24 noviembre, 2016. Por

Bruno Mars

Nuestro copiota favorito
¿A quién copia Bruno Mars en '24K Magic', su nuevo disco?
Bruno Mars

Podremos decir misa y que es un copiota de libro; pero si nos amputan varios dedos de una mano y, aun así, tuviéramos que enumerar cuáles son los referentes más universales a día de hoy de la música negra contemporánea, Bruno Mars brotaría con su uñita en esa manita buena como uno de los símbolos ineludibles de hoy día.

En su pasado álbum, Unorthodox Jukebox, se ha dicho que copia a Michael Jackson (Money Make Her Smile o Treasure), a The Police (Locked Out of Heaven), a Bob Marley (Show Me) y hasta a Take That (When I Was Your Man); se le ha acusado de tocarse el fandango demasiados años (han pasado cuatro años desde aquel disco); y que su mayor éxito es, en realidad, de Mark Ronson (la universal Uptown Funk).

Pero Bruno Mars acaba de regresar con 24K Magic, un álbum en donde vuelve a dejarse influenciar por referentes ya explorados pero que aporta nuevos matices. El resultado es un álbum menos pop, más atmosférico, con menos singles y hits por metro cuadrado pero que consigue ponernos a bailar bases sexys, más propias del funk espacial que del pop negro radioformulero que ha desplegado en sus dos primeros álbumes.

UN NUEVO JAMIROQUAI
Si hay que buscar un referente al que realmente suena parecido en su nuevo álbum, más cerca del funk espacial que nunca, dejando en un segundo plano aquella retahíla de baladas y medios tiempos que fueron uno de los puntos fuertes del pretérito Unorthodox Jukebox, es la figura de Jamiroquai.

A nadie sonará raro que se lo compare con el algo desaparecido hoy en día Jay Kay en cortes que exploran esas órbitas espaciales a través de bajos gravitantes, atmósferas tensas, gritos negroides, teclas agudas y estribillos poderosos. La clave de ese sonido reside en un potente arranque que coquetea con ese space funk en 24K Magic con guiños a Giorgio Moroder y al autotune de Kanye West; una Chunky con mucho de Prince sobre sus caderas; una Finesse que recuerda los latigazos del Michael Jackson del Bad; o la dulce melodía de That’s What I Like, en la que se acerca al Justin Timberlake de aquella ópera urban-synth que fue The 20/20 Experience o al Craig David que regresó este año.

UNA BOYSBAND SIN PLURALES
No hay band ni “eses” de por medio: Bruno Mars está perfectamente acompañado por la producción de Shampoo Press & Curl y por The Stereotypes; pero esa es toda “la banda” posible en un álbum que también nos muestra su facción más dulcificada, en un sonido de balada noventero explorado mucho por aquellos símbolos del pop adolescente del último tramo de los años ’90, desde los Backstreet Boys y Blue hasta Mariah Carey o Toni Brixton.

Y precisamente un viaje hacia ese sonido es el que imprime en cortes como Versace On the Floor o Straight Up & Down; pero que también se escapa en canciones que recuerdan a los Jacksons Five con un todopoderoso Michael Jackson al frente, en un simulacro parecido de boysband sin band (aunque en aquel caso sí la había, de hermanos) cuando entona la dulce Too Good to Say Goodbye, un medio tiempo rasgado más cerca de los estándares de los años ’80.

LO QUE QUEDA DE LA CALLE
Cierto es que Bruno Mars nunca ha sido un artista apegado al soul callejero, a esa facción de la Motown pegada al suelo. Así lo ha mostrado tanto en Doo-Wops & Hooligans como en Unorthodox Jukebox, dos cancioneros que se encargan en recopilar hits como panes, una auténtica colección de singles por álbum centrado en el pop urbano, dulcificado, con especial hueco para las baladas y los medios tiempos y, si acaso, algún ramalazo funky.

Parece mentira que apenas con dos guiños a la calle tengamos que decir que este 24K Magic sea el álbum más callejero. Sea por el influjo de Uptown Funk, por su alianza con los cuasi desconocidos Shampoo Press & Curl; pero en cortes como Perm o Calling All My Lovelies (en esta segunda sacando a relucir una facción alternativa más propia de Kindness o Blood Orange que de la calle ochentera) encontremos al Mars más cerca de las aceras y más alejado de Marte.

GALERÍA DE IMÁGENES

Bruno Mars