4 noviembre, 2015. Por

Martirio

Folclórica en libertad
Martirio: 'El gran triunfo de mis 30 años de carrera es seguir siendo libre'
Martirio

Unas gafas de sol y una peineta han dado color a sus 30 años de carrera musical. Martirio es folclórica, libertaria y libre, punki y una trasgresora irrenunciable. Responde a las preguntas con unos honestos ojos verdes que homenajean la mítica canción de la Piquer, la cupletista a la que más admira.

La artista ha querido celebrar sus tres décadas de trayectoria con un doble disco que reúne temas conocidos, canciones nuevas, colaboraciones y joyas poco conocidas. Además, se incluye un documental dirigido por José Sánchez Montes en el que se realiza un intenso viaje multicromático y plagado de estética que demuestra lo arriesgado y revolucionario de su carrera. Martirio siempre estará ajena a las modas porque ella es moda en sí misma.

Notodo: ¿Se pueden condensar 30 Años de carrera en 30 canciones?
Martirio:
Se puede resumir una cartografía musical a través de los pasos que he dado. Por eso los temas están ordenados cronológicamente, para mostrar por todos los sitios por los que he ido transitando. Siempre me encargo yo de elegir las canciones, y en este caso no es un grandes éxitos, sino un mapa en el que se puede ver por dónde he caminado.
“Ya no es antiprogre decir que te gusta la copla ”
NTD: Algunas piezas emblemáticas como El productor se han quedado fuera del repertorio. ¿Ha sido complicada la elección de temas?
M:
Muchos se han quedado fuera, pero hemos elegido un par de temas de cada disco. Me apetecía incluir ciertas canciones que para mí han sido importantes, que no se han escuchado tanto y que son difíciles de conseguir (por cuestiones relacionadas con las discográficas). Se incluyen colaboraciones que no se habían editado como La Zarzuela con Chano o las canciones que grabé para la película Al sur de Granada.
Al haber grabado en 2009 el disco en directo por los 25 años, otras canciones tuvieron oportunidad de estar presentes y en esta ocasión me apetecía mucho que ahora la gente conociera temas como Amor Masoca, una copla moderna.

NTD: En este disco aparecen voces y nombres muy ligados a tu carrera: Kiko Veneno, Chano Domínguez o Compay Segundo. Lo de que te llamen la “colaboranta” no es casualidad…
M:
Tengo más de 40 colaboraciones, de hecho en este año he grabado cinco. Estoy especialmente contenta con la que he hecho con Gemma Corredera, que ha grabado un disco de versiones de Marta Valdés y estoy feliz de haber estado ahí.

NTD: Es evidente que te sientes especialmente cómoda en el terreno de la colaboración con otros cantantes…
M:
Y solo la hago si me siento cómoda con el artista. Si yo no veo que pueda aportar algo que tenga que ver conmigo no lo hago. Tanto si se dirigen a mí, como si yo me dirijo a ellos es porque hay afinidad.
“El gran triunfo de mis 30 años de carrera es seguir siendo libre ”
NTD: Has dicho que con Chavela Vargas las lágrimas no son de pena, sino de pura limpieza…
M:
Ha sido la gira más bonita que he hecho, la más emocionante. Cada vez que hemos cantado nos hemos dejado el alma y eso lo he aprendido de ella. Tocar y cantar como si fuera la primera vez y la última.

NTD: ¿Qué te ha aportado Chavela como artista?
M:
He aprendido muchísimo de ella, sobre todo criterio, dignidad, valentía, valor, y honestidad. Nunca he puesto el piloto automático cantando una canción de Chavela, por lo que para mí ha significado y me ha transmitido, por toda la verdad tan grande que ella tenía, era una ceremonia de la verdad y la emoción. Eso se te pega de tal manera que haces una reverencia cada vez que cantas algo suyo.

NTD: Con el que no solo has colaborado sino que has trabajado intensamente a lo largo de tu carrera ha sido con tu hijo Raúl [Rodríguez]. ¿Qué ha salido de esa unión artística? ¿Qué te ha aportado como artista?
M:
Lo admiro profundamente, es una persona muy inteligente, un buscador incansable, un grandísimo músico, que transita por muchísimos géneros con naturalidad y verdadero arte. De lo que más orgullosa me siento en la vida es de tener un hijo tan hermoso a todos los niveles. La experiencia de tocar con él me ha aportado profesionalidad, criterio, claridad y honestidad.
“De Chavela Vargas he aprendido a tocar y cantar como si fuera la primera y la última vez ”
NTD: ¿Tu hijo sabe separar la relación familiar y decirte cuando te equivocas?
M:
Nosotros hemos buscado muchísimo la verdad en el escenario y para sacar esa verdad en el escenario hay que trabajarla antes. Nuestra comunicación es a calzón quitado. Nosotros necesitamos decirnos las cosas y ponernos en una tesitura de armonía para después sacar eso en la música. Hay una sinceridad absoluta. Es un cordón umbilical cristalino.

NTD: ¿Qué opinas del documental sobre tu carrera dirigido por José Sánchez Montes que se incluye en este doble CD?
M:
Me ha hecho muchísima ilusión que lo hagan con tanta profesionalidad y tanto cariño. Es muy difícil contarlo todo en una hora y estoy muy satisfecha con su trabajo, y también por cómo se han entregado y cómo se puede ver todo el trabajo que he hecho. Cuando terminas dices: esta mujer se lo ha currado en gordo. Y los espectadores podrán ver que nunca ha habido marketing, sino amor al arte, a la intuición, al disfrute y a la plástica.

NTD: Si no ha habido marketing es posible que hayas tenido que pelearlo todo mucho más para hacer las cosas de una determinada manera.
M:
Lo he peleado siempre, soy una gran luchadora en cuanto a no perder la libertad de poder elegir, como lo hago, como lo digo o como me visto. Siempre he luchado por eso y algunas veces he pagado un peaje económico importante. Nada más. El gran triunfo de los 30 años es seguir siendo libre.
“La gente era mucho más abierta en los ’80 que ahora. Al poder le interesa que ahora estemos sin reivindicar nada ”
NTD: La primera peineta que vio el público fue en un Día de La mujer de hace tres décadas. ¿Cómo recuerdas el primer día en el que Martirio se subió a un escenario?
M:
Con mucha emoción y mucho miedo, pero apareció una especie de luz que no puedo explicar y de pronto vi que yo era un personaje colectivo, con muchísima gente que estaba donde yo estaba: que le gustaba el rock, que tenía influencias vanguardistas pero que le gustaba la copla y la canción popular. Y de pronto apareció el personaje de Martirio que enseguida tuvo aceptación aunque también gente que no lo entendía. Pero muchos se apuntaron y fue como si el público dijera: lo que yo quiero decir lo está diciendo esta señora.

NTD: Dices en el documental que te podrías haber pasado la vida entera cantando Las Sevillanas de los Bloques pero en cambio has decidido mezclar la copla con el jazz, fusionar estilos, mezclar lo urbano con lo popular… ¿Por qué esa necesidad de explorar y seguir buscando?
M:
Es mi misión: investigar, buscar, abrir caminos… Juntar cosas que estaban separadas. Quitarme prejuicios, no andar sobre huellas, buscar un estilo propio y, sobre todo, aprender.

NTD: Aunque por encima de la fusión la música popular es un pilar fundamental en tu carrera.
M:
Lo popular es lo primero, lo primordial, tanto la española como la latina o la italiana. Es la base de todo.
“En mi carrera nunca ha habido marketing, sino amor al arte, a la intuición, al disfrute y a la plástica ”
NTD: ¿Cómo vas a concebir los conciertos en directo con este disco?
M:
El [jueves] 28 de enero estrenamos en el Teatro Circo Price de Madrid y tocaremos con músicos con los que ya he tocado y que admiro muchísimo y también con invitados. Va a ser una fiesta. Después haremos conciertos grandes con banda grande y también un grupo de conciertos pequeños que son los que hacen ahora normalmente por culpa del IVA cultural. Para estos conciertos más pequeños creo que voy a empezar a trabajar a piano y a violín con una selección de temas que les vaya bien. Además estoy un poco picada con la música country y lo primero que va a aparecer de ese estilo es el violín.

NTD: Tu éxito televisivo durante los ’80 y parte de los ’90 fue arrollador. ¿Consideras que la televisión te ayudó a darle forma al personaje de Martirio?
M:
Es que había programas que me ayudaron a llegar a las casas. Antes había programas de música de todos los estilos y ahora solo hay un estilo de música, de una sola dirección. En ese tiempo la música era un revulsivo, que te enseñaba, te hacía apuntarte a una tribu determinada con la que te identificabas. Había un escaparate donde se veía la creatividad de este país. Hoy esos programas de televisión se echan en falta, porque sigue habiendo muchísima creatividad pero no hay espacio para mostrarlo. Menos mal que están las redes sociales.

NTD: Desde entonces hasta ahora, ¿quién te ha ayudado con tanta peineta y vestidos?
M:
Desde Fridor, que fueron los primeros con los que trabajé, que son los del delantal de los huevos fritos y todas esas cosas tan fantasiosas y kitchs. Hasta cosas muy glamourosas que me han hecho últimamente como Elena Benarroch, siempre me he juntado con gente que supiera más que yo y que tuviera ilusión por el personaje. Además yo siempre he metido mucha mano en todo: en el diseño de las portadas de los discos, en los trajes, las peinetas… pero siempre me he juntado con gente que sabía más que yo.
“No soy de alfombra roja, me gustar poder seguir siendo Maribel para seguir nutriendo al personaje ”
NTD: Comenzaste a usar peinetas por una sugerencia de la mujer de Kiko Veneno. ¿Cuántas conservas? ¿Alguna a la que le tengas un cariño especial?
M:
Tengo más de 200. Estoy buscando un sponsor o incluso varios para poder hacer una exposición antológica. Lo tengo todo guardado con muchísimo cariño. Quizás la que más trabajo me costó ponerme fue una que me hizo Andrés Martín, mi peinetero durante 20 años y que era una con mi cara dibujada en la propia peineta.

NTD: Tu canción La noche es Guy es un himno gay emblemático. ¿Te has sentido apoyada por el público homosexual a través de estos 30 años?
M:
Siempre. Es un público que sabe mucho de arte y todo lo que tiene que ver con un personaje ellos lo tienen muy asimilado, muchos han tenido que ser personajes para poder ser ellos mismos y siempre tienen una fantasía y una creatividad en la que son los números uno. Esa canción habla de una época muy disfrutona y de una total falta de prejuicios. La gente era mucho más abierta en aquel entonces que ahora. Al poder le interesa que ahora estemos así, sin reivindicar nada.

NTD: Respecto a tus inseparables gafas de sol dijiste que no hay nada como taparte una parte de tu cuerpo para que no dejen de mirarlo. Un truco que te ha funcionado nada menos que tres décadas…
M:
Sí, es maravilloso haber creado un personaje para seguir siendo persona y tener separado la parte privada de la parte pública.

NTD: Le dijiste a Terence Moix en una entrevista que padecías una esquizofrenia maravillosa entre Maribel y Martirio.
M:
La sigo teniendo. Jamás nos hemos llevado mal. Te puedes llevar mal si este personaje te lo dan construido, pero si lo has hecho tú, crece contigo, va contigo. Martirio va contimo donde yo la he llevado pero también he llevado a Maribel a sitios donde nunca se hubiera imaginado. Me gusta que la gente no sepa quién soy si estoy por la calle, no soy de alfombra roja, me encanta vestirme y todo lo que tiene que ver con el espectáculo, pero después me gustar ser Maribel para seguir nutriéndome y seguir nutriendo al personaje.
“Entre mi hijo Raúl y yo hay una sinceridad absoluta, un cordón umbilical cristalino ”
NTD: Hay una copla que citas a menudo. Se llama Se dice, cantada por Concha Piquer : “Yo quiero amar en libertad, porque nací mujer para querer y hacer mi santa voluntad”. ¿Estaba la Piquer describiendo a Martirio antes de que naciera o es el homenaje de Martirio a la Piquer?
M:
Creo que es la cantante de copla que más he escuchado y de la que más he aprendido. Es cierto que de cada una he aprendido una cosa, de Marifé aprendí el apasionamiento, de Juana Reina lo teatral y lo operística que era y de Concha Piquer aprendí la dicción y la distancia, era más intelectual que pasional. Esa canción es un homenaje a ella y también a qué hubiera pasado con la copla si no hubiese entrado la dictadura, qué coplas se hubieran contado y cantado.

NTD: ¿Cuándo dejaremos de asociar la copla al franquismo y no como un verdadero tesoro popular de nuestro país?
M:
Creo que ese prejuicio ha pasado y que ha quedado claro que la copla es independiente de la política. Todas las dictaduras se apropian de la música popular y ahora la gente no tiene ningún prejuicio con la copla. Ya no es antiprogre decir que te gusta. En esto he luchado mucho como también lo hizo Carlos Cano en plena época de la Movida. Por ejemplo, cuando grabé los discos Coplas de madrugá y Acoplados hubo muchísima gente que al oír la copla de otra manera, con otro paisaje, se recuperó como un público que tenía la copla en el disco duro.

NTD: Te has atrevido a cantar coplas en inglés (La Bien Pagá como Paid So Well) y a un compás completamente distinto. ¿Algún purista debería estar escandalizado?
M:
En su tiempo los puristas no entendían lo que hacía, ni por qué me llevaba Yo soy esa al rock o por qué me vestía así. Pero lo aceptaron porque vieron conozco mucho la copla y la amo profundamente. Y cuando alguien ama algo profundamente acabas asumiendo que es su estilo.

NTD: ¿Qué le dirías a estos fans que te han acompañado durante 30 años?
M:
Para mí se ha cumplido una ilusión enorme, porque he tenido muchas discográficas por la libertad que he perseguido y ha sido difícil hacer una antología de mi obra. Hay muchos discos que ya no se encuentran a la venta. Por eso les pido que participen conmigo de esta fiesta, que escuchen el primer disco como si fuera verano y de día y que escuchen el segundo disco como si fuese otoño y de noche.

Martirio