4 agosto, 2014. Por

FIB 2014

Bipolaridad fiber
El FIB según cómo lo vivimos en Notodo y cómo lo vivió el fiber guiri: dos versiones, un festival
FIB 2014

¿Para quién se hace el FIB? ¿Quiénes son realmente los fibers? ¿Qué más le da tanto al 70 u 80% que asiste al festival como a los programadores lo que opine la crítica o el fundamentalismo indie cuando año tras año el festival reúne a decenas de miles de asistentes y es una referencia fundamental del festivaleo europeo cada verano?

¿Nunca os habéis hecho ninguna de esas preguntas antes de afirmar que “el FIB antes molaba”? Nosotros este año sí. Y lo hicimos no sólo porque hemos estado ahí los cuatro días del festival, como casi todos los últimos años, apoyando como medio colaborador a una de las grandes y más referenciales citas con el pop independiente y celebrando los primeros veinte años de FIB, sino porque, ante el curioso cartel que se presentaba este año, nos hemos visto obligados a analizar desde dos puntos de vista el Festival Internacional de Benicàssim: desde el punto de vista del perfil editorial de Notodo.com (y, de algún modo, de la media crítica “española”), y desde la visión de un “fiber medio”: o lo que es lo mismo, un guiri de unos 25 años que ha venido a pasarse una semana tostándose al sol, maldurmiendo, bebiendo como si se acabara el mundo y disfrutando de algunos de los grupos preferidos de su país en nuestro país, convirtiendo la localidad levantina durante cuatro días en una suerte de Gibraltar indie.

Y así lo haremos: dos crónicas, dos puntos de vista, un solo FIB. Y que sean muchos más.