18 diciembre, 2015. Por

Nacho Vegas

Si no se calla el cantor
Nacho Vegas: 'En los momentos más dramáticos la gente sigue cantando'
Nacho Vegas

Ha pasado apenas un año y medio desde aquel café que me tomé con Nacho Vegas en la primavera de 2014, a pocos metros de Plaza de España, y cuando Resituación comenzaba a reproducir sus primeras escuchas. Aquel día, el asturiano no sólo me habló de la carga política (o no) de su hasta ahora último y controvertido LP, sino también de su cercanía a un partido político que en aquel momento no sonaba en casi ninguna quiniela oficial y que unas semanas después conseguiría cinco europarlamentarios.

Parece que fue hace siglos, pero no han pasado casi ni dos años, y tan sólo hace unos días nos reunimos nuevamente con Vegas para hablar de Canciones Populistas, un EP de cinco canciones que vuelve a apelar a la consciencia política, al ánimo de cambio, a las letras comprometidamente explícitas, y que se publica tan sólo días antes de las elecciones democráticas más importantes en, como mínimo, los últimos 33 años. De este cancionero y de todo el clima político y social hemos hablado con Nacho Vegas. Toma jornada de reflexión.
Entrevista: Alan Queipo

Notodo: Sacas el disco casi como jornada de reflexión, en la que es probablemente la semana más importante de la historia de la democracia desde 1978. Dices que no estaba previsto sacarlo esta semana, pero no sé si te gusta que un disco con esta carga política aparezca en una semana tan política.
Nacho Vegas:
La verdad es que no lo sé. Desde luego que no es premeditado, ¡sólo faltaba que las elecciones marcaran el calendario de publicaciones de discos! (risas) Lo que sí pensé es que la semana de promoción sabía que iba a coincidir con la semana de elecciones, y que iba a ser un tema recurrente, candente y de actualidad. Presentamos, además, el disco en Gijón este sábado 19 [de diciembre], que es literalmente la “jornada de reflexión”, y es evidente que tiene algo de morbo, pero nada más allá de eso.
“Si hacer canción política me lleva a estar relegado al ostracismo es una putada, pero no tengo miedo ”
NTD: ¿Sientes que estás hablando más de política que de música en el último año? ¿Te sientes a gusto con esa sensación de ser un posible ‘icono de la canción protesta española contemporánea’?
N.V.:
No creo, ni tampoco quiero, ser un icono de nada; pero estamos hablando tanto de música como de política: es natural que hablemos de aquello de lo que se nutren las canciones, y las mías se nutren de la realidad y de la vida, y en este caso la política suele estar muy presente en nuestras vidas, o al menos en la mía, y vivo de manera muy natural hablar de ello. No es algo que me moleste ni en ningún momento intento equilibrar la balanza para uno u otro lado en las conversaciones.

NTD: Al margen de esa suerte de manifiesto de ‘mirada individual a la mirada colectiva’, el título guarda una sublectura un tanto irónica. ¿Te gustaba la idea de traer a colación un concepto tan demonizado y estigmatizado como “populismo”?
N.V.:
Nosotros cuando empezamos con la plataforma Fundación Robo ya reivindicábamos la idea de “canción populista”, y la verdad es que sí que me daba un poco de rabia cómo en estos últimos años a cualquier alternativa que se propusiera al discurso hegemónico neoliberal se le acusaba de populismo de una manera muy despectiva, cuando creo que puede ser algo bonito y algo que apele a construir identidades colectivas, y que creo que tanto en la política como en la música tiene una dimensión muy clara que hay que reivindicar.

En realidad, creo que la “música populista” tiene que ver con una voluntad: las canciones que hacemos son populares por naturaleza, pero creo que hacer que también sean populistas requiere de una voluntad de crear empatías, de lograr construir algo, sumar fuerzas. La música quizás no tenga capacidad transformadora, pero sí de construir algo, de testimoniar y darle a la sociedad y al pueblo un valor a sus armas más primarias. El lenguaje de la música se ha utilizado en todos los pueblos y en cualquier momento: en los momentos más dramáticos la gente sigue cantando, y eso es algo muy poderoso que tiene la música.
“En los momentos más dramáticos la gente sigue cantando ”
NTD: En la nota de prensa citas un párrafo de “la dimensión populista” de Chantal Mouffé, que afirma que el populismo de derechas como el de Le Pen es de los pocos que ha entendido la capacidad de “crear identidades colectivas”. ¿No es un poco peligroso acercar esa postura de populismo de derechas al que tú siempre haces referencia, más de izquierdas?
N.V.:
Chantal Mouffé y Ernesto Laclau dicen que el populismo es algo muy importante y que precisamente por eso no tenemos que dejar que la derecha se apropie de él. La derecha se ha apropiado de un montón de términos que deben ser muy preciosos y los ha re-significado. En la política se resignifican los términos continuamente: “populismo” es verdad que ha sido una palabra para demonizar un montón de movimientos de izquierda, pero a la vez la derecha la utilizado de una manera muy inteligente, aunque también muy obscena; pero sí que es verdad que ha dado una respuesta a gente que no tenía nada a lo que aferrarse.

¿Por qué la extrema derecha tiene su paradero en las clases más populares y desfavorecidas? Porque la izquierda no ha sabido dar una respuesta, que sí la encuentran en la derecha, con un discurso xenófobo y racista, pero al menos es una respuesta, y por eso tienen éxito. Afortunadamente, creo que el 15-M ha servido de cortafuegos para la extrema derecha y por eso no ha habido ese auge que vemos en otros países como Francia, pero sí que tenemos que aprender de cómo han sabido utilizarlo para hacerlo en el sentido opuesto.

NTD: ¿Crees que el concepto ‘populismo’ es un homólogo de derechas a la utilización que se le dio a ‘casta’ desde la izquierda?
N.V.:
No creo que la derecha haya sabido responder a lo de “casta”. Cuando se habla de “casta” nos estamos refiriendo a una élite que controla el poder y es aquella cuyos intereses son defendidos por la derecha, así que no hay respuesta posible. Sí que la hay en otros conceptos: estaba pensando en “hegemonía”, que viene de la idea de [Antonio] Gramsci, y es el eje sobre el que pilota toda la ideología de Podemos, y que en realidad es un concepto que ha sabido utilizar perfectamente el neoliberalismo: crear un discurso hegemónico y hacer creer a la gente que es el mejor de los sistemas posibles. Precisamente lo que hay que hacer es utilizar esa idea de hegemonía para que la gente vea que los derechos de la mayoría son los que son mejores para todos, y esa es una construcción que está por hacer, todavía.
Podemos recurre a L’estaca o Todo cambia porque no hay temas nuevos que hablen del cambio ”
NTD: Hablaste previamente a la publicación del disco sobre la transmisión de música popular, sin mediadores comerciales; pero sin embargo supongo que tendrás asumido que eres un producto dentro de la escena musical española, que tus conciertos cuestan dinero, que tendrás un caché y un posicionamiento como producto. ¿Cómo convives con ello?
N.V.:
Con un montón de dilemas y contradicciones. Es algo contra lo que tenemos que luchar día a día. Lo que me doy cuenta es que la música opera en una dirección y el mercado en otra contraria, y tenemos que cerrar el ángulo lo más posible y ser conscientes de ello. Precisamente la dimensión populista de la música no tiene sólo que ver con el mensaje, ni siquiera es lo más importante, sino con cómo utilizas la música, cómo la vehiculas, hacia dónde la llevas.

La pregunta que me hago es cómo la música popular durante siglos y siglos, cuando estaba fuera de la esfera del mercado, consiguió ponerse en el centro de nuestras vidas; pero también pasa con el mercado laboral: antes las relaciones laborales no dependían de dinámicas comerciales y hoy parece que es lo primordial. Es una pregunta que nos tenemos que hacer, y como es algo tan reciente, aunque como dice Santiago Alba Rico, “el fin del capitalismo se parece más al del Imperio Romano que a la Revolución Francesa” y tarde mucho más tiempo; pero sí puede plantearse un escenario post-capitalista en el que todas estas cosas que son tan bonitas como la música no dependan de algo tan caprichoso y criminal como el mercado.
“Las canciones son populares por naturaleza, pero hacer que también sean populistas requiere voluntad de construir algo, sumar fuerzas ”
NTD: ¿Te sientes más cercano a la idea de cantante protesta o folk como Woody Guthrie o Phil Ochs o, apelando a lo que recién comentabas de siglos atrás como puede ser la idea de “juglar”? ¿Hacia dónde te gustaría, en ese sentido, que evolucione la transmisión de la música?
N.V.:
El referente más cercano sería esa canción de autor que mencionas, como Woody Guthrie, Pete Seeger, Phil Ochs o la canción latinoamericana de Víctor Jara o Violeta Parra, todos los renovadores del folclore. Es curioso cómo en el caso concreto de Ochs, y es algo que me pregunté mucho haciendo este disco, alguien que era de una generación posterior a la de Pete Seeger, de repente seguía con su idea de hacer “canciones de amor y revolución”, como decía Billy Bragg; y de repente se encontró en los 60 con el discurso hedonista del rock, y acabó quedándose descolgado y ninguneado de toda esa ola y se suicidó a mediados de los años 70.

Todo son ciclos: los momentos en los que la canción de autor y política tuvieron más peso es cuando también lo tuvieron los sindicatos; luego, cuando estuvieron más ahogados, se acabó con ese discurso. Pasó en Inglaterra en los 80: cuando triunfó el discurso de Margaret Thatcher se vivió un proceso de “derechización del pop”, y eso también estamos viéndolo ahora: las últimas dos décadas se habla de canción de autor como algo rancio, y ahora estamos en un ciclo nuevo en donde no acabo de ver la renovación total de la canción de autor pero debería darse. Ese es el camino que me gustaría que siga: es un momento esperanzador para que se renueven los códigos culturales, que estaban un poco marchitos.

NTD: ¿Y tienes miedo de acabar como Phil Ochs? Y no me refiero a colgado de un cinturón del techo, sino “ninguneado” por la escena musical, marginado de la industria, si no pasa todo esto que te gustaría que pasase.
N.V.:
No lo había pensado. Uno hace en la música lo que cree que tiene que hacer. En mi caso, apelar a la urgencia y al “deber moral” de hablar de las cosas que me rodean y que considero son urgentes. Si eso me lleva a estar relegado al ostracismo es una putada, pero no tengo miedo a ello porque no creo que pase.

NTD: Cuando hablamos hace año y medio con la salida de Resituación recuerdo que hablaste de la afinidad con Podemos, que te parecía un proyecto ilusionante. Aún no habían sido las europeas. ¿Son estas Canciones populistas un complemento artístico al ideario podemita?
N.V.:
No están pensadas en ese sentido, pero sí que es cierto que desde aquella hasta ahora, que pasaron las europeas, municipales y autonómicas, y en este año he estado apoyando diferentes candidaturas municipalistas y autonómicas de Podemos o frentes de izquierda. Es algo que ha ocurrido de manera natural. Ahora que estábamos hablando de que no ha habido una renovación de la canción popular y de autor nos damos cuenta cuando Podemos tiene que recurrir a canciones como L’estaca o Todo cambia porque realmente no hay temas nuevos que sean icónicos y que hablen del cambio. No digo que mi cancionero tampoco lo sea: yo aporto mi granito de arena pero no creo que sea algo de lo que estén pendientes en Podemos ahora, tienen otras cosas más importantes en las que pensar.
“Imagino un escenario post-capitalista en el que cosas como la música no dependan de algo tan caprichoso y criminal como el mercado ”
NTD: En el último año muchos músicos me confesaron su cercanía a Podemos, en momentos mejores y peores: desde Jorge Ilegal a Tote King u Obús. ¿Qué es lo que crees que ha conseguido tener Podemos para conectar con generaciones tan diversas, algo que otros partidos de izquierda no?
N.V.:
Un poco lo que hablábamos antes: ellos tenían claro el concepto de “hegemonía cultural” y de conseguir apelar a mucha gente. Por eso cambiar el discurso y romper un poco con esa dicotomía de izquierda-derecha, aunque sea un partido con una ideología claramente de izquierdas. Pero huir de esos corsés que tenía la militancia de izquierdas que yo conozco bastante bien y sé que muchas veces te lleva a un callejón sin salida y a un montón de discusiones que no llevan a ninguna parte.

Ellos intentaron abrir el espectro y llegaron a mucha gente, pero eso tiene sus riesgos: luego vino Ciudadanos y lo adelantó por la derecha y empezó a hablar del centro también, y es un discurso que tiene sus peligros y que fue muy criticado por otros sectores de la izquierda y que ahora todavía está por ver si va a triunfar; yo tengo ilusión en que sí y que, de verdad, la honestidad de la gente que está trabajando en Podemos y de su discurso cale más que el discurso de extrema derecha con la cara lavada que tiene Ciudadanos. Pero apelar a mucha gente es lo que ha hecho que lleguen a mucha más gente que otros partidos de izquierda con un ideario parecido, como Izquierda Unida, a los que Podemos ha adelantado por la izquierda.

NTD: ¿En algún momento te decepcionó el partido? Se habla mucho de la idea de “votar a Podemos a pesar de Podemos”. ¿En algún momento te ha pasado o en estos casi dos años siempre te ha parecido un proyecto igual de ilusionante?
N.V.:
Es que ha sido un año muy complejo: hace un año Podemos estaba en su pico más alto y se hablaba de que en unas eventuales elecciones generales ganarían y en ese momento comenzó una campaña de acoso y derribo por parte de los grandes grupos mediáticos y del poder, y a veces les ha pillado un poco a contrapié y a veces respondieron mejor y otras veces peor. Lo que he aprendido en estos últimos años es que las cosas a las que eres afín no tienen por qué gustarte en su totalidad; y un partido político con tanta gente implicada es algo muy complejo, y por supuesto que hay cosas con las que no estoy de acuerdo, pero en realidad creo que merece la pena apoyar porque se ve un horizonte de cambio en la que Podemos puede ser una herramienta importante. Soy de los que piensan que un partido político es sólo una herramienta de cambio, y no una finalidad: hay muchos movimientos sociales, está la calle y muchas otras formas de lucha. La gente que conozco que está implicada en Podemos es gente maravillosa que trabaja con mucha ilusión y honestidad y eso es lo que me hace creer en el partido.
Podemos consiguió huir de los corsés de la militancia de izquierdas, que suelen llevar a discusiones que no llevan a ninguna parte ”
NTD: ¿Cómo surgió la idea de adaptar la canción de Phil Ochs, Love me, I’m a liberal? ¿Piensas más en un votante liberal medio o en figuras políticas como Albert Rivera?
N.V.:
Cuando hice la adaptación no pensaba en Albert Rivera, pero la verdad es que luego cuando lo pensé podría ser perfectamente el personaje central de la canción, pero en ese momento todavía Ciudadanos no es el partido-burbuja que es, pero la verdad es que casa perfectamente con ese discurso. Es curioso, porque la canción original habla de “liberal” en el sentido americano del término: la traducción aquí debería ser Ámame, soy un progre, pero a mí me parecía más pertinente hablar de lo que entendemos nosotros por liberalismo, porque es una de esas palabras de las que se ha apropiado la derecha para hacerse ver como los “defensores de la libertad” frente a los “opresores estatistas” de la izquierda.

NTD: Tiras de Fee Reega en Mi novio es bobo. ¿Por qué cedérsela a ella y que tú seas su banda de acompañamiento?
N.V.:
Porque es la primera canción que escribí desde un punto de vista femenino, sin que fuera una cosa a dos veces, es la primera vez que lo hago, y necesitaba que la cantara una mujer que tuviera ese aire empoderado que tiene Fee, esa cosa tan salvaje que tiene ella. Y me parece estupendo porque muy pocas veces tengo oportunidad de ver canciones mías cantadas por otras voces, y siempre se convierten en otra cosa, la hacen suya, como es este caso, y acaba siendo una colaboración completamente diferente a las que había hecho anteriormente y estoy encantado.
“La derecha se ha apropiado y re-significado un montón de términos que deben ser preciosos ”
NTD: Rearmas el Whiskey in the jar de Thin Lizzy en la Canción para la PAH, con un poema de Gloria Fuertes. ¿Te gusta la idea de ir componiendo himnos o pseudo-himnos, poniendo banda sonora original a determinados movimientos o grupos activistas?
N.V.:
La idea no era hacer ningún himno: la canción nació para una acción que llevamos a cabo en Asturias, para colaborar con ellos dentro de una sucursal del Liberbank-CajAstur, y al final acabé, en uno de esos momentos en los que entraba en el estudio en Gijón a grabar otras cosas, grabándola; un poco por hacerles un homenaje después de conocerlos y viendo el trabajo que hacen, que es mucho más duro de lo que yo pensaba cuando estaba desde fuera. Ahora, que estamos organizando el cuarto aniversario de la PAH en Asturias, me han dicho que en este último año han tenido muchísimo más trabajo que en cualquiera de los otros tres: quizás puede parecer lo contrario porque desde que Ada Colau se pasó a la política institucional la plataforma ha perdido un poco de visibilidad en la opinión pública; sin embargo, desahucios sigue habiendo más que en 2013 y 2014, y es algo que hay que seguir visibilizando como se puede, y si puedo contribuir a ello, mejor.

NTD: En su momento, Cómo hacer crac fue el vehículo que tiró hacia lo que más tarde sería Resituación. ¿Qué vislumbras después de estas Canciones populistas?
N.V.:
La verdad es que no lo sé. Tengo canciones que están en estado embrionario y, a priori, parecen bastantes diferentes. Este disco es una especie de hermano pequeño y rebelde de Resituación en el que la dimensión social y política está más explícita y todo más radicalizado, pero sentía esa urgencia y tampoco sé cómo serán las canciones que componga en los próximos meses.

En cualquier caso, el repertorio de mis álbumes siempre es un poco disperso y caótico: cuando tienes un repertorio y vas poniendo las canciones juntas te das cuenta de por qué tienen sentido todas juntas, por qué hay algo que las une, sea el lugar, el tiempo determinado, el ánimo personal o general, el ambiente o clima social… No sé cómo será, pero a priori tiene pinta de que lo próximo que haga será muy diferente a Canciones populistas.
Podemos adelantó a Izquierda Unida por la izquierda, pero Ciudadanos adelantó a Podemos por la derecha ”
NTD: A sólo unos días de las elecciones generales y visto que es bastante evidente que va a haber que hacer pactos de investidura o de gobierno. ¿Cuál es la suma de partidos que te parecería más factible visto lo visto?
N.V.:
Desde luego, en estas semanas en las que el mundo estaba tan contaminado por los debates televisivos y la sociedad del espectáculo, el otro día me hizo mucha ilusión cuando estaba siguiendo por Twitter el mitin de Podemos en la Caja Mágica, me pareció muy emotivo e ilusionante, y confío en que pueda haber remontada de Podemos; del mismo modo que confío en que tenga un buen resultado Unidad Popular: me hubiera gustado que hubiera habido una candidatura de confluencia entre ambas agrupaciones, aunque era consciente que era muy difícil, pero la Izquierda Unida que representa Alberto Garzón me gusta, y me gustaría que ambos partidos sumasen fuerzas y remasen en la misma dirección en caso de tener que necesitarlo y que se pueda comenzar a construir el cambio. Seguro que no será algo de hoy a la semana que viene, pero espero que no haya una mayoría absoluta de la derecha: no digo de un partido en concreto porque parece imposible, pero me refiero a la suma de PP y Ciudadanos; y si ya sumas al PSOE estamos peor que hace cuatro años (risas). Sería bastante desastroso.

NTD: Pero sabes que es bastante difícil que la suma de Unidad Popular y Podemos consiga una representación mayoritaria.
N.V.:
Pero una mayoría simple sí que confío que puedan conseguir. Veremos el lunes.

Gira:
18.12: Huesca. Teatro Olimpia (Aniversario de El Veintiuno)
19.12: Gijón. Teatro Albéniz
21.01: Barcelona. Palau de la Música (Festival Mil.leni)
23.01: Madrid. La Riviera
12.02: A Coruña. Centro Ágora
13.02: Santiago de Compostela. Capitol (SON Estrella Galicia)

Nacho Vegas