10 diciembre, 2015. Por

Ludovico Einaudi

Elements
Ludovico Einaudi vuelve a escribir la banda sonora del orden en Elements, su nuevo disco
Ludovico Einaudi

En una época en la que la música clásica e instrumental parece haber quedado arrinconada solo en el ámbito de quienes peinan canas y tienen un elevado nivel adquisitivo, y con la clásica contemporánea haciendo gala de un sonido absolutamente inaccesible para el público general, Ludovico Einaudi es un hombre que se salta la regla. Pianista y compositor italiano de 60 años, lleva componiendo música instrumental y bandas sonoras desde finales de los años 80. Este otoño Einaudi publica, con mucho bombo y mucho platillo, Elements, un disco esperado y ambicioso. Además, su nombre es noticia en España últimamente por ser el autor de la pieza instrumental que acompaña al último anuncio de la Lotería de Navidad.

Para muchos entendidos en música clásica, su nombre es casi sinónimo de herejía: personaje de épica facilona y extraordinaria habilidad para disfrazar el pop de música clásica; su música parece demasiado sencilla como para ser escuchada. Pero para otros muchos este afable turinés ha sido el vehículo a través del cual han desarrollado un interés por la música clásica, y ya hace mucho que sus lanzamientos discográficos trascienden más allá de los círculos interesados en dicho género o la banda sonora. El secreto radica en la incorporación de progresiones y discursos característicos del pop y del rock al piano clásico, y enriquecerlos además con elementos de folk y las llamadas músicas del mundo (especialmente percusiones africanas). El resultado es un cóctel que casi siempre se escucha solo.

Álbumes como Nightbook (2009) o In A Time Lapse (2013) han sido carne de remix para pinchadiscos de primera fila (incluso Drop, uno de los temas de su nuevo trabajo, ha sido remezclado por nada más y nada menos que Mogwai, una de las piedras angulares del post-rock de las últimas dos décadas); y han venido acompañados de extensísimas giras que, a ambos lados del Atlántico, han arrancado minutos y minutos de aplausos. Lo cierto es que a pesar de que tiene sus detractores, los conciertos de Einaudi casi siempre cuelgan el cartel de “No hay entradas” con semanas, si no meses de antelación; y un público de lo más heterogéneo que se deja mecer sin reservas por el pianista italiano y su orquesta de cámara. La realidad es que el italiano agita a las masas con su piano casi como lo hace Brian May con su guitarra.

El Elements que presentará en España en primavera es un disco menos impetuoso que el In A Time Lapse que lo precede, más reflexivo y tal vez algo menos emocionante que aquel. Einaudi lleva años buscando el equilibrio entre el sentimiento, la lógica y el misterio. Probablemente en Nightbook era el misterio quien ganaba la partida; en In A Time Lapse, el sentimiento y, en Elements, la lógica. Lejos quedan las sencillas cancioncitas, las progresiones casi pop que uno se encontraba en sus primeros trabajos, como Eden Roc (1999): la ampliación de la orquesta aporta dimensión y peso al trabajo de Einaudi. Petricor y Night arrancan con una continuidad marcada respecto al disco que las precede, con una serena y emotiva ascensión y el uso de detalles electrónicos para enriquecer la melodía que dibuja el piano. El cuarto corte, Four Dimensions, podría, con una instrumentación y distorsiones totalmente diferentes, estar contenido en algún disco de post-rock firmado por Maybeshewill o Explosions In The Sky. Es más, es que a medida que avanza el disco hacia las tensas atmósferas de Numbers o Twice, el recuerdo de la banda sonora que Mogwai compusieron para la serie francesa Les Revenants, se hace más y más potente.

Los pasos medidos al milímetro y el misterio van de la mano a lo largo de todo el disco. La sensación no es la de la cálida emoción que nos embargaba en otras ocasiones, el tono es algo más frío. Pero, más allá de esa primera sensación, uno empieza a sentirse cómodo en las precisas líneas de la partitura. Dice Einaudi que en este disco ha tratado de captar la belleza que hay en la organización. Así el resultado es nítido y afilado. Probablemente un paso necesario en la carrera del autor, que corría el riesgo de dormirse en los laureles de su exitosa vertiente más tierna y pasional. Quien quiera verlo en directo, que se de prisa: las entradas, a pesar del precio, vuelan.

Ludovico Einaudi

+ INFO

Artista: Ludovico Einaudi

�lbum: Elements

G�nero: Música clásica instrumental

Gira:
13.04: Zaragoza. Auditorio
14.04: Barcelona. Gran Teatre del Liceu
16.04: Madrid. Teatro Real
18.04: Bilbao. Palacio Euskalduna

Discogr�fica: Decca / Universal

A�o: 2015