7 enero, 2011. Por

Anni B. Sweet

Entrevistamos a la cantante malagueña
Anni B. Sweet se somete a la segunda de nuestras 'entrevistas ácidas' al acabar su gira
Anni B. Sweet

Ha sido una de las dos figuras más relevantes del femme folk patrio de los últimos dos o tres años. Una de las culpables de que nos acerquemos a un género hasta entonces para minorías silenciosas, culturetas marginales y ávidos exploradores de la música internacionales. Abanderó junto a Russian Red y Alondra bentley un boom que aún dura, logrando meter sus canciones en películas, en anuncios de televisión y en festivales masivos antes, incluso, de grabar disco. Hoy, más de dos años después del comienzo de su interminable gira, Anni B.Sweet se retira por un tiempito de los escenarios españoles con un fin de gira impecable: lleno absoluto en los Conciertos Sublimes del Teatro Lara y colofón final en Málaga, su ciudad natal. A punto de tocar en el Eurosonic holandés y adentrarse (aún más) en el mercado internacional, la joven Ana López se anima con el cuestionario ácido al que la sometimos y habla de todo: de tendencias, de odiosas comparaciones, de sus gustos particulares y del futuro que le espera.

Notodo: Has estado dos años girando por todo el país y finalizaste la gira con un concierto en el Teatro Lara dentro de los Conciertos Sublimes con todas las localidades agotadas desde días antes. ¿Cómo ha ido? (NdeR: una semana después daría el último concierto de la gira en Málaga).
Anni B. Sweet:
Fue precioso, de los mejores conciertos podría decir. El público me hizo sentir muy cómoda y en casa. Sin conocerlos realmente, sentí un cariño enorme y recíproco. No sabría cómo agradecerles el apoyo, espero que el siguiente disco guste. Tuve en el escenario como invitados a Javier Doria (productor de Take On Me) que es una persona muy especial, Guille Galván y Juanma Latorre de Vetusta Morla (en una versión de Micah P. Hinson) y Ari de Hola a todo el Mundo (en una canción nueva llamada The Closer That I Get, the Further That You Go). Los admiro tanto personal como musicalmente mucho.
“Existe esa magia en la música que atrapa a la gente antes de pensar de dónde viene el grupo”

NTD: ¿Cuál crees que fue el punto más alto de esta gira de más de dos años?
A.B.S.:
Ha habido varios picos importantes para mí. En un principio, sin disco, verme teloneando a Antonio Vega y a punto de cantar con él una canción suya en un directo. Tocar en el FIB con el disco recién publicado y ver por primera vez tanta gente coreando las canciones. De aquí en adelante para mí todo han sido puntos altos, además de la situación es la sensación que experimentas con cada concierto: no todos han sido “FIBs”, pero ver que se llenaban las salas era una sensación igualmente muy buena. Tengo muchos recuerdos de lugares bonitos en los que hemos tocado, en las islas, en teatros, en el SOS, el Contempopránea, pero sobre todo te queda la sensación, una mezcla de momentos muy buenos. Luego los blogs de música, los fans y bastantes medios de comunicación han ayudado desinteresadamente a darme a conocer, y eso también se agradece, ayuda mucho a llegar a la gente. Actuar en Buenafuente fue de esos momentos que no voy a olvidar, pero tampoco el resto de entrevistas que he realizado para webs, prensa, radios y televisiones. Al final aprendes de todas.

NTD: Start, restart, undo tiene ya más de un año de recorrido. ¿Cómo lo ves ahora mismo desde tu perspectiva? ¿Te sigue sonando igual de bien?
A.B.S.:
Justo he hablado de esto con más músicos que tienen carreras más largas y he visto que no soy la única que piensa así. Un disco es como congelar un momento, como cuando haces una foto, ¿no? Y la miras un año después y le sacas muchos defectos superficiales, pero el momento, el recuerdo sigue siendo muy bonito. Nunca podré escucharme sin buscar defectos. Algo así me ocurre con este disco, ha sido el primero, hemos evolucionado y aprendido mucho, ahora cambiaría muchas cosas, pero entonces sería otro disco y no el primero. También yo soy muy exigente y cada vez me pido más a mi misma. Hace un año no era así. Mi opinión no vale mucho en este sentido. Yo se lo preguntaría a la gente que lo escucha dentro de un buen tiempo. Es un primer disco por el que tenía que pasar para llegar al punto en el que estoy ahora, eso no lo puedo negar. Llevo sin escuchar mi disco mucho tiempo… no soy capaz ni de verme en TV hablando ni de escucharme cantar o hablar. Lo bueno del directo es que haces que las canciones vayan evolucionando a la vez que evolucionas tu mismo.
“¿Qué me diferencia de Russian Red? No lo sé. Nada, ¿no? Somos iguales, de hecho somos hermanas gemelas”

NTD: ¿Dónde quedó aquella chica que estudiaba arquitectura antes de encontrarse con una prometedora carrera en el mundo de la música? ¿Sigues relacionada o hace que no vas a una clase de Urbanismo más de dos años?
A.B.S.:
(Risas) Pues aquella chica sigue por aquí pero anda en otras cosas que le llenan más, como la música. Me gusta mucho dibujar, a veces me pongo a dibujar cómo sería la casa de mis sueños y me entra la risa porque no tengo en cuenta nada de lo que aprendí en dibujo arquitectónico. Antes construía edificios, ahora construyo canciones… algo en común seguro que tienen la música y la arquitectura.

NTD: El boom por el folk que hubo hace un par de años con tu aparición, la de Russian Red, Alondra Bentley o más tardíos en publicar como Hola a todo el mundo parece que comienza a descender. ¿Te sientes parte de un boom momentáneo con pocas posibilidades de mantenerse o crees que no tiene por qué?
A.B.S.:
Si lo que hacemos es bueno, se tiene que mantener, supongo que esto es el principio de algo. Es bonito sentirse parte de algo que funciona, pero yo no sé más que eso. Ni siquiera se si mi siguiente disco se podrá clasificar como Folk.
“Soy muy exigente y cada vez me pido más a mi misma. Hace un año no era así”

NTD: ¿No estás cansada de la eterna comparación entre Russian Red y tú? ¿Qué crees que os diferencia –si os diferencia algo, según tu punto de vista-? Tampoco se han oído, leído o visto palabras especialmente bonitas y de “unidad” como sí ocurre con otros grupos a los que se compara entre sí. ¿Por qué esto?
A.B.S.:
Sí, estoy cansada (risas). ¿Qué me diferencia? No lo sé. Nada, ¿no? Somos iguales, de hecho somos hermanas gemelas (risas). Es que la pregunta no tiene sentido, preguntarme a mí, el qué me diferencia de otra persona… pues yo te diría que todo, son vidas diferentes, ya de ahí nacen personas distintas, con diferentes mentes. Es delicado este tema. Por lo que he visto, en realidad no creo que tenga la importancia que se le ha dado: hay cosas mejores de las que hablar. Si ser mujer, cantar y tocar la guitarra me hace igual a las demás, entonces todas nos parecemos mucho, y si esto es lo que a la gente le importa, no quiero formar parte de ello. Hay que comparar menos y disfrutar más.

NTD: Entre tus referencias, exceptuando alguna que otra más o menos actual como Animal Collective, Radiohead o Bon Iver poco se te ve mencionar. ¿Crees, como mucha gente, que lo mejor se ha hecho antes? ¿Entiendes el regreso retro natural a décadas como los ’60 o ’70?
A.B.S.:
Lo entendía, pero justo ahora estoy pasando por una época en la que estoy escuchando música mas o menos actual y me parece que hay muchos grupos buenísimos además de los que mencionas en tu pregunta (Fleet Foxes, Laura Marling, Joanna Newsom, Villagers, MGMT, Vampire Weekend, Lori Meyers, The New Raemon, Beach House, Lisandro Aristimuño, Julian Casablancas, Iván Ferreiro, Vetusta Morla, etc.). Me encanta la música de los ’60 y ‘70, y lo bueno de la música es que sigue ahí permanente en esos discazos que hicieron hace tiempo. Pasa mucho eso de pensar que lo que no tenemos ahora es malo y que los tiempos pasados siempre han sido mejor. Creo que es un error pasar del “presente”. No me hubiese perdonado el no haber conocido un discazo como el de Fleet Foxes o Bon Iver por estar escuchando los Beatles una y otra vez: por mucho que los adore siempre es bueno escuchar algo nuevo y bueno.
“No me hubiese perdonado el no haber conocido un discazo como el de Fleet Foxes o Bon Iver por estar escuchando los Beatles una y otra vez”

NTD: En la reedición del disco se escucha una canción como 2 Monkeys, claramente en un registro más cercano a la electrónica, folktrónica o synth pop. ¿Te ves tirando por ahí en nuevas canciones o fue sólo un cameo momentáneo?
A.B.S.:
Sí que me veo, pero no sé cuándo ni cómo. Me gustaría intentar algo así pero como algo a parte a lo mejor.

NTD: En eso también compartes conexión con Russian Red: ambas pusieron su voz al servicio de Nelue. ¿Te gusta colaborar con otros artistas?
A.B.S.:
Me gusta colaborar con amigos y con grupos que me gustan, aunque no tenga nada que ver conmigo: aprendo y lo paso bien.

NTD: ¿Te ves cambiando del idioma inglés al español como hicieron grupos como Love of Lesbian, Deluxe o Sidonie o lo tuyo sólo es el inglés y alguna breve incursión en el castellano? A la mayoría de grupos que cambiaron el idioma para hacer canciones les ha funcionado mejor (al menos comercialmente).
A.B.S.:
Pues aún no lo tengo claro. Es difícil este cambio, estoy muy unida a la música en inglés y ahora empiezo a sentir gran admiración por grupos que lo hacen en castellano y es precioso y me encantaría poder hacer algo bueno en español, pero que sea un proceso natural: estoy en ello. Puede que en un principio lo haga poco a poco.
“Ni siquiera sé si mi siguiente disco se podrá clasificar como Folk”

NTD: Se rumorea que te llegaste a plantear eso de “B. Sweet” al poco de empezar a ser reconocida en el mundillo. ¿Hay algo que te haya puesto de mala hostia o es que no te consideras tan dulce como tu nombre artístico indica?
A.B.S.: Anni B. Sweet
quiere decir Anni sé dulce. Esto salió de una broma por la canción de Chuck Berry, Johnny B Goode. Era un simple Nick para hacerme un MySpace, pero al final se quedó ahí. A lo mejor en un futuro lo cambio. Por ahora tiene sentido con mi primer disco donde la voz puede sonar dulce y las letras tiran hacia algo más amargo.

NTD: Has colaborado con Zoé, girado por Argentina, tocado en Londres, entras en las listas de videoclips de Francia, tu disco se edita en países como Taiwán, Holanda o Alemania, Canada y se ve que cada vez tienes más repercusión fuera de España. ¿Cómo ves tú el alcance que tienes fuera? ¿Crees que es posible cosechar éxito fuera de España para un artista de aquí o que os ningunean más que si fuerais de, por ejemplo, Estados Unidos o el Reino Unido?
A.B.S.:
No sé cómo lo veo fuera: quiero mejor no pensarlo mucho e ir y tocar. El estilo de música que hago yo, se hace en esos otros países y además llevan mucho en ello, tengo el miedo del principiante, no sé casi nada aún… Pero es una buena manera de empezar, poco a poco. Creo que sí es posible que te vaya bien fuera de España (no hablo de mi, pero creo que si la gente está receptiva y lo que haces en ese momento llega, da igual de donde venga). Creo que existe esa magia en la música que atrapa a la gente antes de pensar de dónde viene el grupo o cosas por el estilo.

NTD: Se te ha visto poner banda sonora a alguna que otra película, como las recientes Planes para mañana y 3 Metros Sobre el Cielo. ¿Te han ofrecido algo más? ¿Te gustaría componer canciones exclusivamente para cine como hacen músicos de la escena independiente como Julio De la Rosa?
A.B.S.:
Me encantaría hacer música para películas, es otra manera de hacer canciones a partir de historias que no tengan que ver conmigo. Tengo grabaciones sólo instrumentales que hago de vez en cuando, muy intensas, eso sí.
“Antes construía edificios, ahora construyo canciones… algo en común seguro que tienen la música y la arquitectura”

NTD: ¿Cuál es mejor: tu La La La o el de Massiel?
A.B.S.:
Diría que la de Massiel, pero cuando la cantaba en el ‘68/’69. Si no es así, elijo la mía. Pero se me hace difícil elegir una canción mía si me la pones al lado de un clásico (risas).

NTD: ¿Canción para cantar en la ducha?
A.B.S.:
Hace un rato tarareaba Mi realidad de Lori Meyers, por ejemplo, pero en la ducha es buen momento para inventarse melodías.

NTD: ¿Cat Power o Lykke Li?
A.B.S.:
Hoy te digo Lykke Li.

NTD: ¿Templeton o The Melocotons?
A.B.S.:
El amor primero: The Melocotons. Templeton me encantan.

NTD: ¿Folk o pop?
A.B.S.:
No lo se, según qué pop y según qué folk. FROLCK, ¿puede ser?

NTD: ¿Qué es lo más curioso que te ha ocurrido en este par de años girando? Has tocado desde en fiestas privadas, festivales ultramasivos como el FIB, garitos más pequeños o en el EGO de Cibeles, entre muchísimos otros. Cuéntanos chismes.
A.B.S.:
(Risas) Es verdad, he tocado en lugares muy raros: tocar en una pasarela mientras pasaban las modelos fue de los más raro. Pero ha sido mi primera vez para todo. Si me dijesen que todo lo que he hecho es lo normal, me lo creería porque no he conocido otra cosa. Este año he tocado en sitios en los que crees que no se va a poder tocar, entre rocas en una playa (Biarritz) con toda la banda, por ejemplo. Sin embargo, lo que más me ha chocado ha sido ver a una chica en un concierto mío hacerme los coros a grito pelao en una canción muy acústica, fue muy gracioso. Ella se levantó y comenzó a gritar entre el publico improvisando coros.

NTD: Tras el fin de gira en España, ¿qué toca? ¿Nuevo disco a la vista?
A.B.S.:
Lo siguiente es irnos a Holanda a tocar en el Eurosonic en enero, junto a bandas como Junip. Luego toca Francia y Alemania. Mientras, iré pensando dónde grabar el segundo disco. Espero encerrarme unos meses y sólo centrarme en el siguiente disco.

NTD: Recomiéndanos un disco/artista que estés escuchando mucho últimamente; una película que te haya molado y un libro.
A.B.S.:
Disco: el de Broken Bells. Película: El bueno, el feo y el malo. Libro: Cosas que los nietos deberían saber, de Mark Everett.

Anni B. Sweet