8 febrero, 2013. Por

Le Parody

Cásala (sound track)
Le Parody compone una BSO imaginaria en la que rehabilita y actualiza los folclores universales
Le Parody

Si el reciclaje emocional evitara el colapso como lo hace Le Parody en su álbum debut, los rehabilitadores de casas, los proyectos de arquitectura social como Basurama, los profesores de morfología aplicada o los centros de reinserción social pedirían consejo a Soledad Parody acerca de cómo convertir el síndrome de Diógenes en un espacio habitable y bienoliente. Porque Parody ha compuesto un gran sampler, una ensalada digital melódica tan multi-folclórica como poli-sónica, a partir de trozos que, a priori, no deberían converger entre sí pero que acaban formalizando un precioso ejemplo de mestizaje de pro, fuera de raíces buenrrolleras y de modernadas caóticas. En el ensamblaje que recrea intervienen sonidos-atmósfera extirpados de televisiones o radios, instrumentaciones que, partiendo un punto andino latinoamericano, contacta a la vez a proyectos como los de los argentinos Lisandro Aristimuño, Soema Montenegro, Juana Molina y Mariana Baraj con ese caos coreografiado de orientes occidentales como los del Manu Chao de Próxima Estación: Esperanza, la Lidia Damunt más silvestre, el lenguaje cromático y spanglishado de Za!, la Carla Morrison más melódica, las facciones indietrónicas más luminosas y a medio camino entre Owl City, Andrew Bird, CocoRosie y Plain White T’s y el trip-hop desarmado y folclorizado por las raíces indigenistas más apegadas a lo hipánico; y cazando, a su vez, con ejercicios de emergencia synth-positivista como Bravo Fisher!, Narcoléptica o Amatria y renunciando a esa estética casi ética del femme folk estatal de chica-con-guitarra-en-mano y cambiándolo por chica-con-cacharros-ideas-y-una-grabadora-en-VHS-compone-bellas-canciones.

Se llama Soledad y no estaba sola (a diferencia de a la que le cantaba Joaquín Sabina). Está acompañada por Frank Santiuste y por un conglomerado de artefactos que convierten a la mujer-orquesta en una nadería al lado de la muchacha: desde ukeleles y sintetizadores a trompetas, pads, documentos audiovisuales, cajas de ritmos y el ensamblaje metódico de todo eso en una armonía que no suene como una batalla campal entre caballos, sino como una coreografía armónica de folclores regionales y esa música electrónica contemporánea más centrada en las atmósferas que en la funcionalidad bailonga del beat. Una suerte de investigación creativa entre lo musicológico y lo constructivo, por edificado. Por momentos, Le Parody programa simétricos viajes digitales que convergen el lounge-pop, el jazz-folk y la folktrónica (Your Nation), factura cantos tribales dignos de la puna peruana más seca (Amun Andadad o West Deserts), entona burbujeantes baladas circulares (Love Me), amenaza con una jota aragonesa mutada a ambient-folktrónico (Pain Killer), compite Lidia Damunt por mejores visiones para su bosque (Family Trip), compone una nada adolescente para despertadores mañaneros (Tip Toe) y se acerca a la raíz pop más normalizada pero profunda de artistas como Natalia Lafourcade o la Shakira del Pies Descalzos (Pity Party o Your Song). Una ensaladera tan nuestra como ajena, tan de basural como de centro expositivo. Sublime.

Le Parody

+ INFO

Artista: Le Parody

�lbum: Cásala (sound track)

G�nero: Folktrónica

Conciertos:
13.09: Vic. Jazz Cava (MMVV)
23.09: Barcelona. Plaça Joan Coromines (BAM 2013)
11.10: Las Palmas de Gran Canaria. The Paper Club
12.10: La Laguna (Tenerife). Aguere Cultural
08.11: Estepa Mediterrània (Manresa). Voilà!

Discogr�fica: La Lenta

A�o: 2012