14 septiembre, 2015. Por

Rick Astley

Mi rollo es el pop
Rick Astley: 'Todo el mundo sabe que la música pop no es cool'
Rick Astley

A sus 49 años, Rick Astley tiene tres cosas claras: piensa seguir viviendo de las rentas, irse de gira supone conocer restaurantes de todo el mundo y no será cool pero su éxito no caduca.

Fue en 1987 cuando su primer single, Never gonna give you up, convirtió a un joven veinteañero en un exitoso artista internacional que años más tarde volvió a dar qué hablar gracias al fenómeno «rickroll» que revitalizó la carrera de Astley convirtiéndose en un icono de Internet.

Él sabe que su momento ya pasó y no es su cometido publicar un nuevo álbum, pero sigue sintiéndose fuerte sobre un escenario y disfruta recordando sus dulces años ochenta sin la presión de tener que demostrar algo.
Entrevista y foto central: Wilma Lorenzo

Notodo: ¿Cómo estás?, ¿qué tal tu visita a España?
Rick Astley:
Pues muy bien la verdad. Para ser honestos, muy ocupado. Lo cierto es que no me gusta hacer promo y no suelo hacer; hago unas cuantas entrevistas en algunos conciertos… Pero Mónica [NdeR: su agente de prensa en España] ha trabajado muy duro y es genial ver que aún hay tanta gente interesada en mí. Pero lo más interesante de todo es poder conocer restaurantes nuevos. Hago tantas entrevistas porque sé que eso supone comer muy bien unos días (se ríe).
“Es maravilloso ser famoso durante una hora y media pero no durante toda tu vida ”
NTD: Hace unos años declaraste que no sentías la necesidad de competir con gente a la que doblas la edad y que por ese motivo no habría una vuelta de Rick Astley. Sin embargo aquí estás, girando de nuevo.
R.A.:
Sí, sí. Pero no estoy en la posición que estaba entonces en cuanto a la presión de sacar un disco y lo que implica de cara a la relación con las discográficas, que siempre están luchando unas con otras por conseguir lo mejor. Ahora se trata solo de dar conciertos. Y si la gente viene me verá actuar. Si no viene, no. Y no pasará nada. Obviamente me gusta hacer giras pero no es mi sueño ni mi preocupación ahora. Sí es cierto que cuando empiezas, te gusta y disfrutas mucho de la experiencia del escenario…

NTD: Y por ese motivo hay conciertos pero no nuevas canciones.
R.A.:
Bueno, y también es que es complicado lanzar un nuevo álbum ahora. Incluso para grandes artistas. Las cosas han cambiado muchísimo. Ahora puedes grabar tus canciones, ponerlas en Internet y listo. Pero yo vengo de otra época en la que tienes tu compañía y trabajas en la elaboración del disco con ella. Y eso ahora es más complicado.
“Tengo claro que no hay nadie que esté esperándome realmente ”
NTD: ¿Entonces sí hay canciones nuevas aunque no haya disco?
R.A.:
Sí, y me encantaría que fueran escuchadas. Creo que la lucha que hay en mi interior es que vengo de una época en la que cuando hacías canciones eran para que fueran escuchadas por todo el mundo. Las bandas jóvenes que empiezan se conforman con que alguien las escuche. No sé, creo que la adaptación al nuevo sistema me costaría.

NTD: ¿Dirías que el escenario es adictivo?
R.A.:
Creo que hablar de adicción sería demasiado pero sí es cierto que a veces es complicado, una vez has entrado en la dinámica de seis conciertos seguidos, salir de ello. El año pasado actué en Japón, en Australia… unos veinte días de gira que me hicieron entrar de nuevo en ese ritmo y no querer parar. Y es duro volver a la normalidad. Creo que se trata de algo químico incluso. Hay algo que ruge a las ocho de la tarde cuando no das conciertos.

NTD: Así que una vez empiezas, no puedes parar.
R.A.:
Bueno, sí puedes parar. Aunque creo que en mi caso mi edad ayuda a eso (risas), cuando eres joven puedes hacer absolutamente todo. Aún así no diría que estoy enganchado al escenario pero sí que lo echo de menos de vez en cuando. Si pasan más de seis semanas sin dar un concierto, el que sea, me siento muy extraño. Pero bueno, también estuve quince años sin girar nada. Cero. Así que no es algo nuevo para mí y a la vez me hace sentir bien.
“Todo el mundo sabe que la música pop no es cool
NTD: No muchos artistas pueden permitirse el lujo de parar tanto tiempo, regresar y que haya un público esperando.
R.A.:
Sí… Pero yo tengo claro que no hay nadie que esté esperándome realmente.

NTD: Bueno, no se olvidan de ti.
R.A.:
Eso probablemente sea gracias a Internet. No puedes olvidar nada. Es imposible… Bueno, en realidad sí es posible porque hay mucha información… ¡Vaya! Sí que soy afortunado… Pero bueno, creo que también tiene que ver con las tendencias. Es una locura. Lo vemos en cine, en moda… ¡Veo chicos jóvenes que se visten y se peinan como yo me vestía y me peinaba cuando tenía veinte años! La chaqueta, la camiseta, el pelo como este… ¡qué demonios está pasando! Todo funciona en círculos.

NTD: ¿Significa eso que “está todo hecho”?
R.A.:
Creo que todo es un remake. Los ciclos se repiten pero con cambios. De hecho, si tú escuchas discos que suenan a los ochenta, cuando los pones al lado de música de los ochenta; te das cuenta de que no se parecen tanto. Pero hay algo ahí, una influencia que en esencia hace que sean muy parecidos. Son sonidos determinados que al ser incluidos hace que parezca que suena igual. Realmente lo que ocurre es que tu memoria te lleva a esos lugares.

NTD: ¿Cómo te sientes sobre el escenario interpretando las mismas canciones que interpretabas con veinte años?
R.A.:
Me siento mejor que entonces porque no estoy bajo ninguna presión. Ninguna. La audiencia viene porque vivieron ese momento conmigo en el pasado o porque sobre el escenario me acompañan otras bandas de esos años; y ese público no quiere ser cool.
“Las bandas jóvenes se conforman con que alguien las escuche, pero yo quiero que me escuche todo el mundo
NTD: ¡Tú eres cool!
R.A.:
(Risas) ¡No lo soy…! Hay mucha gente que esta noche en Madrid va a escoger ir a un concierto porque es una «joven banda cool del momento». Hay algo que va más allá de la música que tiene que ver con formar parte; y esa necesidad de “estar dentro” muchas veces ayuda a la música: "¿Viste a esa banda nueva? No te la puedes perder, éramos pocos pero fue increíble". ¿Me entiendes? Eso a mí no me pasa. La gente que viene a verme a mí quiere revivir algo del pasado y pasárselo bien. Y eso es genial.

NTD: Pero no creo que se trate de un público exclusivamente de tu generación. Estoy segura de que a tus conciertos acude gente más joven.
R.A.:
Vale, quizás sí. Tienes razón. Y eso es genial… Pero no vienen porque sea la banda cool del momento (risas). Tiene que ver con el poder de Internet, otro de nuestros aliados…

NTD: ¿Rickroll?
R.A.: Rickroll
, sí. Estoy muy contento por eso, fue increíble para mí y un gran boom. Pero además creo que la forma de escuchar música ha cambiado a un nivel más intenso. Mi generación o escuchaba heavy metal o rock o pop; ahora la gente joven escucha de todo; escuchan canciones e investigan y escuchan música del pasado. Bowie, ABBA… Van al pasado a encontrar música y les gusta o no. E incluso se preguntan si les debería gustar o no.

NTD: ¿Crees que ese es el motivo por el cual las modas son cíclicas y siempre vuelven? ¿Crees que un Bob Dylan del futuro está entre esas bandas que hoy están preocupadas por ser cool?
R.A.:
Bueno, entiendo lo que dices aunque y creo que todo el mundo quiere ser cool. También lo querían los grandes músicos de los sesenta y setenta. Yo quería ser cool en su momento y nunca llegué a sentir que lo era. Había bandas muy muy cool entonces y yo hacía música pop. Y todo el mundo sabe que la música pop no es cool.
“Todo es un remake: los ciclos se repiten pero con cambios ”
NTD: ¿Por qué el pop no es considerado cool? ¡Ni si quiera por los artistas pop!
R.A.:
Porque el pop no es cool. No lo es. Hacer rock es cool. Muchísimo. Y sin embargo hay una gran cantidad de gente que disfruta escuchando música pop pero no lo admiten. En cambio Internet te permite admitir que una canción en concreto te gusta. Sea del estilo que sea sin que eso te defina.

NTD: Hablabas antes del anonimato y que en tu caso puedes permitirte tocar ante miles de personas y volver caminando después del concierto, ¿te preocupaba antes esa pérdida del anonimato que has recuperado ahora?
R.A.:
Nunca me gustó ser famoso. Hay cosas realmente maravillosas que se derivan de ser famoso, eso no lo niego; pero la realidad es que al final no es algo bueno ni saludable para un ser humano.

NTD: Y menos para alguien que acababa de cumplir los 20…
R.A.:
Sí, pero piensa que en los primeros meses no te da tiempo a ser consciente. Bueno, sí eres consciente pero no lo vives de verdad porque estás demasiado concentrado en todo lo demás. Va todo muy deprisa: viajes, promoción, conciertos… Tu vida se convierte en eso y cuando eres joven lo haces de forma automática porque “es lo que hay que hacer”. Es después de dos años, cuando paras y te vas de vacaciones, cuando descubres el otro lado. Es maravilloso ser famoso durante una hora y media pero no durante toda tu vida.
“Ayer me reconocieron unas mujeres cenando, todavía tengo rollo ”
NTD: Es ahora cuando has alcanzado el equilibrio perfecto: tienes esa hora y media pero cuando te bajas vuelves a una relativa normalidad.
R.A.:
Sí. Y no es una exageración, es así. El sábado pasado toqué para 10.000 personas en Londres. El concierto fue genial: todo el mundo cantando y bailando mis canciones. Y después me volví caminando y paré al lado a comprar café para mi mujer y para mí. Y todavía llevaba puesto el traje. Nadie me dijo nada. Y quizás alguien chilló: «Tú eres…». Y yo afirmé y seguí caminando con mis cafés. Es increíble. Brillante.

NTD: A lo largo de tu carrera y con la experiencia y conocimiento que tienes a día de hoy, ¿habrías actuado de manera diferente en algún momento?
R.A.:
Me habría tomado todo menos en serio. Sentí mucha presión esos años, probablemente porque mi primer single, Never gonna give you up, triunfó en todo el mundo. Y me vi metido en el negocio a la primera de cambio y con la obligación de estar a la altura y superarlo. En mi cabeza estaba el pensamiento de que toda esa gente que trabajaba a mi alrededor esperaba de mí que hiciera eso otra vez. No podía hacer otra canción sin más, tenía que hacer una que mínimo igualara esa. Y tener esa presión desde el primer día te anula. Visto con perspectiva es una tontería, es una canción de pop, ¡por Dios! Pero en ese momento ese pensamiento me perseguía día y noche. No podía parar de ver que eso era un negocio muy grande y dependía de mí. Ahora habría pensado en la parte divertida de grabar un álbum.

NTD: Tu actuación en las fiestas del Orgullo en Madrid coincide ahora que Estados Unidos celebra el reconocimiento del matrimonio entre personas del mismo sexo. ¿Cuál es tu opinión al respecto?
R.A.:
Opino que es tarde. ¿De verdad 2015? Estamos celebrando esta apertura de Estados Unidos en 2015… ¡Deberíamos estar haciendo todo lo contrario! Me alegro muchísimo de que por fin haya ocurrido pero me parece que es tarde. En todo caso hay que ser positivo y hay mucho que celebrar. Yo nunca había actuado en una fiesta del Orgullo Gay y es un buen momento. Y Madrid es un lugar maravilloso para hacerlo.
“Nunca me gustó ser famoso: no es bueno ni saludable para un ser humano ”
NTD: ¿Cuáles son tus planes de aquí a los próximos meses?
R.A.:
Seguir disfrutando de los conciertos y de viajar. Mi mujer y yo disfrutamos mucho conociendo diferentes lugares y probando la comida que nos ofrece cada lugar (risas). Cuando era joven viajé muchísimo pero no visité ningún lugar. Era llegar y tocar. Y encima me reconocían, no podía ir a un restaurante. Ahora puedo, es hora de disfrutar… ¡Bueno! Ayer me reconocieron unas mujeres cenando, todavía tengo rollo (risas).

Gira:
16.09: Oviedo. Recinto festivo La Ería
17.09: Madrid. La Riviera
18.09: Málaga. Palacio de Congresos
19.09: Benidorm. Parque de l’Aigüera
25.09: Barcelona. Sala Apolo
26.09: Palma de Mallorca. Trui Teatro

Rick Astley