27 marzo, 2014. Por

Foster the people

Supermodel
Foster the people maduran (un poco) con el lanzamiento de su segundo trabajo, Supermodel
Foster the people

El primer disco, una inspección del terreno, una prueba para el público, una especie de encuesta de valoración encubierta buscando investigar sobre la viabilidad del producto. El segundo disco, una respuesta de la banda a la reacción obtenida por parte de crítica y público; una actualización del producto, un proceso que pule las imperfecciones y comienza a orientarse hacia un camino propio, más homogéneo, concebido sobre un terreno más estable. En este proceso se encontraban los californianos Foster the People hace tan sólo unos meses, momento en el que se estaba fraguando un nuevo trabajo que debería asentar el recorrido anterior, creando un sonido mucho más compacto y adulto, soportando el peso de la gloria que en 2011 les había reportado un álbum repleto de hits mediáticos.

Sin embargo, si bien en esta nueva entrega han conseguido construir un sonido más adulto, iniciando un alejamiento del álbum de masas de fácil escucha, el intento de beber de nuevas influencias, reinventarse y madurar su trayectoria acaba consiguiendo un resultado bastante ecléctico; un recorrido por once temas interesantes, cada cual de su padre y de su madre, que no consiguen definir si su inmediata intención es desviarse por el pop más british, por las melodías étnicas, si quieren probar con el new wave de los ochenta o convertirse en la nueva coral universitaria de la región. Un estado de indecisión más propio de un debut que de un segundo disco, y que puede crear fieles y detractores en un caso similar a la aventura de Arcade Fire con Reflektor. Salvando las distancias, claro.

Con ello, la banda de Mark Foster sigue impregnando sus composiciones de un aura electro-ochentera, en la línea de su anterior Torches, eso sí, dejando un poco de lado los socorridos sintetizadores para juguetear con la influencia étnica (Are you what you want to be?), el mundo british más meloso de Keane o The Fray, que se convierte incluso en arrebatos de épica rock de Coldplay (Ask yourself), haciendo un revival pop ochentero (Coming of age) y sobrevalorando los coros en una y otra composición (Nevermind, The Angelic Welcome of Mr. Jones, Fire Escape…) Por unos segundos creemos arrancar con la clásica petición amorosa de Jet (Best friend) o nos embebemos de guitarra melódica en un atardecer en California con Jack Johnson (Goats in Trees). Menos sintes, pero un poco de electrónica al final, con temas eufóricos (A Beginner’s Guide to Destroying the Moon) o más new wave (The Truth).

Un amplísimo abanico cromático que no disgusta, pero que acaba creando un paralelismo con un proceso de grabación (e inspiración) construido a caballo entre Marruecos, la India, Los Ángeles y Londres. Un vaivén; una coctelera sónica que te convencerá si eres de MGMT, Icona Pop, Passion Pit, Coldplay (¡y otros tantos!) y si sólo esperas un pasito de madurez, no una barba poblada.

Foster the people

+ INFO

Artista: Foster the people

�lbum: Supermodel

G�nero: Indie-pop

Discogr�fica: Columbia Records

A�o: 2014