18 diciembre, 2012. Por

La Casa del Árbol

Venga a nosotros tu reino
La Casa del Árbol debutan con un LP de armonías zen que cuajan con el indie mainstream y el folk pastoral
La Casa del Árbol

Si la SúperPop siguiera aún viva y tuviera que pasar de Justin Bieber a Nacho Vegas, tendría un buen puente con La Casa del Árbol. Mezclar a los Sidonie del Shell Kids con la nasalidad de Leiva de Pereza y las armonías del Alabaré de coro de iglesias y meterlo, a su vez, en medio de un mensaje espiritual y naturista de manufactura ñu hippie tiene sus peligros: caer en el delirio de un simulador post-adolescente de nuevas vibraciones para una generación de chavales aun erecta con toda esa imaginería zen que hemos ido importando de la San Francisco más revival o del folk pastoral apto para clases de reiki; o en la revitalización de un nuevo formato de canción pop, tan cerca del yoga pop como de la simbiosis entre el folclore espiritual tradicional y el seminal rock de los años sesenta. La Casa del Árbol, desde su tierna post-adolescencia e inmadurez, acaban erigiéndose como una de las primeras alternativas y valen lo mismo para la militancia en una u otra área, conectando el indie mainstream con el folk post-adolescente y toda la simbología de naturaleza pastoral como en un cruce técnico y proyectivo entre las hermandades épicas de Disney (Jonas Brothers) y las del purismo folk (The Avett Brothers).

El refugio paralelo que Joshua Díaz, Dan Hammond y Edu R. Paynter encuentran a sus otros proyectos (Hola a todo el mundo o Pasajero, entre otros) es La Casa del Árbol, un conglomerado de energías zen pastorales que tienta al tribalismo campamentista y que en Venga a nosotros tu reino se acoge a las enmiendas campestres, pastorales y naturistas de Of Monsters and Men, The Dodos, Volcano Choir, Talons’ o Megafaun, crece en un destino similar (pero mejor) al de Joe la Reina o Sethler, aliándose con la cúpula rítmica de Standstill (Ricky Lavado se presta a los instrumentos y Ricky Falkner a la producción y colaboraciones puntuales de reproducción), ceden ante un ramificado pop épico más cerca de la perspectiva melódica de unos Vetusta Morla más educados por Hola a todo el mundo y Jesucristo que por Los Piratas, dan un nuevo significado (y significante) a aquel rótulo de MySpace que (sic) rezaba “Música de sanación y meditación” y compilan un ambicioso álbum debut repleto de himnos para campamentos de verano hipster: melodías de fogón pero que conectan a la perfección con las excursiones de boy scouts de Wes Anderson, con la generación grunge y con los internautas folkers que han crecido con cuenta personal de Fotolog y Soulseek a la vez.

Esos Alabaré a mi señor en tonos zen se entienden como un alarde para nuevos cristianos: aquellos que se compran los jerseys en tiendas de segunda mano y mercadillos pro hipsters y que entienden toda la simbología e iconografía zen como un acto no tan reivindicativa de las clases de yoga y pilates, sino como una nueva (p)relación entre los Carpenters, Supersubmarina y la Shakira más folclórica (la nasalidad a veces se escapa para esos cauces): pasean por un trópico psicodélico zen en el que se cuelan los Sidonie más psicodélicos y los Pereza más hipoacústicos (La Infinita), lanzan llamaradas de pop épico con una de las mejores canciones del año (Las cosas buenas), secundan melodías circulares y orbitales pro-naturistas (Los jardines), interceptan crescendos con encriptaciones space-pop corales (No vengáis todos aquí), introducen vientos en melodías de épica célebre (Velocidad), actualizan sus éxitos maqueteros en un nervio folk tan saltarín y tribalista (El despertar de los osos y Canción del amanecer) y hasta juguetean ruidosos por bases alternativas para mandarnos a la cama viciados (SiempreViva). Dotados de reflejos y símbolos maniqueístas y técnicos del folk más floral, esta nueva fauna no-mongola del Madrid emergente convierte a las adolescentes de Tuenti en el nuevo Club de fans de Bon Iver. Que sean bienvenidas la mañana y tu velocidad, chato/a.

*Escucha el disco en Spotify haciendo click aquí.
*La Casa del Árbol estará tocando el miércoles 19.12 junto a los Lori Meyers en el #XperiaFest de la Calle Serrano de Madrid.

La Casa del Árbol

+ INFO

Artista: La Casa del Árbol

�lbum: Venga a nosotros tu reino

G�nero: Pop zen

Gira:
19.12: Madrid. #XperiaFest (con Lori Meyers)

Discogr�fica: Domingueros Producciones

A�o: 2012