20 octubre, 2015. Por

Niño de Elche

Voces del Extremo
Niño de Elche mata las tradiciones y descategoriza las categorías en sus Voces del Extremo
Niño de Elche

Los manuales de rebeldía no deberían dejar constancia y, mucho menos, ser constantes. Eso lo sabe bien Francisco Contreras, más conocido como el Niño de Elche, ese tipo que ha decidido desafiar las ortodoxias artístico-creativas forjándose a los márgenes de las etiquetas y las categorías, dotando a su verdad de un carácter constantemente heterogéneo, plural, inagotable, mutante. Ya lo fue dejando claro en los últimos años, erigiéndose como el cantaor antiflamenco que la música anti-popular española necesitaba, a través de proyectos más performáticos que formales, como el grupo libre de improvisación Seidagasa, de los autodeniminados Cantes tóxicos, del colectivo Bulos y Tanguerías, del coreógrafo Juan Carlos Lérida o de la reciente rave flamenca que ha coliderado junto a Los Voluble; pero también participando activa o pasivamente de proyectos como Pony Bravo, Kiko Veneno, Rocío Márquez o José Cicuta; y lo que aquí nos atañe, levantando un muro visceral de subversión y recreación post-tradicional en Voces del Extremo, ejercicio que sucede a la piromanía dialéctica y pleitesía de la poesía migueliana de Sí, a Miguel Hernández y Calle de Arriba, 73.

Y es que estas voces extremas, como la de Miguel Hernández hace casi un siglo, se erigen como una extensión (ahora sí) formal al encuentro anual de la denominada Poesía de la Conciencia. Contreras pone voz a diez poemas de nombres como los de Begoña Abad, José Luis Checa, Antonio Orihuela, Inma Luna, Francisco Fenoy Rodríguez, Bernardo Santos, Jorge Riechmann, Conrado Santamaría, Antidio Cabal y Enrique Falcón a través de la curiosa unión de otros terroristas del tradicionalismo fundamentalista: la mitad de Pony Bravo (Daniel Alonso y Darío del Moral), el productor Raúl Pérez (dueño y señor de La Mina, uno de los estudios donde la exploración neoindie mejores trazas han dejado en la escena alternativa de nuestro país en los últimos años) y Raúl Cantizano (guitarrista y aliado de Paco en una buena tunda de proyectos). Con ellos, levanta un edificio ilusionista de post-poesía, rock industrial, spoken work, flamenco anti-flamenco, krautrock, no wave, happening post-tradicional, performance elíptica, nuevo morentenismo (por Enrique Morente, figura que orbita en sus expresiones creativas y de la que se lo entiende el principal heredero: incluso más que sus hijos) y la canción protesta que el mundo desarrollado estaba esperando para matar todos los dogmas, categorizaciones y estados de conciencia mecánicos que el mundo occidental impone.

En sus Voces del extremo busca el duende entre la telebasura, el cante jondo, The Doors y el dub psicodélico (Estrategias de distracción), levanta un obelisco de sintetizadores, ácido y nihilismo combativo antipartidista en un nuevo himno para la flamencodelia (Que os follen), canta por bulerías sobre una base de synth pop industrial (Miénteme), juega con un falso funk hecho con bajo, guitarra y beatbox rural para matar los conflictos de género (Nadie), mezcla los chistes de Eugenio con la memoria histórica, la idiosincrasia española, el flamenco rural y los estigmas de ese símbolo llamado Santiago Carrillo (El comunista), juega con guiños estéticos de la new wave y el funk-rock clásico para cantarle al capitalismo salvaje (Mercados), canta una saeta sobre una base de indietrónica jazzera experimental (Han sido 30 años), nos invita a un happening performático a medio camino entre el noise industrial, el ruidismo incidental y las maniobras jondas de un flamenco antiflamenco (Canción de corro para niño palestino), pone en contacto el folclore rural centroamericano y la canción de Miguel de Molina con una batalla frontal contra la censura y los límites de la libertad de expresión (Informe para Costa Rica) y nos sume en una misa mesiánica de ultratumba (Canción del levantado (Notificaciones)). Descategoricémonos, que esto es de categoría: la memoria histriónica como complemento a la memoria histórica.

Niño de Elche

+ INFO

Artista: Niño de Elche

�lbum: Voces del Extremo

G�nero: Happening post-tradicional

Discogr�fica: Telegrama SCA

A�o: 2015