11 febrero, 2015. Por

Erik Urano & Zar1

Cosmonáutica
Erik Urano & Zar1 firman un tratado de rap cosmogónico y tránsitos space-hoperos en Cosmonáutica
Erik Urano & Zar1

Puede que haya llegado el día en el que el rap en nuestro país inicie un éxodo total. Llevamos algunos años sorprendiéndonos con proyectos que comienzan a marcar nuevas pautas para el género en España, pero es probable que en Erik Urano & Zar1 hayamos encontrado uno de los alegatos más explícitos de algo que puede llegar a entenderse como el “rap del mañana”, aquello con lo que en países como Francia y Estados Unidos llevan conviviendo desde hace un par de décadas, con nombres como los de Wu-Tang Clan o crews plurales como Odd Future.

Situado en un universo paralelo o zona de nadie entre la cosmogonía del pop alternativo y el aceitoso fraseo del MC del mañana, la parejita convive con la psicotropia de las bases psicodélicas y la re-versión urbanita del hip-hop de la escuela parisina, soplando humo y lisergia pero sin desprenderse de algunos de los nombres más kamikazes y versátiles de la escena rapera estatal, como Malandrómeda, C. Tangana, Catarata, Fluzo o Suite Soprano, entre otros.

El MC vallisoletano se muestra interesado en reivindicar las atmósferas espaciales, las zonas de uso científico, discos como The Voyager de Mike Oldfield o hablar de la NASA, Kraftwerk, los ordenadores spectrum, Negu Gorriak, Carl Sagan o Sharon Tate que de bajarse la bragueta, sacar la regla y medirse las pollas con otros MCs de su generación por ver quién la tiene más grande. Creednos: los otros perderían. De ahí que Cosmonáutica se entienda como un viaje en estado de gracia por las inexploradas fronteras de las órbitas cosmológicas, rearmando sus frases con auto-loops vocales, saturando las bases con graves que reinventan una suerte de concepto que años atrás parecieron iniciar Los Planetas: el toxicosmos.

En el disco, esperada continuación que amplifica aún más las facultades de su debut, Energía Libre, sobrevuelan la zona saturando el sonido en una suerte canción en dos partes, donde cabe dub espacial de beat quemado y re-sampleado de cintas analógicas para hablar de sangre, miedo y tiempo (Gorriones), inician un parpadeo de filtros cósmicos para decir que el cielo es sólo el principio (Cosmonáutica), no se moderan a la hora de amenazar con una suerte de trance urbano y digital de extrarradio (DBTH), juega con imágenes surrealistas, viciadas, cenitales y lisérgicas (Dafleiva), figuran tránsitos de ambient space hop (Buzzin’ Cosmos), transforman a Dios en un quinqui robótico en una pieza en la que queman el beat a base de tóxicos y drogas blandas y rompen el límite (Ilímite), se decepciona de los módulos lunares en los que habita su estado mental en un medio tiempo con la gravedad con extra de grave (Vostok 1), abre nuevas vías cósmicas para rajar de la NASA y de las transformaciones de su entorno en una suerte de dubstep conspiranoico (Ghosts), abre nuevos círculos que no son precisamente los de Podemos para nuevas vías de conocimiento y echar el cierre a otros ciclos (Círculos) y hasta se acompaña de Juan Solo (ex miembro Sólo los Solo) para sugerir un nuevo “básico” de rap sensual y psicodélico en single más accesible del redondo (Over). Estos sí son nuevos básicos y no los de Zara.

Erik Urano & Zar1

+ INFO

Artista: Erik Urano & Zar1

�lbum: Cosmonáutica

G�nero: Space-hop

Compra el disco: aquí

Discogr�fica: Gamberros Pro. / Galleta Records

A�o: 2014