22 abril, 2014. Por

Polock

Pintura sintética
Hablamos con Papu Sebastián, líder de Polock, con motivo de la publicación de su segundo LP
Polock

De efervescentes pimpollos herederos de la querencia indie-rockera del rock británico de principios de siglo a convertirse en uno de los puntales de nuestro rock independiente más internacional, los valencianos Polock se han cocinado a fuego lento y a base de bien el que es el sucesor de su exitoso álbum debut, Getting Drom from the Trees.

Y es que Rising Up, segundo álbum del quinteto levantino, irrumpe mucho más maduro y templado, plagado de hits que entrelazan un puente entre el indie contemporáneo y la new wave de pedigrí de finales de los años ’80, entre el pop sintético de los grandes divos de la canción pop y la multivitamina luminosa de un grupo de chavales que crecen a pasos agigantados.

El día que por primera vez podía tocar este nuevo disco quedamos con Papu Sebastián, vocalista, guitarrista y compositor de Polock, para que nos cuente no sólo las claves del proceso creativo de un disco que se alargó más de año y medio, sino acerca de sus impresiones sobre la escena independiente estatal y la proyección internacional de la banda.

Notodo: Se suele decir que los segundos discos son los más difíciles o que el primero era mejor. No sé si ves con cierto vértigo el hecho de enfrentaros a un disco de reválida.
Papu Sebastián:
Hemos tenido presión y exigencias pero ha sido más a nivel interno y personal del grupo, de hacer algo con lo que estar convencidos y con lo que luego poder estar dos años de gira disfrutando de las canciones. En principio siempre viene directamente de nosotros esa presión.
“No cambiaría el modelo de la industria musical actual por el antiguo.”

NTD: Pero tardasteis cuatro años entre un disco y otro, si bien la gira fue larga. ¿Qué es lo que llevó a tal dilatación?
P.S.:
Nos pasamos casi un año sólo escribiendo. Llegó un momento que paramos con la gira de Getting Down from the Trees y me di cuenta que no había escrito todavía ninguna canción. Al principio parece como que se te olvida cómo se te graba una canción, entonces esa vuelta de retomar el tema compositivo se alargó un poco, y estuve casi un año creando demos en casa hasta que empecé a enseñárselas al grupo para darle forma definitiva. Y luego estuvimos medio año en el estudio, que es algo inusual en España, y eso hizo que tardáramos ese año y medio.

NTD: Mencionabas en alguna entrevista que acabó transformándose casi en una obsesión estar seis meses. ¿El encierro durante tantos meses os hizo dudar acerca de vuestro propio criterio o teníais muy claro lo que queríais conseguir?
P.S.:
No teníamos muy claro el sonido. Uno de los primeros temas que se escribieron fue Everlasting y era un tema que no tenía absolutamente nada que ver con nada de lo que habíamos hecho anteriormente, por ejemplo. Simplemente fuimos poco a poco creando el sonido y dándole el tiempo necesario a las canciones para escucharlas desde otra perspectiva y ver qué tal resultaban y cuál era la manera de que funcionasen mejor tanto ellas individualmente como en el conjunto del disco, que tuvieran una coherencia global.

NTD: Una de las peculiaridades de ese sonido es la reducción del peso de guitarras y el aumento de teclas y sintetizadores. ¿Era una manera de quitarse el sambenito de “grupo-versión mediterránea de The Strokes”, como se os denominó fuera, sobre todo?
P.S.:
No fue por nada especial ni meditado, en realidad. Empezamos a trabajar con sintetizadores analógicos que nos habían dejado amigos y teníamos nuestro mini-estudio repleto de sintes; así que empezamos a jugar con esos nuevos aparatos y a buscarles sonidos hasta conseguir arreglar las canciones. Teníamos más ganas de investigar en ese sentido los sonidos de los teclados, y a raíz de eso comenzaron a sonar mejor las canciones con ellos por sí solos, y no tuvimos la “necesidad” de meter guitarras sólo por el hecho de meterlas.

NTD: Aún así toda esta ola de revisión del sonido de los ’80 incluye sintetizadores, sobre todo. ¿No era una manera de manteneros contemporáneos a los grupos de indie-rock moderno?
P.S.:
Nosotros por aquel entonces estábamos escuchando, por ejemplo, discos de Imagination, de Daft Punk, de Prince, de Tom Verlaine, el Dangerous de Michael Jackson… y toda esa imaginería y todos esos pads y sintetizadores de alguna manera influyeron en que quisiéramos trabajar en torno a ese tipo de sonoridades.
“La etiqueta indie-mainstream me genera una sensación contradictoria, como de blanco-negro.”

NTD: Muchos medios extranjeros definieron a los Polock del Getting Down From the Trees como un alegato de sonido británico y garagero pero impregnado de un halo luminoso y mediterráneo. ¿Grabar en Valencia en pleno verano en una casa muy cercana a la playa era una manera de acercaros a esa atmósfera?
P.S.:
Sí, con este disco tuvimos la oportunidad de grabar en nuestra ciudad. Teníamos un poco el miedo de que grabar en tu propia ciudad se convirtiese en una rutina, porque llevábamos mucho tiempo trabajando la demo en nuestro estudio. Este nuevo estudio estaba a pocos kilómetros del nuestro, pero al menos teníamos el punto de partida en otro lugar, aunque estuviera cerca. Alquilamos una casa súper grande, al lado de la montaña, con piscina y frontón, y nos ayudó a mimetizar y acoger esos toques de luz que te da el verano, y estaba guay poder volver después del estudio, todavía de día, a correr o a la piscina, además de poder mantenernos todos juntos, lo que generó un ambiente grupal muy bueno.

NTD: El primer disco lo grabasteis en Berlín con Berend Intelmann, ahora lo grabasteis con Fernando Boix; pero aún así no aparece la figura de productor total, sino que sois coproductores junto a ellos. ¿Por qué no os animáis a delegar esas labores?
P.S.:
Con Berend sí que hubo una coproducción un poco mayor, pero es que nosotros somos un grupo que casi tal cual llevamos las canciones al estudio se quedan de esa manera: las estructuras no cambian en absoluto, no ni una pizca de las canciones que cambian. Simplemente vamos a registrar el sonido y buscar otro nivel en el sonido. Ahora tuvimos la oportunidad de trabajar con Fernando, que es un ingeniero de sonido y productor buenísimo de Valencia; pero, de momento, no hemos encontrado a nadie que se meta en nuestras canciones y en nuestro universo y que lleve tanto tiempo como nosotros trabajándolas como para poder decidir. Creemos que de momento nos está yendo bien.
“En España todavía hay cierto rechazo a que alguien haga las cosas en inglés.”

NTD: No es una cuestión de miedo a la crítica, entonces…
P.S.:
No, no, para nada. Tiene más que ver con la idea que tenemos de cómo queremos que suene el disco cuando vamos cerrando las canciones en el local.

NTD: Con el primer disco varias canciones que formaron parte de él ya habían sonado bastante en MySpace y os habían dado cierto recorrido. ¿Concebís este disco como más virgen, sin que nadie espere nada concreto?
P.S.:
Sí. A nivel emocional a la gente le apetecerá más porque es un disco totalmente nuevo, con diez cortes muy distintos entre sí, además, cada canción, y con el que llevamos mucho tiempo fuera de combate. Es nuestra manera de regresar con todo, y cada cosa que vamos haciendo y que tiene que ver con esta nueva colección de canciones nos genera mucha emoción.

NTD: ¿Cuando creabais el anterior sentisteis que estabais como “completando” un disco?
P.S.:
Sí, era algo así. Como completar una etapa nuestra, donde iba todo muy rápido y había cierta urgencia por acabar el disco. Además de cambiar alguna cosa de los temas que formaron parte de ese EP anterior, los temas que hicimos después del EP notamos que tanto unos como otros tenían bastante que ver, en realidad, no fue un pegote de cosas que estaban distanciadas entre sí, afortunadamente. Pero sí que fue como cerrar un ciclo o una etapa creativa con cierta coherencia.

NTD: Dijisteis que sois unos enamorados del trabajo en estudio, y en el disco se pueden apreciar muchas capas. ¿Va a variar de alguna manera el sonido del disco con respecto al directo?
P.S.:
Somos muy obsesivos con los sonidos, y en el estudio, aunque hemos utilizado muchísimos instrumentos analógicos, sobre todo teclados, que en principio es imposible trasladarlos todos al directo porque no puedes ir con diez teclados de 5.000 € cada uno, sí que hemos grabado los sonidos en ordenadores para poder tocarlos a tiempo real. Estamos creando nuestros propios teclados a partir de todos esos sonidos que imprimimos en el disco. Así que va a sonar muy muy muy parecido.
“No hemos encontrado a nadie que mimetice nuestro universo como para delegarle las labores de producción.”

NTD: Editasteis el Getting Down From the Trees en nueve países, casi en todos los continentes. No sé si trabajasteis viendo que el proyecto tiene quizás una vocación más internacional que nacional.
P.S.:
Nosotros pensamos que el idioma universal del rock es en inglés, y por eso lo hacemos de una manera. Lo hicimos de una manera natural cuando empezamos con el grupo y nos ha funcionado bien en el resto del mundo, también. No estamos cerrados a España pero tampoco afuera. En España nos encanta tocar y mostrarlo y que la gente vea lo que hacemos. Es una fórmula que puede funcionar tanto aquí como fuera, creemos.

NTD: Y viendo que desde la crítica se os ha mimado más fuera que dentro, ¿no redimensionasteis el proyecto en base a los movimientos que ibais viendo tanto fuera como dentro?
P.S.:
No podemos decir que en España se nos ha tratado mal, pero sí que desde fuera se valora de otra manera. Yo considero que en España todavía hay cierto rechazo a que alguien haga algo en inglés.

NTD: Entiendo que en ese mensaje acotado que das, estás dando a entender que desde Polock habéis sentido cierto prejuicio desde la crítica especializada…
P.S.:
Sí, pero aprendemos a convivir perfectamente con todo. Cuando tenemos críticas que de verdad son constructivas y que ayudan a mejorar las leemos con muchísima atención, pero cuando simplemente van a atacar lo que hacemos diciendo que si copiamos a los Strokes o a quien sea, cuando hay cientos de grupos que desde hace décadas están haciendo cosas que ya se han hecho y nadie los ataca ni se les dice nada, acabamos pasando. Preferimos no meternos en esos terrenos y simplemente seguimos trabajando en la música, que es lo que nos gusta hacer.
“Hay miles de grupos que desde hace décadas hacen cosas que ya se han hecho y nadie los ataca.”

NTD: En su día formasteis parte de la Generación MySpace, aunque ahora ya no exista, siendo de los más escuchados junto a Vetusta Morla o Russian Red. No sé si el hecho de que toda la vida del grupo haya mantenido una vida real y otra virtual lo veis como algo beneficioso o no.
P.S.:
A nosotros nos ha venido bien, pero también nunca hemos trabajado de otra manera. Empezamos con internet, incluso como principal herramienta para que la gente nos conozca, y no hemos vivido la industria de la venta de millones de copias casi de ninguna manera. No sabemos bien cuál fue el funcionamiento antes, pero ahora hemos tenido miles y miles de escuchas en distintos canales y medios de difusión virtual y nos ha ido bien. No tenemos una nostalgia de algo que no hemos vivido, sobre todo porque estamos cómodos con la manera que tenemos de dar a conocer nuestra música y de comunicarnos con nuestros seguidores. No la cambiaría por otra a día de hoy.

NTD: ¿Y no ves que los grupos se están transformando en algo así como especialistas en marketing mix para planificar sus movimientos más allá de lo creativo?
P.S.:
Sí, completamente. Indudablemente tienes que ingeniártelas para dar material interesante a la gente porque si no esto que antes podía durar cuatro o cinco años destilándose y disfrutándose en un proceso temporal mucho mayor, ahora se difumina más inmediatamente. Casi no dura ni un año el ciclo de vida de un disco. Tienes que ser lo suficientemente hábil como para crear y contar cosas e ir enganchando a la gente, porque si no…

NTD: ¿Es tan importante crear canciones como crear estrategias?
P.S.:
En parte sí. Lo vemos todos los días: si te ponen setenta veces en la radio la misma canción, aunque sea mala, acabas escuchándola o, al menos, saber cómo es y tarareándola. El marketing, la promoción y la imagen general del grupo consideramos que es algo muy importante, sí.
“Escuchamos mucho a Imagination, Daft Punk, Tom Verlatine, el Dangerous de Michael Jackson…”

NTD: En su momento se os trató asociar a la ola de indie-rock valenciano con grupos como Twelve Dolls o Castlevanians; ahora está de moda la etiqueta indie-mainstream. ¿Vosotros os sentís afines a algún tipo de sub-escena?
P.S.:
A mí la etiqueta “indie-mainstream” me genera una sensación tan dispar… Como si fuera “blanco-negro” (risas), algo muy contradictorio. Supongo que esas cosas se las dejamos más a la gente de los medios, pero sí que sentimos cierto apego a la palabra “indie” desde el punto de vista que autogestionamos nuestro proyecto, la información que se ofrece del grupo, el artwork, todas las cosas que nos rodean. En ese sentido somos independientes: poder manejar tu propio grupo. Pero tampoco rechazamos lo mainstream si se ve desde la perspectiva de “triunfar”, de poder conseguir que te escuche más gente. Quizás con los grupos que nos sentimos más afines, en modelo y sonido, sean Delorean o Russian Red, por ejemplo. Pero hay un montón de bandas que están haciendo cosas buenas, pero también hay muchísimas otras que tampoco nos llegan del todo, y seguramente lo que consigan sean crear más confusión y un apelotonamiento de la información que le llega a la gente como oferta.

NTD: ¿Cuáles son los próximos pasos de Polock, sobre todo en cuanto a alcance de este nuevo disco?
P.S.:
Ahora mismo estamos armando la grilla de la gira, cerrando festivales, sobre todo: estaremos en el SanSan Festival, el 101 Sun Festival, el Arenal Sound, el Ebrovisión… Y también estamos armando la gira en los países en donde saldrá el disco, que son los mismos en los que se había editado Getting Down From the Trees: EEUU, Canadá, México, Japón, Reino Unido, Francia, Alemania, Suiza y Austria.

Gira:
26.04: Valencia. Fiesta Radio 3
02.05: Barcelona. Razzmatazz
16.05: Zaragoza. Sala López
23.05: Valencia. Wah Wah
31.05: Huesca. El Veintiuno
11.07: Málaga. 101 Sun Festival
30.07: Burriana. Arenal Sound
04 al 06.09: Miranda de Ebro (Burgos). Ebrovisión

Polock