29 abril, 2013. Por

Fluzo

Estrenando discos #6
Estrenamos en exclusiva el nuevo single de Fluzo para Repetidor Disc: Lastre e Oleada
Fluzo

Mientras las revistas de nuevas (lo de “nuevas” es un decir) tendencias musicales siguen atendiendo al hype de turno, creyendo que el r&b mezclado con dubstep 2.0 es el nuevo hip-hop y el nuevo grito urbanita, Fluzo se erige como la nueva carajada global de la música urbana y el mayor revulsivo de nuestra escena emergente más marginalmente underground. Hevi y Javi, colíderes de proyectos como Malandrómeda y Dúo Cobra, respectivamente, lo tienen claro cuando se ven en Santiago: se bajan a Vistalegre cual patrones de mancomunidad de vecinos a tomarse la primera y debatir sobre fútbol, vino, mujeres y máquinas (tragaperras) y, a pesar de que uno lo haga en pijama y el otro en impoluta indumentaria rockabilly, sus universos sonoros confluyen en Fluzo, un ejercicio en el que mezclan ración de pulpo y ondas de un espacio exterior en donde la experiencia lúdica de las máquinas analógicas acaba confinando el nuevo hip-hop.

Ahora dan continuidad a su homónimo 10’’ autoeditado (y agotado) con su primer single para Repetidor Disc, casa del otro proyecto de Javi Álvarez, Dúo Cobra. Lastre e Oleada son dos canciones que, en realidad, no se llaman así y en las que convergen las tripas del blues profundo con el fraseo de patrón de sillín, del r&b falso e intervenido al post-dubstep y el drum'n'bass moderno, del urban experimental a las confesiones analógicas de las maquinolas, de las hipnosis populares y los programas de astrología de medianoche a un experimento lúdico que es (o debería ser) el nuevo pop. Normal: uno (Javi Álvarez) es un auténtico geek de los instrumentos analógicos, un fanático de las consolas retro, los experimentos audiovisuales, el ultrasonido de los juguetes del Toys R Us y los voltios e inyecciones electrónicas de unas bases tan acuáticas como analógicas; el otro (Hevi), un marginal de la escena rapper, uno de los mejores MCs del país sin que muchos lo sepan y habitante de un submundo surrealista en el que frasea en galego universalizando el idioma y dotando de sensibilidad y nuevas sensaciones sónicas al género (¿qué genero?).

Y es que Fluzo tiene tanto de “hip-hop español” (en español no es, claro) como servidor de jugador profesional de golf. Seguramente son más afines a El Coleta que a 2Pac o Wu-Tang Clan. Una bestialidad que ni en Pitchfork ni en SPIN ni en NME hubieran tenido cojones de descubrir. Opa, chavales.