10 junio, 2010. Por

Entrevista a bRUNA

Hablamos con Carles Guajardo
Entrevistamos a Carles Guajardo (bRUNA) antes de su actuación en el Sónar
Entrevista a bRUNA

Hace pocos días entrevistábamos a Silvia Grumàches y Vicent Fibla, ambos capos del sello de música electrónica español del momento: spa.RK. Allí nos desvelaban sin secretos ni pelos en la lengua la historia del sello, su opinión sobre la situación actual y nos adentraban en el mundo de su catálogo. Dentro de ese vasto equipo de músicos labradores de nuevos estilos en Notodo tenemos devoción por dos: bRUNA y Bradien. Ambos han destacado dentro de la escena española y europea en los últimos años gracias a la edición de sus primeros discos largos. bRUNA revolucionó la escena electrónica y se erige como uno de los grandes y jóvenes nombres de la electrónica sin límites gracias a And It Matters to Me to See You Smiling, elegido como mejor disco de 2009 en diversos medios. Tanto él como Bradien participarán del Sónar en una suerte de especial dedicado a spa.RK. Y como no se nos escapa una, cazamos a Carles Guajardo (el ser humano detrás de bRUNA) y Matías Rossi (líder de Bradien) para que nos hablen, por separado, de sus proyectos. El primer turno es para Carles. Round 1... ¡fight!

Notodo: En general tus canciones tienen una duración bastante breve, cercano al formato de canción clásica, en contraposición de lo que hacen muchos artistas electrónicos. ¿Te sientes más cerca del pop que de la electrónica a la hora de hacer canciones?
Carles (bRUNA): Siempre he pensado que lo que hago (o lo que “me sale” mejor dicho) en cierto modo no deja de ser música pop, pero en un contexto electrónico. Lo que ocurre es que no me gusta alargar las cosas más de lo necesario, sobretodo cuando creo que ya he dicho todo lo que tenía que decir. De todos modos, es siempre la propia canción la que marca cuánto va a durar, no se trata de algo premeditado.

NTD: Tocas en festivales tanto de electrónica como de pop. ¿Por qué crees que gustas tanto a un público como otro?
C: Hombre, no creo que guste “tanto" a nadie como apuntáis (risas). No tengo muy claro por qué ocurre, pero me parece algo muy curioso. Supongo que mis influencias musicales deben verse reflejadas de algún modo u otro en mis canciones, y de ahí que pueda tener ciertos puntos de conexión con ambos tipos de público.
“Siempre he pensado que lo que hago no dejar de ser música pop, pero en un contexto electrónico”

NTD: Hemos leído que has tenido un pasado grunge/alternativo (Nirvana, Lemonheads) e incluso heavy (Iron Maiden, Ozzy Osbourne). ¿Qué es lo que te llevó a hacer música electrónica?
C: En casa de mis padres siempre había música sonando (mi padre es un gran melómano) y ya desde muy pequeño me fui empapando de diferentes sonidos. El primer estilo musical que recuerdo ser plenamente consciente de gustarme fue el heavy metal: esos videoclips, esos tipos con pelazo y mallas, esas coreografías guitarreras… Toda esa estética me fascinaba. De hecho, un dibujo muy recurrente que hacía de pequeño era una banda heavy tocando sobre un escenario (risas). En paralelo también disfrutaba mucho de la música electrónica que sonaba en la radio a finales de los ’80, sobretodo gracias a los recopilatorios Max Mix, que fueron mi primera aproximación al género. Pero el gran punto de inflexión ocurrió cuando los Reyes Magos me trajeron un teclado Yamaha VSS-200 cuando tenía 8 años, con el que podía hasta samplear muestras y hacer loops. A partir de entonces me di cuenta de que no sólo se trataba de escuchar música, sino que podía hacerla yo mismo si quería. De manera rudimentaria, claro, pero podía. Aquello fue el principio de todo.

NTD: ¿Qué discos o artistas sirvieron (y te sirven) de inspiración a la hora de crear?
C:
Son muchísimos los artistas y los estilos musicales que me deben haber marcado para llegar hasta aquí. No soy consciente de tener un referente claro (porque la lista de influencias crece cada día) pero sí muchos en pequeñas cantidades. En ocasiones, esta influencia se traduce más en una cuestión conceptual, de actitud más que de sonido.

NTD: Cuando se editó And It Matters to Me to See You Smiling el disco llevaba tiempo grabado. ¿Fue complicado defender unas canciones que formaban más parte de tu pasado que de tu presente inmediato?
C: Un poco. No porque no me sintiera orgulloso de ellas, sino porque esas canciones las hice durante un período muy concreto de mi vida y, desgraciadamente, todavía hoy no consigo desprenderme de todo aquello cada vez que las escucho.
“Lo primero que me gustó fue el heavy metal: esos videoclips, esos tipos con pelazo y mallas, esas coreografías guitarreras… me fascinaban.”

NTD: Se te acusa, en ocasiones, de que tienes un proceso de creación más lento de lo normal. En un mundo musical como éste, donde todo parece tener que ser “ya mismo”, ¿cómo llevas ir contra la corriente en cuanto a tiempos de trabajo?
Carles: Lo llevo bien (risas). He tenido la grandísima suerte de trabajar para un sello como spa.RK, donde priorizan el resultado final de la obra que van a publicar, conlleve el tiempo que conlleve, sobre todo lo demás. Creo que el poder trabajar sin prisas, sin plazos de entrega estresantes, es todo un lujo. Y una necesidad para alguien como yo, que necesito darle mil vueltas a las cosas antes de darlas por buenas.

NTD: Sin tener apenas disco, el Sónar ya confiaba en bRUNA. ¿Qué supone para ti tocar en este festival?
C: Un sueño hecho realidad y una responsabilidad muy grande. Desde siempre mi admiración y respeto hacia el festival han sido enormes. Yendo de público siempre me imaginaba allí arriba algún día, sobre el escenario. Y de pronto, cuando menos me lo esperaba, ocurrió. Fue una sorpresa tremenda. Y lo ha sido siempre que el festival me ha llamado.

NTD: Viéndote abarcar tantos estilos dentro tanto de la electrónica (de la IDM hasta el electro o el techno clásico) como de la música en general, ¿cuál es el límite que te pones a la hora de hacer música?
C: Ninguno. Nunca me planteo de antemano qué voy a hacer, o cómo tiene que sonar lo que voy a grabar. La música surge por sí sola, es ella quien determina qué camino va a tomar. La sorpresa viene después, cuando escucho el resultado y ni yo mismo sé cómo lo he hecho, pero ahí está.
“El punto de inflexión ocurre cuando los Reyes Magos me traen un teclado Yamaha con a los 8 años”

NTD: Tenías una visión bastante mala de hacer directos. ¿Qué es lo que te llevó a cambiar de opinión?
C: Sigo siendo igual de reacio a hacer directos. Tener que tocar de nuevo según qué canciones reabre algunos capítulos de mi memoria que me gustaría dejar atrás definitivamente. Además, tampoco es que haya aprendido a disfrutar del todo la experiencia del directo. Me cuesta mucho, me siento muy ridículo tocando mis propias canciones. Poner discos de otros me resulta mucho más llevadero.
“Probablemente esta sea mi última actuación en Barcelona”

NTD: ¿Qué piensas de aquella máxima (o más bien mínima) que dice que “las canciones instrumentales son menos canciones”?
C: Pues que no la comparto. Estudiando piano y solfeo descubrí la infinidad de matices que se pueden llegar a expresar sin una sola palabra. Y ahora que lo pienso, tampoco creo que sea realmente necesario haber estudiado para darse cuenta de esto. La música, instrumental o no, te llega o no te llega, es algo tan sencillo y subjetivo como esto.

NTD: ¿Qué artista o disco actual no te puedes sacar de la cabeza ahora mismo?
C: Soy muy fan de Joy Orbison, todo lo que produce este chico me parece maravilloso. Y el último disco que me ha llamado especialmente la atención es Returnal de Oneohtrix Point Never.

NTD: ¿Qué es lo que más te apetece ver en el Sónar?
C: A mis padres conmigo en el concierto de Roxy Music.
“Me siento ridículo tocando mis propias canciones”

NTD: ¿Habrá alguna colaboración especial entre bRUNA y Bradien en el festival?
C: Compartimos parte del equipo de VJ y estamos preparando algo muy especial para la ocasión.

NTD: ¿Qué nos puedes adelantar de lo que podremos ver (y escuchar) en el Sónar?
C: Sólo puedo decir que muy probablemente esta sea mi última actuación en directo como bRUNA en Barcelona, ya que he decidido dejar de hacer conciertos de manera indefinida una vez finalice los compromisos fijados para este verano.

NTD: ¿En qué proyectos futuros estás metido? ¿Para cuándo el segundo disco?
C: Estoy inmerso en un nuevo proyecto con un gran músico sevillano. Hemos empezado a trabajar juntos y los primeros bocetos son muy alentadores. No quiero avanzar mucho al respecto porque no sé lo que podemos llegar a tardar en tener algo terminado. Lo único que puedo decir es que estoy muy ilusionado. El segundo disco llegará cuando crea que tengo algo realmente interesante que explicar. Hasta entonces, seguiré haciendo pequeñas canciones en casa. Como hasta ahora: sin prisa, pero sin pausa

Entrevista a bRUNA