13 diciembre, 2013. Por

Noah and the Whale

Heart of Nowhere
Noah and the Whale siguen conectando indie épico y pop de radio-fórmula en su nuevo LP
Noah and the Whale

No hay vuelta atrás, querido indie: Noah and the Whale han pasado olímpicamente de tus súplicas, y lejos de que Last Night On Earth fuese un simple ejercicio de coqueteo con la radio fórmula británica y con proyectos como Train o Passenger, han cedido de las mieles que grupos como Mumford & Sons u Of Monsters and Men han ido pegoteando al pop comercial y, con su regreso discográfico, te ponen en una encrucijada de la que tú verás cómo sales: ¿damos vía libre a los grupos de indie-rock, nacidos en una escena de sinfonías de culto y compartimentos de bajo coste, a los estadios o los repudiamos como si no hubiera un mañana?

Nosotros, como veis, hemos elegido: Noah and the Whale son, desde ya, todo lo que Mystery Jets, Hot Hot Heat y The Temper Trap no pudieron y Foals nunca quisieron: un “producto” apto para que lo pinche Fernán-Disco y, a su vez, comande como cabeza de cartel algunos de los conglomerados más celebrados del indie-rock de temporada. O, lo que es lo mismo, y más evidente tras oír el disco, primeros herederos de ese indie-rock entre sinfónico, americano y falsamente reflexivo de The Killers. En este nuevo, ya cuarto, ejercicio, se los ve coqueteando con una versión new wave que se debate entre el purismo de los años ’80 y renovadores contemporáneos como Editors o Interpol (All Through the Night), colisionado el indie-rock de los Strokes con las melodías circulares y pasionales de The Police (Silver and Gold) y hasta demostrando cierta querencia hacia el rock de corte americano de Bruce Springsteen (One More Night o There Will Come a Time).

Para este álbum, Noah and the Whale se debaten entre el pop contemporáneo, la música de cámara y la hibridación con aspectos sinfónicos, tan cerca de la indietrónica como de ese pop de radio fórmula con elementos barrocos con los que se han dejado ver grupos como Fun. o Train. Así queda claro en canciones como Heart of Nowhere (con la ayuda de Anna Calvi, otro referente de este indie neo-barroco) o auténticos hits como Lifetime, que confunden insta-pop de los años ’90 con la épica pop de grupos como The Killers, a los que también deben clarividete influencia de su disco más “rockero” (Sam’s Town) en canciones de corte ochentas como Now is Exactly the Time o Still After All These Years. Ya lo dijo Miguel Bosé: la auto-radio canta.

Noah and the Whale

+ INFO

Artista: Noah and the Whale

�lbum: Heart of Nowhere

G�nero: Pop

Discogr�fica: Mercury Records

A�o: 2013