27 febrero, 2014. Por

Catarata

Catarata
Catarata, o la unión que necesitaba el indie y el hip-hop estatal: Elphomega + Elvira
Catarata

No ha sido un parto fácil, y es posible que aún tardemos en un país con los prejuicios como primer eslabón a la hora de aceptar las hibridaciones entre escenas, influencias y evoluciones musicales, pero la adherencia es simultánea tanto del fraseo del hip-hop en las estructuras melódicas del pop como las bases de la electrónica más etérea en la nueva percepción de la música urbana.

Y de la misma manera que hace ya varios lustros han comprendido en América y en Francia con respecto a un género tan cuestionado y políticamente incorrecto como el hip-hop, poco a poco está encontrando comprensión, tanto por inercia como por la consolidación y conexión de varios de sus referentes en otras escenas (Violadores del Verso, Mala Rodríguez, Frank T, Capaz, Tremendo…) y por el surgimiento de proyectos con pretensiones de fabricar una música urbana universal (BFlecha, Fluzo, Malandrómeda, C. Tangana, Erik Urano & Zar1, Anyzed, L.E. Flaco, Carlos Sadness…). El último grito, surgido de una colaboración que se antojaba efímera entre el MC Elphomega y Piti Elvira (a quien quizás conozcáis por proyectos como Standstill o Elvira) hace casi tres años se saldó con la publicación de dos temas inéditos (Rancho de luz / Navaja suiza) que encendieron la mecha de un proyecto que trasciende no sólo a las escenas del rap y el pop, sino que también forma parte de una concepción de los procesos creativos y exhibicionistas del producto musical que genera alternativas en todos los frentes.

Catarata es, posiblemente, el ejemplo más fiel entre la unión de esas vertientes: el fraseo del MC que no se limita simplemente a hablar de titis, bugas y de lo grande que la tiene él y lo pequeña que la tiene el de enfrente; y el músico fogueado en mil batallas de las escenas subterráneas de la música independiente que decide conectar nichos no tanto “de mercado”, sino de tendenciosa y rica expiración creativa.

Grabado en otro de los símbolos contemporáneos para la exploración y emisión de maridajes tendenciosos ricos en fibra (el Red Bull Studio del Matadero de Madrid, surgido gracias a la Red Bull Music Academy) con músicos como Joshua Díaz (batería de Hola a todo el mundo), en el homónimo debut del dúo nos encontramos tanto a un MC que busca más en la cultura popular de su generación que en su propio metro cuadrado (y no se corta al mentar y tentar a Tom Hanks, Pennywise, Gus Van Sant, Bar Refaeli, Mila Kunis o Kid Koala en sus letras) como unas bases que pasan curiosamente sin riesgo y con un tino y un flow abrumador por el blues más crudo (El Galgo), el glam-rock más macarrónico (Cthulheo), la psicodelia espacial (Último grito), el desértico rock americano más ambiental (El Cactus), el pop baleárico rollo Delorean (Alumbramiento), la folktrónica (Muebles suecos) o la balada rock-pop más melódica en sus dos singles potenciales (Golpéame (You Asshole) o Tom Hanks, que ya es el primero). Un bombazo que no hace más que alimentar un maridaje necesario y anunciado entre el rap más abierto y menos porreta y el indie menos fundamentalista.

Catarata

+ INFO

Artista: Catarata

�lbum: Catarata

G�nero: Hip-hop indie

Discogr�fica: Navajasuiza

A�o: 2014