos. Pero a lo otro no vamos a renunciar. Al final somos un 50% de cada cosa, y hay gente que lo entiende así y gente que no. Pero es muy difícil convencer a la gente de lo contrario.

NTD: Y siendo un grupo-bandera del anticapitalismo, ¿cómo lleváis vuestra entidad como un producto que está en un mercado, en una industria, con el que se comercia? ¿Lo vivís como una contradicción necesaria?
F.M.:
El sistema en el que vivimos es capitalista, de producción; y aunque está claro que es el principal causante de todos los males políticos, de todas las faltas de derechos, de todos los niños, niñas, hombres y mujeres muertos en los campos de batalla; es muy difícil sacárselo de encima. Se puede dulcificar, pero ahí está: lo ha demostrado la falta de madurez del socialismo, por ejemplo. Países como Suecia o Noruega han tenido, dentro del sistema capitalista, la capacidad para generar un estado de bienestar más o menos correcto, tanto para las clases medias como para los refugiados que veían de fuera: se vivía bien y se le daban oportunidades a las personas. Digamos no sólo que otro capitalismo es posible (que sí), sino que hay otras maneras de hacer política que conviertan la economía, en teoría de libre mercado, en que el estado se convierta en regulador, aunque el capitalismo no crea en ello. Nosotros sí creemos en que tiene que haber alguien que diga “usted no puede contratar niños en Tailandia para fabricar calcetines, porque sino no va a venderlos en mi casa”.
“No tengo miedo de que digan que somos un grupo partidista: mi militancia en Podemos no tiene nada que ver con mi militancia en Reincidentes ”
Por otro lado, que la música y el arte en general sea un producto de usar y tirar, como si de una bolsa de patatas se tratase, sí es muy jodido, triste y difícil luchar contra ello: la música se comprime en formatos que se están cargando la música; la gente trata a las canciones como productos descartables… y todo eso resta valor al componente creativo que tiene todo esto. Ante eso sí que deberíamos poner ciertas regulaciones, por vía estatal, para que eduquemos a la gente desde la escuela: que la gente estudie música desde pequeños, que comprenda lo que hay detrás de los procesos creativos. Yo también pienso que hay que tomar el estado, como pensaban los antiguos socialistas; y creo que hay que hacerlo a través de una revolución democrática a través de las urnas, pero para hacer pedagogía, sobre todo. Eso no signifique que yo luego no esté a favor de la piratería, que sí lo estoy.

NTD: Hiciste explícita tu militancia en Podemos, te presentaste en las listas por la localidad de Carmona. No sé hasta qué punto la entidad Reincidentes puede ser tomado como una herramienta política del partido.
F.M.:
No. Lo digo muy claro y lo vuelvo a decir clarísimo: ahora mismo formo parte del Círculo Podemos Carmona, pero el día que no quiera estar ahí o que no me guste las decisiones que se toman no voy a estar. Estoy ahora porque pienso que ha nacido una herramienta, pero no hay nada definitivo en la vida. Ojalá esta herramienta le sirva a la gente para despertar conciencias y se trabaje fuerte desde la inteligencia, para al menos intentar una cosa: todo lo que se ha conseguido en dos siglos y se ha perdido en veinte años, tratar de recuperarlo; luego ya no sé si Podemos seguirá siendo una herramienta útil.

No tengo ningún miedo de que digan que somos un grupo partidista: precisamente, señalarnos, será peor para ellos. La experiencia que yo vivo con mis compañeros componiendo, ensayando, girando… no tiene nada que ver con la organización en la que milite.
“Creo en un estado español diferente al de Podemos: votaría que sí a la independencia del País Vasco ”
NTD: Pero de alguna manera Reincidentes sois una de las voces de la disidencia dentro de la escena rockera estatal. No sé ahora que Podemos está llegando a las instituciones hasta qué punto puede peligrar esa imagen de disidentes…
F.M.:
Hombre, yo no sé si a lo mejor un día Reincidentes puede llegar a ser parte de la disidencia a Podemos, incluso. Puede ocurrir. Pero estarás conmigo que, de momento, la única voz disidente con las políticas de hoy en día en el Congreso con cierto peso es Podemos. Tiene la capacidad y el peso social específico para ser una fuerza disidente. Llevamos años viendo cómo otras fuerzas como Izquierda Unida o la CNT, a pesar de tener fuerza, no han tenido el peso suficiente en su día, y ahora han confluido muchos de ellos en Podemos, igual que nos ha sucedido con Reincidentes. No pasa nada si algún día vemos que esto no va más y que estamos descontentos con Podemos: dejaremos de pertenecer sin problemas. Y todo eso que dice la gente de que estamos con ellos por oportunismo (y viceversa) es mentira: la actividad musical que nosotros llevamos la llevamos igual que siempre, y la verá todo el público. Si no hubiéramos hecho explícita nuestra militancia nadie se hubiera enterado.

NTD: Cuando salió Arnaldo Otegi de prisión compartisteis en vuestras redes la canción Un pueblo. ¿Os pone contentos su salida?
F.M.:
Estamos orgullosos de que haya gente como Arnaldo. Queremos expresar sin ningún tipo de cortapisa elemental, decir que Otegi ha sido una de las claves para que en Euskadi la fuerza de las armas no sea la que domine. Él ha logrado articular a una izquierda abertzale separada de la violencia; y que va a intentar por la vía democrática (y ya lo hace en Navarra) gobernar en los sitios donde está. Yo me declaro públicamente en contra de su encarcelación y totalmente feliz de su excarcelación. Y no tengo que poner ni una coma más. Y quien me quiera llevar a la cárcel, que me lleve: yo me dejo poner las esposas.

NTD: ¿Cuál es el modelo territorial que te gustaría a ti, con el que estás más de acuerdo en intentar alcanzar? Muchos cogen precisamente la canción Un pueblo como un himno que se adelantó varios años a elucubrar un mensaje sobre la territorialidad de España…
F.M.:
Un pueblo nace de un debate diferente al que estamos hoy, ahora estamos en otra tesitura. Yo lo único que te puedo asegurar es que mi modelo no es el de Susana Díaz: una señora a la que no le conocemos trabajo ni formación visible. Es una auténtica atrocidad que esa señora sea nuestra presidenta, me siento avergonzado. Lo que tiene que hacer es ir a trabajar, al menos con su casta de fontaneros, que a ver a quién le cambia el grifo esta señora. Por otro lado, yo personalmente creo en un estado español completamente diferente al que quiere Podemos. Yo sí planteo referéndums como plantea Podemos; pero mientras ellos votarían que no, yo votaría que sí.
“Susana Díaz es peor gobernadora que cualquier líder de república bananera ”
NTD: ¿En todos los casos?
F.M.:
En Euskadi, por ejemplo, que tengo familia allí y conozco bien su caso. En otros lados conozco menos sus razones y fundamentos.

NTD: ¿Y en Andalucía? Ahora con la escisión del Partido Andalucista y el nacimiento de Somos Andaluces, el rumor de que se cree una especie de Compromís andaluz… Tú, que has cantado tanto a tu tierra, cómo ves estos movimientos autonomistas.
F.M.:
Lo veo bien siempre que no venga desde el aparato burgués del Partido Andalucista, que no es andalucista ni es nada. Pero si es una cosa como Compromís, que luche por más autogobierno andaluz, que luche por la identidad andaluza y, sobre todo, no quieren a Susana Díaz, yo estaré ahí. No quiero parecerme al PP focalizando todo en Susana, pero tenemos a la peor política de Europa…

NTD: ¿Te parece peor que otros líderes?
F.M.:
La veo peor que cualquier otro gobernador de cualquier república bananera. Clama al cielo. Esa señora lo que tiene que hacer es ponerse a trabajar, y no meterse en política. Le pasaba igual a Ibarra o a Bono: gente que si te dicen que está en el PP, me lo creo.

NTD: Ahora que me hablas de la idea de “república bananera”; tú, habiendo nacido en Venezuela, cómo vives el estigma de la idea misma de Venezuela, que hoy en día es casi insulto.
F.M.:
Yo le recomendaría a Felipe González que estudiara bien la Venezuela de Carlos Andrés Perez; la Venezuela de COPEI y AD: ese bipartidismo podrido que él representa. Esa Venezuela tercera productora de petróleo del mundo, que era un burdel de los Estados Unidos como lo fue en su día Cuba. Está claro que hay muchísimos errores de la Venezuela actual. Ayer estuve comentando con un universitario la existencia de coltán en Venezuela, por lo que va a seguir siendo el foco central de explotación mineral. Yo no quiero la Venezuela bipartidista; y puede ser que no quiera tampoco la de Maduro, pero sí me gustaba la Venezuela de la primera etapa de Chávez.
“Hay gente que cree que nuestro objetivo es revolver, y no: nuestro objetivo es tocar, componer canciones”

NTD: ¿Consideras a Leopoldo López un preso político?
F.M.:
No llego hasta ahí, no estoy allí: hay gente que me dice que es un preso político y que no ha hecho nada; otros que dicen que es responsable de alguna masacre que otra… Pero no me quiero meter en eso porque la última vez que fui a Venezuela fue hace bastante y no me puedo meter en esas cosas. Donde sí sé que hay presos políticos es aquí, en España. Y Otegi era uno de ellos.

NTD: Después de treinta años con la banda, ¿creéis que queda algo de los Reincidentes de ayer, hoy?
F.M.:
Queda casi todo. En nosotros lo único que se desvirtúa es el hígado y las arrugas, pero la cabeza no. Y por desgracia tampoco se ha movido tanto el mundo ahí afuera como para que nosotros nos hayamos movido en la búsqueda de otro tipo de musas.

NTD: ¿Y creéis que sois mejor que los Reincidentes frescos de los inicios?
F.M.:
Pienso sinceramente que sí: aspiramos a sonar mejor, tocamos mejor sin ser virtuosos y tenemos ganas. Seguimos juntos porque seguimos siendo amigos, y consideramos que esto que vivimos es un sueño que cumples día a día como amigos, como colectivo y tomando las decisiones asambleariamente. Y eso es lo que hace que hoy en día pueda poner las manos en el fuego que, mientras haya público para Reincidentes, la banda no se plantea parar.

NTD: ¿Por qué decidisteis autoeditaros? ¿No hubo interés por parte de los sellos o es una cuestión más filosófica?
F.M.:
Las dos cosas, pero vino motivado más por parte nuestra. Hemos probado todo tipo de fórmulas, desde sellos indies pequeños, no tan pequeños y hasta multinacionales; y al final el modelo se lo han cargado ellos: ese modelo de consumo del que hablábamos antes se lo han cargado ellos mismos. Nosotros para seguir adelante hemos visto que hay que volver al principio. Con muchísimo más trabajo, pero también con mucha más satisfacción y cercanía con el público. Si en vez de ocupar seis horas ocupa trece, bienvenido sea.
“La gente trata a las canciones como productos descartables ”
NTD: ¿Tenéis miedo de que del mismo modo que pasa con Fermín Muguruza, Soziedad Alkohólika o Los chikos del maíz; se os persiga intentando cancelar algún concierto vuestro?
F.M.:
Sería de puta madre que nos pasara a todos, en realidad: nos uniríamos todos y sería el público el que saliese a la calle y la toma reclamando cultura. Parece que tuviera que pasar eso para que la gente salga. Por otro lado, ojalá no le pase a nadie, porque el sufrimiento que han tenido grupos como los que mencionas no se lo deseo a nadie. En nuestro caso, de momento hemos sobrevivido a ser más noticia cuando nos detienen en Miami que cuando sacamos el disco número 19 en 30 años de carrera. De momento no nos ha pasado nada; si empieza a pasar habrá que lidiar con ello y levantar la voz más que nunca.

GALERÍA DE IMÁGENES

Reincidentes