3 enero, 2013. Por

LPs Internacionales (5)

Los mejores discos de 2012
La lista de los Mejores Discos Internacionales de 2012 según Notodo.com
LPs Internacionales (5)

<<ATRÁS


10. Graham Coxon – A+E (EMI)
No es que Coxon aterrice para salvarnos ni mucho menos, pero su A+E es una de las grandes noticias que aquellos héroes estrellados del brit-pop nos ha dado desde alguna de las últimas virguerías mestizas de su ex compi y cara-bonita de Blur. Aquí Coxon conecta una vertiente de synth-rock en baja fidelidad que parece aunar en comunión a Cold Cave y a Pavement, librando batallas en donde o el vocoder o la voz amplificada con pedales de guitarra OverDrive o MetalZone parecen poblar el ejercicio, en una clara declaración de intenciones por regresar a la época del Leisure o el Modern Life is Rubbish (el tratamiento de la voz es bastante similar, pero empeorado a propósito) y de evacuar la miniaturización del dandy perfeccionista a favor del nerd demente que sigue prefiriendo el ruidaco. Metástasis hortera. LEE LA CRÍTICA DEL DISCO


9. Actress – R.I.P. (Honest Jon’s)
Ni una (sola) palabra (ni gestos ni miradas apasionadas). Alaridos temerosos, acuosidad, silencios alternados, oscuridad emisora de ultrasonidos, techno del Detroit de finales de los ’80 reinventado a un modelo 2.0, breve y abrupto, experiencias de bakalao neoclásico, construcción de universos habitables por moluscos con negritudes versátiles, caos psicológicos des-beateando el edificio y construyendo un mausoleo donde dormir. LEE LA CRÍTICA DEL DISCO


8. Chromatics – Kill for Love (Italians Do It Better)
Una densa nostalgia, inapelable y cinemática, que se urde desde sintetizadores de transformación lenta y una abstracción plena de un retrofuturismo índigo, delinean la espesura de esta melan cholis replicante y cyborg en pasajes épicos que reverberan ciencia ficción, distopía y un profundo anhelo que filtra una más honda e irreparable tristeza. LEE LA CRÍTICA DEL DISCO


7. Ela Orleans – Tumult in Clouds (Clan Destine)
En un año prolífico para la polaca de hogar inglés, y desposada y fiel a engrosar su legado en Clan Destine, la heroína del lo-fi e inspiradora sensacional de la mejor electroscopía espectral que motea en polvo onírico lo moderno y lo añejo, recoge un conjunto de diecinueve canciones en un tratado único de gramofonía pop que cataloga décadas de melomanía y ciencia ficción en un doble elepé magnánimo para los que gustamos de la otra música de acervo inconsciente. Genuino y único, surrealista, bizarro y poseído fantasmapop bajo el orbe del mejor Ernst como ilustre ilustrador ilustrativo. Ilústrense.


6. Beach House – Bloom
(Sub Pop / Bella Union)
Si bien el dúo de Baltimore ya tiene la clave del sueño eterno (y, por lo que parecen confesar en Bloom, también la de la Coca-Cola) y la categoría en la que se las sigue clasificando, dream pop, parece resultar pequeña ante tal alarde de conexión intravenosa que une épica, estética y éticamente sonidos que provienen tanto de la new wave o el pop gótico más fino y maniqueo de los ’80 como alardes modernistas más propios del art-rock, del indie pop más adolescente, de los crooners renovados o, incluso, de ciertas incursiones en una suerte de síntesis maquinera con grititos y alaridos contenidos y encapsulados. LEE LA CRÍTICA DEL DISCO


5. Die Antwoord – TEN$ION (ZEF Records)
Es con TEN$ION con el que se convierten en los líderes de una especie de subgénero de electrónica indie-mainstream en donde caben los guiños a la electrónica de un Trópico del Sur (en el que viven, vaya) como el electro de favelas de Diplo o Bonde Do Role, el kuduro de Buraka Som Sistema o el terrorismo digital de M.I.A., pero también hay hueco para géneros noventeros como la electrónica de raves al peor estilo Prodigy, el horrorcore más excesivo, el happy hardcore más saltarín y, por qué no, el rock mecanicista, industrial y de aspecto gótico de Ministry o Marilyn Manson pasados por la batidora de una niña calientapollas que canta como si el simple hecho de provocar a un pederasta le daría placer (como Lady Sovereign pero con el look de La novia de Chucky o Lisbeth Salander, la hacker-goth-lumpen protagonista de la sala Millennium de Stieg Larsson). LEE LA CRÍTICA DEL DISCO


4. Julia Holter – Ekstasis (RVNG Intl.)
Le confieren a este segundo largo oficial una indescriptible atemporalidad sobrenatural y enaltecida y una superdotada beldad de resonancias, magnetismos y vibraciones explorando confines creativos que llevan a Holter a transitar texturas de centurias, narrativas o teatralidades diversas y ricas evocaciones, a ligeras aproximaciones exóticas (lógica influencia de Pashupati nah Mishra) y a retar un ejercicio de vinculación y superación intelectual y emocional hacia una experimentación pop (muy en la línea de Laurie Anderson, Robert Ashley, Meredith Monk o Arthur Russell) propiciando en el oyente, con meticulosa sencillez, sublimidad y eficacia, lo que ya se sugiere desde su título. Embelesamiento y arrobo. Música pop, música culta. LEE LA CRÍTICA DEL DISCO


3. Café Tacvba – El Objeto Antes Llamado Disco (Universal)
En El objeto antes llamado disco el cuarteto mexicano abandona la vertiente más estructural del pop-canción que dejaron ver en los singles de su anterior SINO y se acogen a las enmiendas practicadas en las piezas más máquina-dependientes de aquel álbum y, en vez de seguir reluciendo la felicidad inmune de aquellos retazos, las conecta a apocalípticas voces espaciales con bases sintéticas, psicodélicas elegías folclórico-latinas y sombrías piezas que no sólo potencian sus puntos identitarios (el romanticismo, el amor perdido, la frivolidad sensual, la añoranza, el deseo) a un entramado mucho más teatral y conceptual que nunca. LEE LA CRÍTICA DEL DISCO


2. Light Asylum – Light Asylum (Mexican Summer)
La energía visceral, el poder y entonación dominátrix de embrutecimiento coral, muchas veces francamente inspirado, hipnótico y bondage, de esta Grace Jones de fuerte componente andrógino, sobrevuela las chanzas, las marchas marciales, las catapultas beat, los chispazos y los dramas y tormentos de sintes armónicos y homéricos de uso primario de este ejercicio en largo. Consciente de ese peso protagónico, acertado, pero también en previsión de lo que puede suponer su abuso y carga, afortunadamente modula sus intervenciones y caracteriza su impronta vocal según la vocación sonora (estética) de cada uno de los diez temas de los que se compone este debut homónimo. LEE LA CRÍTICA DEL DISCO


1. Laurel Halo – Quarantine (Hyperdub)
Si el pop tuviera que ser un revulsivo solar, un aliciente de donde descorchar energía para paneles que alimenten nuestros ladrones y enchufes, Laurel Halo sería la Directora de Endesa. Con la publicación de Quarantine nos somete a un ejercicio lumínico sublime. Lanza rayos al vuelo que no ataja en ningún momento, se pasea como un alma de tribu por zonas poco comunes en el que se sume como una diva exótica al borde de un colapso superado por cualquier consumo de ácido alucinógeno, planeando y latiendo a conciencia algunas de las nuevas teorías del pop sintético en una especie de resolutivo space dub que conecta tanto con la experimentación vocal, pop y psíquica de damas Hanne Hukkelberg o reinas de la sincronía y la luz oscura como Björk. LEE LA CRÍTICA DEL DISCO

LPs Internacionales (5)