24 septiembre, 2013. Por

MGMT

MGMT
MGMT publican su particular álbum blanco hibridando Beatles y ácido
MGMT

Después del seguro de vida que supuso su álbum debut, con dos de los himnos generacionales más imponentes y que mejor están envejeciendo de la nueva generación de popes de la música alternativa del siglo XXI (Kids y Time to Pretend se antojan incombustibles), y tras haber publicado un álbum que intentaba alejarse del hit y de la asociación melódica instantánea y cediendo campo a la synth-psicodelia experimental con Congratulations, el dúo de Connecticut ha logrado resumir en su tercer y homónimo álbum las dos intenciones que exploraron en sus dos primeros álbumes (la de la melodía espacial y la de la experimentación) en un comprimido de diez canciones que nos hace pensar en referencias que van del White Album de The Beatles al 13 de Blur, el Odelay de Beck o el Personality de The Sleepy Jackson.

Tres años después de aquel experimento rupturista, y tras un período de batallas dialécticas con referencias críticas como Pitchfork y con el descontento de su sello por las bajas ventas de ese segundo ejercicio, Andrew VanWyngarden y Ben Goldwasser fueron veloces al decidir concepto y nombre y, durante tres años, bajo presión pero decidiendo no volver a la simplicidad y automaticidad de su primer álbum, acaban confinando un ejercicio que hace de la rareza, pop.

MGMT viajan junto a los Beatles en su psicotrópico viaje hindú (Alien Days), convierten el tribalismo psicotrópico en un auténtico rito oscurantista (Cool Song No. 2), revalidan las intenciones cosmogónicas y melódicas de Tame Impala (Mystery Disease), se autofiltran para la versión que realizan de la Introspection de Faine Jade en un pop-rock que convierten la luminosidad en oscuro ritual acuático, imponiendo caos digitales y experimentales sobre una canción que bien podría haber formado parte del Ziggy Stardust de David Bowie (Your Life is a Lie), lanzan una proclama de situacionismo melódico digital, casi como una bala del Beck más computarizado (A Good Sadness), amenazan al soulstep con una pista de aterrizaje con pequeños ruiditos inorgánicos (Astro-Mancy), recuerdan algunas de las mejores piezas del Ga Ga Ga Ga Ga de Spoon (Plenty of Girls in the Sea) y hasta componen tanto una sinfonía de autor para mellotrón y LSD que ye le habría molado a Charles Manson (I Love You Too, Death) como una opereta a modo de grand finale en cuatro actos (An Orphan of Fortune). Una auténtica deconstrucción y reconstrucción del hit psicodélico transgeneracional.

MGMT

+ INFO

Artista: MGMT

�lbum: MGMT

G�nero: Pop psicodélico

Discogr�fica: Columbia / Sony

A�o: 2013