29 enero, 2016. Por

Daughter

Not to Disappear
Feminidad, melancolía, juventud y soledad se elevan en lo nuevo de Daughter
Daughter

Hace tres años un nombre aparecía en todas las listas de promesas británicas para el 2013: Daughter. Se trataba de un jovencísimo trío londinense que por aquellas fechas contaba con un par de EPs, His Young Heart y The Wild Youth, bastante caseros que enamoraban fácilmente a la primera escucha a base de delicadeza, sensibilidad, destellos eléctricos y una concepción muy intimista del folk. Ficharon nada menos que por 4AD, una de las discográficas indies más prestigiosas del Reino Unido, y en la primavera del 2013 publicaron su debut, If You Leave. El resultado pareció convencer a gran parte de la crítica, con una recepción bastante positiva, algunos premios, y la posibilidad de girar por muchos de los festivales más importantes de Europa y Estados Unidos.

Pero no todo era tan redondo en If You Leave: la cristalina belleza que destilaban los EPs de Daughter no se encontraba por ninguna parte en aquel trabajo. Era íntimo, intenso por momentos, triste, distorsionado y hasta ruidoso… pero no acababa de tocar las emociones de manera tan certera como lo habían hecho temas como Medicine o Candles. Y su principal punto débil era cierta sensación de monotonía que se transmitía al directo de la banda. Todo parecía estar bien, pero faltaba algo para estar genial. De manera que mis expectativas para su segundo trabajo eran discretas, aunque los adelantos que lo han precedido desde otoño, Doing The Right Thing y Numbers, sonaban a priori mucho más atractivos que cualquiera de los temas de If You Leave. Not To Disappear estaba programado para publicarse a mediados de enero sin prever, obviamente, que su lanzamiento coincidiría con el huracán mediático que ha supuesto la muerte de David Bowie. Y, aún así, no se le ha escapado a casi nadie que en las primeras semanas de este 2016 Daughter ya han publicado uno de los discos más relevantes del año.

Pero, ¿por qué? ¿Tan diferente es este Not To Disappear de aquel If You Leave? La respuesta es sí y no. No, porque el estilo y la producción son muy similares. Pero sí, porque este nuevo trabajo es muchísimo más diverso, supera completamente la sensación monocromática de su predecesor; y es mucho más preciso a la hora de despertar emociones, de alcanzar al oyente de manera directa. Incluso las letras se hacen un poquito menos etéreas, más humanas (ese “I should get a dog or something” que queda flotando en Alone / With You). Son estos pequeños detalles los que marcan la diferencia entre el “bien” de hace unos años y el acierto redondo que presentan ahora.

Not To Disappear es un disco que versa principalmente sobre la soledad, un tema recurrente y temido entre la juventud de nuestro tiempo. La inocencia deja paso a las dulces insinuaciones que se van derramando desde la garganta de Elena Tonra mientras la profusión de sintetizadores añade capas y capas a un sonido que se apoya, a su vez, sobre una solidísima línea de bajo. El resultado es un sonido compacto, con una continuidad marcada con respecto a lo que ya conocíamos de la banda, pero con la novedad de que cada canción tiene entidad y carácter propios. Lo cierto es que en una primera escucha, cada nuevo corte es una pequeña sorpresa: el lento y pesado dolor de New Ways, los temores y la desorientación en Doing The Right Thing o la huida hacia delante, plagada de sensaciones agridulces, que retrata How. La belleza sigue cristalizando y el final de Mothers consigue llevar las emociones a un nivel superior para enlazar con el ritmo, mucho más electrónico de Alone / With You. Fossa parece sintetizar en un solo tema muchas de las sensaciones antes mencionadas, y sería un final redondo para el disco si no tuviera que quedar Made of Stone para dar la última puntilla de dolor, un último trago, no precisamente dulce.

Todos estos giros, lejos de ser bruscos, son completamente naturales: se da uno cuenta de que Daughter nos llevan de la mano, con los ojos vendados, por un laberinto de emociones que cada vez más se asemejan a las propias experiencias, ya sean presentes o pasadas. El resultado es exactamente lo que se esperaba de ellos en su primer disco, pero en el segundo. Un álbum de una belleza cortante y delicada que destila feminidad y buen gusto. Esperemos que estas mejoras hayan llegado también a su directo.

Daughter

+ INFO

Artista: Daughter

�lbum: Not to Disappear

G�nero: Dreampop

Discogr�fica: 4AD / Everlasting Records

A�o: 2016