17 Marzo, 2016. Por

Juventud Juché

Movimientos
Juventud Juché solían ser hombres, pero ahora son carne: así suena 'Movimientos'
Juventud Juché

¿No puedes ver que sólo hay niebla dentro?

Un grupo de indie-rock para centros psiquiátricos; un bocadillo de tuercas y rulemanes oxidados; una apología posmoderna de las bases del post-punk; un artefacto de art-rock embrutecido y fuera de todo dogma; la juventud infinita aplicada al sonido del underground más suburbial; la paliza después de la tempestad después del terremoto después del huracán después de la avalancha; un tsunami de kraut recto y magullado; o, como diría Rajoy, una máquina para crear más máquinas que creen otras máquinas.

Juventud Juché. Así es más fácil definir una propuesta tan virulenta como arty, tan embrutecida como singular, tan fuera de estilos como definitivamente afterpunk y art brut. El trío lleva haciendo (literal y metafóricamente) ruido desde aquella demo de hace cuatro años en la que nos saludaban con algo más que buenas maneras y con algunos himnos que regrabarían y mejorarían en el que supuso su primer EP. Menos de un lustro, varias canciones y un LP después (Quemadero, que buena parte de la crítica consideró que estaba un pelín por debajo de aquel ejercicio homónimo), los madrileños encuentran en Movimientos una manera de extremar aún más sus facultades y posibilidades, contando con una estrella de escenario alternativo como Ian Crause de Disco Inferno como productor y extendiendo su radio de acción hacia una suerte de bilis de vanguardia, un esputo de poco más de treinta minutos de duración que carga de adrenalina, nos invita a sudar sentados y nos deja temblando.

En Movimientos dan vueltas en círculos obligando a convivir bajos circulares, guitarras podridas y cencerros animálicos (En tu casa), se desgañitan en una suerte de kraut-punk de aristas noise industrial (Pasos), hacen del punk una ponencia digital e indietrónica embrutecida (Un año), traquetean un ritmo nervioso, violentando el sonido del Silent Alarm de Bloc Party o del Favourite Worst Nightmare de Arctic Monkeys (Parecer), se acercan más al sonido del post-punk de Parálisis Permanente (Fuera), se vuelven gravitantes evitando el dub pero rabiando sobre una crisis industrial (Niebla), se acerca por la vía posmoderna a unos Pavement o unos Drive Like Jehu maquineros (Bien), edifican una vaporosa corriente de humo punk (Miedo), juegan con órbitas psicotrónicas (Todo el rato) y aceleran el hardcore-punk en una bola de fuego bestial (Carne).

Nosotros solíamos ser hombres: ahora, somos carne.

Juventud Juché

+ INFO

Artista: Juventud Juché

Álbum: Movimientos

Género: ¿Post-punk?

Gira:
15.04: Murcia. Centro Parraga (con Perro)
13.05: Madrid. Ochoymedio (con Pablo Und Destruktion y Kokoshca)
04 al 06.08: Málaga. CanelaParty

Discográfica: Sonido Muchacho

Año: 2016