2 enero, 2013. Por

LPs Nacionales (2)

Los mejores discos nacionales de 2012
La lista de los Mejores Discos Nacionales de 2012 según Notodo.com
LPs Nacionales (2)

<<ATRÁS


20. Prats – Pla B
(BCore)
Oscuros y abiertos, Prats juegan con una sólida y grave base melódica sin sonar excesivamente charlatanes, ocupándose de las melodías y las armonías como si de un grupo de indie mainstream se tratase pero con la pose y el recorrido de una banda educada bajo la minuciosa escucha del Rain Dogs de Tom Waits, el Meat is Murder de The Smiths, la supeditación acústica melódica y casi carruselera de Manel, Bradien o Antònia Font o la épica confesional y atmosférica de Bedrom, Animic o Senior i el cor brutal; todo ello bajo la atenta mirada de Ricky Falkner, productor-portento que convoca todo ese servicio de madurez y fina estampa histórica en el pop alternativo barcelonés que son estos músicos a una especie de tratado accesible y menos denso que el de proyectos como Mishima o el segundo LP de Manel, en este caso. Esto sí fue un gran impacto. LEE LA CRÍTICA




19. Afrika Pseudobruitismus – Albedo
(AMDISCS)
La formación clásica y el interés por la composición culta, finisecular y aquiescente de la música, porque la sabe, toma o delinea su concepto, y también por eso lo deconstruye o reinterpreta, como también a partir de ahí, crea; cierta añoranza deudora, pero que al tiempo es kitsch, por los grandes ensayos del paisajismo electrónico y los primeros exploradores sintéticos de Cyberia; una loa constante a la sencillez y el efectismo sci-fi (algo que deviene necesariamente en la construcción evocativa e intertextual de un bagaje iconográfico, y de ahí todas esas referencias audiovisuales -varias olas para Stanley Sunday, en este caso- que acompañan a sus proezas musicales) y una evolución abiertamente libre y dadá son algunas de las claves esenciales de la estética sónica de Afrika Pseudobruitismus y es la magia animada, su propio plancton, con la que también se recrea Albedo. LEE LA CRÍTICA


18. Unicornibot – Dalle!
(Matapadre)
La tragedia de Dalle! no es ninguna, y lejos de echar de menos a Víctor Hugo o de emular el Dale! de Catupecu Machu apuestan por Dante en su escisión más demente del humor simétrico respetando estructuras anti-lineales, llenando de distorsión medida unas guitarras que van en escalada hacia zonas de arquitecturas que se codean, en momentos, con la parte más jazzy del rock experimental e instrumental con los riffs de rock and roll yugular y los títulos satíricos (Julio Iglesias, portero), el formato persecución caótica cinematográfica con momentos de mesticidad casi metalera, el mathrockalipsis casi tropical o guiños a una especie de samba noise lo suficientemente inclasificable como para catalogarla así. El unicornio ayer se me perdió. Se le soltó el patín y ahora es fórmula matemática del hambre gallega por construir espacios tan caóticos como la Cidade da Cultura. Al menos aquí se aboga por el riesgo país y la crisis del cobre. Fan.. LEE LA CRÍTICA


17. Hola a todo el mundo – Ultraviolet Catastrophe
(Mushroom Pillow)
El cambio de HATEM al balearismo sintético no es un símil del cambio de órbita plástico de Dover ni un recorrido oportunista (¿o sí?) por aprovechar el fanatismo que la BSO de Drive o el hype de bandas como Delorean o Dorian están viviendo tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, sino una re-concepción más coherente con el entorno de la música actual y un cambio de prisma sobre esa psicología zen que siguen promulgando, ahora literal y evocativamente. LEE LA CRÍTICA


16. Pájaro – Santa Leone
(Happy Place Records)
Someterse a la escucha de Santa Leone es prestarse a un ejercicio casi tan paródico como el de confesarse en plena Feria de Abril con un bourbon de 18 años en la petaca entre reclamo de exhumación y confesión pecaminosa ante el páter. La igualdad con la que comulga Herrera es la de una suerte de cantor melódico italiano sometido a la perversión mafiosa del blues. Conectar Nápoles con Texas. Pedir un taxi en la Memphis de Elvis y amanecer robándole a Romina Power a Al Bano tras una actuación en el Noche de fiesta romano. Lo que hace años se le encargó a Kiko Veneno, Raimundo Amador, Antonio Carmona o Navajita Platéa, no os confundáis, no se le encarga ahora a Pitingo o Bebe: el pedido es hoy para músicos como Gecko Turner o para el bueno de Andrés Herrera, antiguo militante de proyectos como los mentados Pata Negra, Brigada Ligera o la banda de Kiko Veneno y, ahora, por fin y tras más de un año de duro curro, debutante a la luz y fuera de la sombra de otros nombres propios tras un álter ego poco alter-ado y repleto de ideas pocas veces programadas al unísono. LEE LA CRÍTICA


15. VV.AA. – Tensión: Spanish Experimental Underground 1980-1985 (Munster)
Porque no sólo del rock experimental de los ’90 y el siglo XXI vive el moderno actual, Munster rebusca en las catacumbas de grabaciones amateurs, de ensayo, directo o estudio y encuentra oro negro macizo: y lo recopila en Tensión, o el disco (¿definitivo?) de los sonidos oscuros de las escena española de los primeros ochenta: bandas como Mar Ora Vez, 429 Engaños, La Gran Curva, Clónicos o New Buildings, entre otros, nos hacen creer que hubo “otra Movida” y que estamos a tiempo de reivindicarla.


14. El Hijo – Los Movimientos
(MM / PIAS)
Abel Hernández se distancia de todo tipo de catálogo discográfico, se financia y autoedita (con la colaboración de las decenas de micromecenas que vía Verkami permiten el acto) su nuevo álbum, se desplaza a Altea, conecta las facciones mediterráneas del entorno y del equipo a su servicio (reputados músicos como David T. Ginzo, Javier Monserrat y Xosé Luis Saqués) y decide dotar de una panóptica espacial novísima su perfil de autor revenido, ampliando aun más la gama de colores de su Universo autoral y hace acopio de minuciosidad en Los movimientos, probablemente el punto más alto en la carrera de Hernández (incluyendo Migala) en lo que a producción y versatilidad se refiere: un gozoso cruce entre la canción melódica de Roberto Carlos, Leo Dan y el Dúo Dinámico con autores de la libertad de Refree o Julio De la Rosa y un ramillete confesional de sonidos sintético-industriales ochenteros aplicados a sonidos de alianzas más actuales.. LEE LA CRÍTICA


13. Lorena Álvarez y su Banda Municipal – Anónimo
(Sones)
Mientras los modernos debaten qué es y qué no es ser auténtico, Lorena Álvarez se instala detrás de la barra de Hermanos Campa, se pide una ración de bravas, debate sobre el Estado de la nación mientras ve las noticias y, en vez de reivindicar a Manta Ray o Australian Blonde y encaramarse una Fender Telecaster y un VOX AC30 de válvulas, decide ser sincera. Porque Lorena Álvarez, a diferencia de las chavalas de su generación que se dedican al perreo y el coqueteo, decide esperar religiosamente en su Asturias natal que se celebren fiestas en Pancar, Gargantada o Proaza para acercarse a las sesiones vermut de mediodía y echarse unos bailoteos a base de danza prima (que no “danza, prima”), saltones, corri-corre o pericote: canción tradicional de toda la vida de Dios y que, bajo sus sombras y sus cantos de profundidad encomiable y hasta tétrica, se bifurca la imagen del verdadero folclore español, y no del folk norteamericano, latinoamericano o sueco.. LEE LA CRÍTICA


12. Undo – Motas de Polvo (Factor City)
No estás viajando en el tiempo y no es una versión de Orbital o The Grid revestida y envenenada de una suerte de house viejito. Undo, proyecto en el que se escuda Gabriel Berlanga (a la vez que hace las veces de referencial nombre tras el sello Factor City), coge el tranquillo tras seis años de silencio discográfico y genera bailes suaves, relajantes, espaciosos, graves y turbadores. Sopla.


11. Pegasvs – Pegasvs
(CANADA)
Synth-pop de toda la vida de Dios pero atenuando la estela castiza de sus prominentes influencias, a veces más de pop art, en otras más de barra de bar, hacia zonas en donde la verdadera catalepsia es militar territorios sintéticos, eléctricos y saturados. Una colección de tonos oscuros con halos de luminosidad limitada en donde el ritmo se rinde al beat lineal, a la sensualidad desafilada de la ex Sibyl Vane y al contoneo melódico y monocorde de espacios centrífugos en donde la conquista es, en sí misma, mantener la inercia. Inteligencia artificial. LEE LA CRÍTICA

LPs Nacionales (2)